22 DE NOVIEMBRE DE 2015

 

Hoy es la última oportunidad de comenzar a cambiar, para Argentina, país muy rico, con muchos y cada vez mas, ciudadanos pobres. Como el 26 de octubre,  concurrimos a votar. Yo al momento de hacerlo y por no haber podido saber el cómputo de esta prisión, en la elección anterior, presté mas atención e hice preguntas al momento de introducir el voto.

Está de mas que diga quien es el candidato favorito en este lugar, que esto bien lo saben en el gobierno y de allí mi desconfianza, existiendo tanto fraude en cada uno de los actos  de nuestros días. Así diré que junto a la urna había 4 personas, y pude saber que dos son empleadas penitenciarias que nos entregan y retiran los documentos de identidad al finalizar el acto, y dos son fiscales, presuntamente  uno de cada candidato presidencial. A través de ellos pude saber que no contabilizan los votos y que la urna es remitida al colegio electoral donde se realiza el recuento. Que para saber el resultado de la mesa que me interesa tenía que escribir al Colegio Electoral, según me informaron. Luego de devolver mi documento de identidad, crucé los dedos, expresando “in mente” mis buenos deseos para que no haya fraude en esta, la última oportunidad de comenzar a cambiar.

 

Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com