Dic. 21, 2015

El Ejemplo de Ramos Padilla

 

El juez militante Alejo Ramos Padilla declaró inconstitucional el decreto del presidente Macri con respecto al nombramiento de los jueces Rosetti y Rosencrantz en la Corte Suprema de Justicia.

Este juez operaba como servidor público en Bahía Blanca y renunció allí ante la declaración de inconstitucional a la ley de subrogancias, permaneciendo en su cargo en el juzgado de Dolores. Sospecho que este juez no cobraba su salario en ambas localidades y no percibía viáticos de sus traslados y los de sus colaboradores para cooperar con El Modelo. El mismo Ramos Padilla anunció su renuncia a partir del 31 de diciembre del corriente año 2015, pero sus funciones cesaron -al menos- el 5 de ese mismo mes ya que ni él, ni su secretaria (doctora Noelia Matalone) ni sus colaboradores pueden ser encontrados en el Juzgado Federal número 1 de la localidad de Bahía Blanca (teléfono 291-455-5943)

Ramos Padilla llegó a la mencionada ciudad de Bahía Blanca a reemplazar a un Secretario Judicial que actuaba como juez, descuidando sus funciones legales y cometiendo toda clase de irregularidades con casos de Lesa Humanidad. En esa oportunidad, el mismísimo doctor Ramos Padilla denunció el terrible descontrol en el que se encontraba ese juzgado dominado por ese Secretario Judicial, Ulpiano Martínez. Este seudo juez tenía en sus manos una causa que ligaba a Lázaro Báez con Juan Suris, detenido por alteración de facturas tributarias. El avance de esta causa podría aclarar una acusación por lavado de dinero en el cual se vería involucrado y perjudicado Báez, hombre muy vinculado al matrimonio Kirchner, que reinó en la Argentina durante doce años. Alejo Ramos Padilla no encontró evidencias en este caso y se dedicó a otros, estos concernientes a Lesa Humanidad. Como claro ejemplo de su dedicación, al parecer valorizó lo ejecutado, enalteció la ineficacia, y aprobó el desorden y las irracionales conjeturas del seudo juez Ulpiano Santiago Martínez (El orden correcto de su nombre es Santiago Ulpiano Martínez, pero en su confusión este impostor no se daría cuenta)  Ramos Padilla, debería ufanarse de su aplicación a sus funciones como magistrado al no contestar innumerables peticiones de presos que son su responsabilidad. En el caso de Claudio Kussman, su secretaria mencionaba una y otra vez sobre la existencia del cumplimiento de estas solicitudes y la disponibilidad de ser retiradas por el abogado defensor. Esto sucedió? Imagina usted bien.

Antes de renunciar al cargo, Ramos Padilla envió una misiva al presidente de la  Cámara Federal de Bahía Blanca en el que criticó el accionar del Poder Judicial.

"He visto durante años cómo se degradaba el Poder Judicial de la Nación, cómo jueces complacientes del poder de turno o de las grandes corporaciones acomodaban sus decisiones en pos de un interés mezquino. He visto cómo Jueces de las más altas jerarquías afectaban la legitimidad prorrogando sus mandatos por encima de la Constitución y supeditando su renuncia a fechas determinadas con clara intencionalidad política"

Acto de sinceridad, si se me permite, confesando como en los últimos doce años se movían los jueces militantes y/o jueces temerosos de la ira de Néstor Carlos Kirchner y/o su esposa, luego presidente por mérito propio, la señora Cristina Elisabet Fernández de Kirchner. El mismo Ramos Padilla se auto incrimina? Loable.

No, no hay grandeza en sus palabras ya que inmediatamente  mencionó a "la convalidación de las leyes de impunidad en los años 80, la Corte adicta de los años 90, el tratamiento que el Poder Judicial le dio la ley de medios y a la llamada democratización de la justicia, los más claros ejemplos de esta degradación".

Cuestionó el fallo de la Corte que inhabilitó la ley de subrogancias y dio un plazo de tres meses para dejar el cargo.

"Al declararnos y calificarnos como 'inválidos', 'irregulares', 'vulnerables', 'designados por una mayoría circunstancial', y ponernos fecha de vencimiento, se puso en duda nuestra legitimidad y la de nuestras decisiones, que son para mí la base ética de la actividad de un juez", se quejó Ramos Padilla.

La legitimidad se expresa con acciones. Las que Ramos Padilla no exhibió en su paso por Bahía Blanca. Al parecer es más importante la militancia errónea y coercitiva -la que envía a prisión a entonces jóvenes oficiales, suboficiales, aspirantes a agentes, peluqueros, músicos pero deslinda de cargos a los que tienen conexiones con el aparato kirchnerista-  que su propio prestigio y respeto a la Ley.

 

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com