WWW. PrisioneroEnArgentina.com

 

CARTA ABIERTA

 

Al Juez Federal Subrogante en el Juzgado Federal  Nº 1 de Bahía Blanca, Dr. Santiago Ulpiano Martínez. 

 

A los fiscales Abel Cordoba, Miguel Angel Palazzani y José Alberto Nebbia.

 

A todos los políticos y miembros del poder Legislativo, que aparentan ser ciegos, sordos y mudos.                                                                                                                                          

 

Solo a los organismos de DDHH que buscan la verdad y la justicia.                                 

 

A los temerosos.

 

YO Claudio Alejandro Kussman, Comisario Mayor (R) de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, detenido desde el 28 de noviembre del 2014, alojado actualmente en la Unidad Penal Federal 31 de Ezeiza, imputado según SS y fiscales de “Haber integrado una asociación ilícita para llevar a cabo un plan criminal clandestino e ilegal implementado para secuestrar, torturar, asesinar y producir la desaparición de personas, utilizando para ello la estructura orgánica de las Fuerzas Armadas y las de Seguridad, a ellas subordinadas, federales y provinciales”.

MÁS ALLÁ DE MI ROTUNDO RECHAZO A DICHA IMPUTACIÓN, POR INSÓLITA, ABERRANTE Y FALAZ, YA QUE ENTRE OTRAS MUCHAS  COSAS, COMO CERTIFICA MI LEGAJO, NUNCA PRESTÉ SERVICIO EN EL COMANDO RADIOELÉCTRICO DE BAHÍA BLANCA

DIGO:

 

1 - Que en el año 2011, tomé conocimiento a través de Internet del armado de una causa en mi contra por delitos de Lesa Humanidad, en la ciudad de Bahía Blanca. Que  mi intención  fue iniciar una demanda. Que así consulté diferentes abogados, miembros del poder judicial amigos, la defensoría oficial federal de Bahía Blanca, etc. sus respuestas  siempre coincidieron en que “La previsible y repetida secuencia de estos procesos en el caso de ser ex uniformado, es: detención, indagatoria, auto de prisión preventiva (sin posibilidades de libertad) y condenas severísimas, con prescindencia del mejor de los trabajos de defensa que pueda lograrse” Así  de querer ser demandante, pasé a  tener 2 posibilidades: fugarme o prepararme para hacer frente uno de los desafíos más importantes que la vida, dada mi edad,  ponía frente a mí y mi familia. 

 

2 - No teniendo nada que ocultar, FUGARME JAMAS, NUNCA RETROCEDÍ NUNCA LO HARÉ.  Así  viajé a Bahía Blanca y me presenté ante el Juzgado de mención, poniéndome a disposición e informando mi domicilio y teléfonos y comencé a preparar 2 valijas con los elementos mínimos que necesitaría para subsistir en una cárcel. También recabé información a través de Internet y de causas instruidas a miembros de otras fuerzas, sobre la imputación que se me hacía, encontrando numerosas evidencias de sucesivas mentiras que recopilé, ensobré y precinté para entregar al momento de ser detenido. También comencé a visitar y ayudar a ex camaradas de la policía que fueron funcionarios ejemplares y ya se encontraban en diferentes cárceles alojados con imputaciones similares.

 

3 -Que al momento de mi detención tres años después, pese a que la orden de allanamiento estaba mal confeccionada y con una dirección equivocada,  invité a ingresar a mi domicilio al personal de la PSA comisionado y proceder en consecuencia.

 

4 - Que teniéndose que secuestrar premios recibidos en mis años de servicio,  fotografías y cartas, orden digna de la famosa novela  de Ray Bradbury, Fahrenheit 451,  hice entrega de  18 copias de los primeros ya que sus originales juntamente con fotografías, por ser recuerdos irrepetibles con valor afectivo, solo para mí y mi familia, fueron oportunamente legados y sacados del país. No merecen terminar perdidos sin sentido alguno en un depósito del  Juzgado.  Son y serán parte de mi vida y la de mi familia, por más que intenten destruirlos. También entregué el sobre que tenía preparado. Como una muestra más de mi buena predisposición, el personal actuante y testigos fueron invitados con gaseosas y dulces, pese a que me estaban deteniendo y esposando.

 

5 - Que por la orden de allanamiento mal confeccionada se me notificó solo del número de causa, sin especificar imputación. Si bien pensé guardar silencio y presentar luego un reclamo legal, no lo hice y advertí al personal de la irregularidad para que mediante comunicación telefónica pudiera salvar parcialmente el error. Como  ya expresara en mi indagatoria,YO NO JUEGO SUCIO Y NUNCA LO HICE.

DETENIDO A  DISPOSICIÓN  DE SS Y BAJO SU ENTERA RESPONSABILIDAD, COMENZÓ DADOS MIS 69 AÑOS DE EDAD “MI ABLANDAMIENTO” SIN IMPORTAR MI PRESUNCIÓN DE INOCENCIA:

A –  Me trasladaron 300 kms hasta la Capital Federal, en un “viaje” de más de 10 horas.

B – A los fines de quebrantar mi autoestima y mi moral me exhibieron arbitrariamente fuera de recorrido, en “el paseo de la fama”.  Fuertemente custodiado y esposado por supuesto, me llevaron de punta a punta  a través de cientos de  pasajeros presentes en el largo hall central del Aeroparque  Metropolitano. No lo lograron ni lo lograrán. Llevar esposas en tan injusta y arbitraria circunstancia, por el contrario me fortalece.

C – Me mantuvieron 24 hs. con bailanta y futbol a todo volumen, en la Unidad Penal Federal 28, en donde cuando apagaron las luces, cubrí las botamangas de mis pantalones con las medias para evitar el ingreso de las numerosas cucarachas  e insectos que caminaban sobre mi cuerpo. Por pudor, utilicé solo para mingitar el baño-letrina sin puerta,  debido a la  cámara de seguridad instalada frente al mismo. Este lugar digno de la recordada película “El Expreso de Medianoche” (1978) ,insólitamente,  está en el Palacio de Justicia de la ciudad de Buenos Aires.

D– Alojado en la Unidad Penal 31 de Ezeiza debí esperar 18 días para ser indagado (Artículo 294 Codigo Procedimiento Penal de la Nación…24 hs. prorrogable por otras 24 hs.) Pasé las Fiestas Cristianas 2014-2015 con otros samaritanos presos, asistiendo y ayudando a bañár en el pabellón a gerontes, también a disposición de Jueces Federales, con falta de ambos miembros inferiores, cáncer, incontinencias urinarias graves, glaucoma, crisis convulsivas, etc.etc.

E – El día 16 de diciembre de 2014, para asistir a las 10 de la mañana al lugar donde se llevaría a cabo la indagatoria por  video conferencia, distante 1000 metros de mi alojamiento  me levantaron a las 4 de la mañana.  Iniciado el acto a las 10, terminó a las 13 hs. y me regresaron a las 23 hs. a mi pabellón, completamente agotado.Como yo dejara constancia en mi declaración “esto me sitúa con algo de desventaja”. Consta también un cuarto intermedio por mareos debidos al calor.

F – Para continuar la misma el día 22 de diciembre me levantaron a las 5 de la mañana y me regresaron a las 22.30 hs. En este caso dicho acto debí realizarlo en hora pico, en el medio del hall de entrada del hospital penitenciario de Ezeiza, junto al público, teléfonos públicos, camilleros, presos, médicos, enfermeros, proveedores, etc.

G – Dicha declaración en las 2 oportunidades estando presente solamente  mi abogado defensor,  la presté ante la empleada contratada por la Secretaría de Derechos Humanos,  Señora SUSANA ARRECHEA.

EL JUEZ SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ, PESE A SU POSTERIOR FIRMA, ESTABA AUSENTE.                                                                                                                                                        

 

EL FISCAL TAMBIEN ESTABA AUSENTE, por ello dije como consta textualmente en mi indagatoria, “me hubiera gustado que el Juez y el Fiscal me hicieran cuanta pregunta se les ocurriera y solamente pudieran ver mis ojos, mirando de frente y a la cara. Me quedo con las ganas de haber sido profunda e intensamente interrogado”.

H – Con respecto a la Secretaria asignada Dra. VERÓNICA RODRÍGUEZ ARTOLA que presuntamente estaría en el Consejo de la Magistratura, en las dos audiencias la cámara solo tomó un sillón tribunalicio vacío. Eso sí al final de la primera audiencia habló desde atrás de la cámara de TV. Nunca la pude ver y nunca más escuchar. Reconozco que podía haber  reclamado legalmente, pero en una nueva muestra de buena voluntad y colaboración con la investigación que se lleva a cabo,como así tratando de congraciarme con “la Justicia” ausente, preferí deponer MIS DERECHOS HUMANOS considerando erróneamente, que  a pesar de todo, prevalecería la verdad y la Justicia.

I- Hoy en contra de mi tiempo biológico, por disposición del Jugado debo aguardar hasta marzo para ampliar mi declaración, o sea habrán transcurrido más de 90 días desde mi detención, para que me escuche una empleada administrativa contratada por la Secretaría de DDHH. Esta justicia no demuestra interés alguno por mi verdad, ni por la verdad que buscan familiares y víctimas de la represión de estado. Esto con el agravante que todavía solo he podido ver algunos de los elementos que incriminatorios que dice poseer “la justicia”. MI DELITO ES HABER SIDO POLICIA?

 

NO ES MI INTENCIÓN NI DRAMATIZAR NI VICTIMIZARME, PERO SÉ QUE CON ESTA PUBLICACIÓN MI SITUACIÓN Y SEGURIDAD PERSONAL PASA A SER MUY DELICADA Y PELIGROSA, YA QUE EL JUEZ FEDERAL ULPIANO   MARTÍNEZ Y OTROS, SON UN GIGANTESCO GOLIAT  Y YO CON UNA IMPUTACIÓN DE ESTE TIPO, MENOS QUE DAVID. DE CUALQUIER FORMA ASUMO EL RIESGO PLENO. MAS “ABLANDAMIENTO” ME APLIQUEN O MAS HECHOS ME INVENTEN  MAS FUERZA MORAL TENDRÉ PARA GRITAR LA VERDAD, MI VERDAD, HASTA EL FIN DE MIS FACULTADES MENTALES O MI VIDA. ESE GRITO A PARTIR DE ESTE MOMENTO POR FALTA DE GARANTÍAS LEGALES NO LO DARÉ EN TRIBUNALES, SI LA JUSTICIA SE INTERESA LO PODRÁ  ENCONTRAR EN INTERNET.

 

Diario La Nueva