¿Inoperancia, indiferencia, descontrol en la provincia de Buenos Aires?

Diciembre 16, 2015

 

Carta Abierta a la Excelentísima Gobernadora

de la Provincia de Buenos Aires,

Señora María Eugenia Vidal

 

 Mis congratulaciones por su bien ganada gobernación.

                                                                                              

Hoy depende de usted una de las fuerzas policiales que numéricamente está entre las más grandes del mundo, con jurisdicción en el territorio más difícil del país.

                                                                        

Si usted es justa, no les miente, los respeta y hace que la respeten, les habrá ganado el corazón y obtendrá resultados que la sorprenderán. En la Institución hay muchos héroes potenciales, dignos de honores cuando caen en su lucha contra el delito. A cambio, obtendrá lo más positivo de cada uno de los que continué en la misma.

                                                                                                                                

Yo, como Comisario Mayor retirado, que ha servido y protegido durante treinta y un años -con diferentes funcionarios, antecesores suyos- me dirijo a usted por segunda vez. La primera fue el 12 de marzo del corriente año 2015, es decir, hace doscientos sesenta y tres días. Como ya le expusiera, lo hago desde una prisión un mundo paralelo cubierto por la sombra y sus sombras donde me encerraron por el solo hecho de haber sido policía. Entiendo que sonará casi ridículo el motivo que expongo, y por ello agradeceré que asigne a alguno de sus colaboradores para que recorra la página www.PrisioneroEnArgentina.com , que mediante mi iniciativa y la de mi familia, creamos el 8 de febrero del año 2015, ante la injusticia no reconocida que se estaba y se continúa cometiendo. Allí se podrá ver y comprobar las acciones dignas del horror que se está llevando a cabo en pleno siglo XXI, en plena democracia y casi a la vista de todos los que deberían ver y no quieren hacerlo.                                                                                                                                                                             

En setiembre del año 2011 había tomado conocimiento del armado burdo y falaz de una causa por los mal llamados delitos de lesa humanidad que se estaba orquestando en la ciudad de Bahía Blanca. De inmediato viajé a esta localidad y me puse a disposición de las autoridades judiciales Federales y esperé tres años hasta que en noviembre del 2014 vinieron a detenerme. Tuve el tiempo y los medios para fugarme y marcharme del país, pero como hombre de bien que -sin desear parecer arrogante- me sé,  no tenía porque hacerlo y pensaba -equivocadamente- que la verdad, o sea mi verdad, sería escuchada y respetada. Grave error. Pese a mi predisposición en cuanto a la colaboración con la Ley, mis derechos fueron violados. Me sometieron al escarnio, la tortura y un sinfín de arbitrariedades y delitos judiciales, como mencioné todo documentado en la página web citada precedentemente.  

                                                                                                                              

Señora Gobernadora: Aguardo su urgente respuesta. Es mi derecho por haber sido arteramente imputado. Por mi edad, carezco de tiempo biológico y este no concuerda en nada con los tiempos judiciales ni políticos con los que usted se maneja. Quiero La Verdad, mi Libertad y el derecho de abandonar Legalmente el país en forma definitiva. Juntamente con mi esposa, principal víctima de estos trescientos ochenta y cinco días de pesadillas cumplidos desde mi detención, queremos alejarnos, dejar atrás  y olvidar. En nada fuimos merecedores del drama que estamos viviendo y así, con justa razón, dejamos de querer este territorio que nos vio nacer. De  imponerse la Verdad y la Justicia, tanto mi familia como quien le escribe nos juramentamos no ejercitar ningún reclamo resarcitorio. Consideramos y sabemos que ese dinero estaría manchado de sangre y mentiras de los tres Poderes, soportes de una república que no actuaron, y de hacerlo, lo realizaron muy mal.

                                   

Afectuosamente,                                                                                                                                                                    

Claudio A. Kussman

LAS MENTIRAS DE LA GOBERNADORA

MARIA EUGENIA VIDAL

 

14.05.2016 - DIARIO LA NACION                                                                                                                                                        Ayer Vidal dijo que aspira a "devolverle el orgullo a la policía" para que "los vecinos sientan que hay un cambio y que pueden volver a confiar" en la fuerza de seguridad. En el citado acto en la nueva escuela de Policía Local, Vidal pidió a los cadetes "que trabajen con el mayor compromiso. Los vamos a cuidar, porque no podemos pedirles que estén dispuestos a dar su vida por otros si nosotros no estamos dispuestos a cuidarlos".

 

SEGUNDA CARTA HABIERTA A LA GOBERNADORA MARÍA EUGENIA VIDAL

Sra. Gobernadora luego de mi carta abierta, de fecha 16 de diciembre de 2015, la que también se le remitiera por correo privado, desde Pinamar República Argentina y desde Orlando, Florida EEUU, no obtuvimos respuesta alguna de su parte, por lo que hoy vuelvo a dirigirme a Usted por segunda vez. Resalto que el 31 de marzo de 2016, mi desesperada esposa publicó en el Diario La Nación  una solicitada dirigida al presidente MAURICIO MACRI y a la vicepresidente GABRIELA MICHETTI, mientras yo llevaba adelante 10 días de huelga de hambre y medicación, la cual se prolongó hasta cumplir los 31 días. Posteriormente se me concedió la prisión domiciliaria y así hoy me repongo en nuestro hogar. Si bien el futuro es incierto, ya que la ilicitud y el desorden judicial siguen,  por el momento “escapé” al corredor de la muerte en el cual  estaba ilegalmente prisionero. Allí quedaron otros en iguales o peores condiciones que la mía.

 

USTED MIENTE

Lamentablemente hoy debo decirle que USTED MIENTE, cuando el 13 del corriente mes, les promete a “su” policía, que los va a cuidar  a cambio de que trabajen con el mayor compromiso.  Esta rotunda afirmación mía sobre su mentira, de la cual me hago plenamente responsable, surge por su falta de respuestas o malas respuestas dadas a mis requerimientos como policía retirado de “su” policía, y los de mi familia, al estar sometido a la situación de “prisionero ilegal”. Más aún cuando  ese mismo día, muy a destiempo y si se quiere casi como una provocación, ya que habían transcurrido CINCO MESES, desde el 16 de diciembre, recibimos un mail de la Directora de Antecedentes y Garantías Constitucionales del Ministerio de Justicia  Dra.  Dra. Silvia Pradelli. Por qué digo esto? Porque en ella expresa que con fecha 30 de marzo (hace más de un mes y medio) “su presentación ha sido remitida al Sr. Subsecretario de Protección de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Dr. José Brian Schapiro” (en realidad es Schapira) “Ello no obstante que el Poder Ejecutivo no puede arrogarse funciones judiciales y se trata de un proceso ante la autoridad judicial (federal en este caso )”. Demás está decir que ese ministerio tomó intervención por la solicitada de mi esposa (31.03.02016) y no por la tardía y malograda acción e inacción de la Dra. Pradelli. Así como vulgarmente se dice Ustedes “se lavaron las manos”.

 

POR SI NO LO SABE, EL PODER EJECUTIVO NO PUEDE TOMAR CONOCIMIENTO DE DELITOS DE ACCIÓN PÚBLICA QUE COMETE EL PODER JUDICIAL, Y NO INTERVENIR.

Pareciera que Usted como Gobernadora “no sabe” que es obligación del Poder Ejecutivo no ignorar las injusticias que se cometen con los ciudadanos y que para poner fin a ellas tiene numeroso recursos legales. Entre otros el Consejo de la Magistratura (Artículo 114 de la Constitución Nacional)  El Ministerio Público (Artículo 120 de la Constitución Nacional). Yo también tengo acceso a los mismos, la diferencia está en que a mí -como ya tengo documentado- me contestan con el silencio. El poder ejecutivo no puede tomar conocimiento de delitos de acción pública, que comete el poder judicial y aceptar que no debe intervenir. Eso es una aberración. En mi caso y en cualquier otro.

 

SU GRAVE INSENSIBILIDAD COMO GOBERNADORA ES REITERADA

Digo de su reiterada insensibilidad como funcionaria, dado el contenido de los  sitios: http://m.tn.com.ar/tnylagente/denuncias/carta-la-gobernadora-vidal_668773 y  https://www.youtube.com/watch?v=8T8-JsjUOV4. También en: https://www.facebook.com/Justicia-por-YESICA-PARRA-612055952207736/   Allí se podrá ver fehacientemente su  insensibilidad con los ciudadanos que reclaman JUSTICIA, y   también “la actuación” o la “no actuación” poco humanitaria de la Dra. Silvia Pradelli, su Directora de Antecedentes y Garantías Constitucionales del Ministerio de Justicia. Realmente que malgastados están nuestros impuestos no? ESTE SERÁ EL CAMBIEMOS?

 

Claudio Kussman

 

 

 

 

From: "Silvia Pradelli" <spradelli@mjus.gba.gov.ar>
Date: May 13, 2016 at 1:58:39 PM EDT
To: <email@PrisioneroEnArgentina.com>
Subject: Su nota a la Gobernadora

Estimado Claudio Kussman:

                   

                           El presente tiene por objeto comunicarle que su presentación ha sido remitida al Sr. Subsecretario de Protección de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Dr. José Brian Schapiro, con fecha 30 de marzo del corriente año, fin de su consideración.

                          

                           Ello no obstante que el Poder Ejecutivo no puede arrogarse funciones judiciales y se trata de un proceso ante la autoridad judicial ( federal en este caso ).

 

                              Sin otro particular, lo saludo atentamente.

 

 Dra. Silvia Pradelli

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primero se llevaron a los judíos, pero como yo no era judío, no me importó. 
Después se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, tampoco me importó. 
Luego se llevaron a los obreros, pero como yo no era obrero tampoco me importó. 

Más tarde se llevaron a los intelectuales, pero como yo no era intelectual, tampoco me importó. 
Después siguieron con los curas, pero como yo no era cura, tampoco me importó. 
Ahora vienen a por mí, pero ya es demasiado tarde.

BERTOLT BRECHT

 

Email original