Ariel Valdiviezo

PLAN DE EXTERMINIO EN ARGENTINA

 

ARIEL ROLANDO VALDIVIESO, es Teniente Coronel (R) del Ejército Argentino, tiene 70 años de edad, es casado, padre de 4 hijos e igual cantidad de nietos,  aún hoy practica karate, siendo 4 DAN . Antes de ir al Colegio Militar, su madre hizo que se recibiera de maestro. Se encuentra alojado en el pabellón 1, donde ocupa una celda, en la que pinta cuadros y  escribe . Todos los días en las primeras horas de la noche se encierra en una cocina existente junto a la sala de visitas en donde canta (es cantante lírico) toca la guitarra y compone coplas. Tiene una afección cardiaca severa, que lo obliga a estar anticoagulado, también diabetes, artrosis y otros males menores. Es una persona callada con quien todos estos meses e intercambiado saludos y pocas palabras.

 

DENUNCIAS SOBRE TRATOS INHUMANOS, ABANDONOS Y  MUERTES

 

Días pasados, llegó hasta el pabellón 19 donde me alojo, con una carpeta debajo de su brazo manifestando que quería mostrarme su contenido. En la misma había  denuncias formuladas por él, donde constan traslados en condiciones inhumanas, abandonos y muertes de prisioneros,  ocurridas durante estos cinco años que lleva de  “preso político” como cabalmente se define. El fue testigo y hasta víctima en alguno de estos desgraciados eventos,  que los “poderes” de la nación propician y pretenden ocultar e ignorar.

 

UN SOLDADO COMBATIENTE EN EL  MONTE TUCUMANO (VIETNAM ARGENTINO)

 

Dialogando con VALDIVIEZO  me doy cuenta que es una persona de firmes convicciones sobre Dios y Patria. Habla en forma pausada, tranquila, y con gran orgullo de su servicio hacia ellos, en la lucha contra el terrorismo que asoló el país en los años 70. Estuvo en uno de los frentes mas duros del combate, los montes Tucumanos. Allí con el grado de Teniente Primero condujo una compañía de combate, de infantería teniendo a su cargo, oficiales, suboficiales y soldados. En esos años el terrorismo, en la provincia de Tucumán, había afianzado una zona liberada. Entiéndase un país dentro de un país, procurando el reconocimiento de la ONU. Se considera un soldado, que nada mas cumplió  con el deber,  para lo cual fue preparado.  Todo ello  sin haber violado ley militar alguna. 

 

PRIMERA DENUNCIA JUDICIAL 

                                                                                         

Su primer denuncia  la efectuó ante el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de San Miguel de Tucumán, y data del 25/07/12. En ella relata un traslado al Hospital Militar Central, del día 17 de ese mismo mes. Juntamente con otros prisioneros partió del Penal de Marcos Paz a las 4.30 de la madrugada, con temperatura ambiente bajo cero en un vehículo de antifuga, con aberturas, falto de burletes en sus puertas,  sucio por vómitos y orín,  de traslados anteriores y una rueda de auxilio suelta en el interior de la jaula que ocupaban. Luego debió realizar su rehabilitación cardiovascular en ayunas  ya que no le permitieron ingerir alimento alguno. Por viajar esposado y ser paciente anticoagulado,  sus riesgos de un derrame o hemorragia o formación de coágulos, por supuesto se vieron multiplicados, en caso de trastabillar y caer. Existiendo una clara infracción a diferentes artículos de las leyes 23.338, 23.657 y 24660, denunció al Ministro de Justicia, al Director General del Servicio Penitenciario Federal, cargo ocupado en ese momento por el Dr. Hortel,  famoso por sus disfraces, murgas compartidas con presos comunes y la formación del temido Vatayón Militante. Propuso pruebas  periciales, testimoniales  y documentales.

 

SEGUNDA DENUNCIA JUDICIAL

 

Su segunda denuncia ante el mismo tribunal la formula el  29/08/2012 y en ella nos habla de violación de los deberes del funcionario público y abandono de personas, seguida de muerte.  Esto ocurre cuando el 18 de julio de 2012 a las 5.30 hs AM sufre una descompensación y caída al suelo de su celda, siendo atendido solo por un enfermero, 2 horas después, constatándose que tenia 11-16 de presión arterial. Como se carecía de tensiómetro portátil debió trasladarse como pudo, a través de una zona de muy baja temperatura, hasta la enfermería, la cual se encuentra alejada del pabellón que lo alojaba. Recién pasado el mediodía lo ve un médico quien ordena que en forma urgente se le efectúe un análisis de sangre, un electrocardiograma y toma de placas radiográficas. Esto fue cumplimentado recién días después en forma parcial.

 

LA MUERTE DE UN POLICÍA FEDERAL

 

En esta oportunidad VALDIVIEZO también denuncia que el domingo 05/08/2012 en el módulo 4 del Pabellón 4 de la prisión de Marcos Paz, el Comisario de la Policía Federal FÉLIX ALAIS  se descompone como consecuencia de sus problemas cardíacos, siendo llevado a lo que era el Hospital Penitenciario Centrál 2 de Marcos Paz,  el cual era y es nulo para estas emergencias. Todo con conocimiento pleno del Dr. penitenciario Walter Sosa, médico cardiólogo. Ya moribundo lo llevan al hospital municipal de Marcos Paz donde falleció. Este doctor 18 días antes le había negado a ALAIS, como en otras oportunidades anteriores, su internación en el Hospital Churruca, alegando que “estaba bien y que quería ir a ese nosocomio a  pasar unas vacaciones”. En esta oportunidad el denunciante propuso testigos varios. Yo entrevisté a uno de ellos, que actualmente ocupa un calabozo en el pabellón 5 de este mismo penal. Él ratifica plenamente, los dichos de VALDIVIEZO y da abundante detalles de la muerte anunciada de ALAIS y sus reiterados pedidos, días antes de morir, para ser internado en el Hospital Policial Churruca, lo cual le fuera negado. Lo conocí a él  en su paso por Bahía Blanca como subdelegado de la Policía Federal. Lo recuerdo pese a no haberlo tratado, ya que secundaba al Comisario Baldovino, asesinado por los terroristas, en los últimos meses del año 1976. 

 

UN PLAN SINIESTRO

 

El testimonio, vivencias y denuncias  de VALDIVIEZO se extienden hoja tras hoja (transcriptas, son 30 en total) describiendo y denunciando una sucesión de hechos perfectamente programados y ejecutados para llevar a cabo, este plan siniestro para  torturar y producir muertes. Ignorarlo como se pretende ignorar, estos hechos, si son un delito de LESA HUMANIDAD.

Como se puede ver, en las imágenes de las hojas manuscritas certifican la recepción judicial de sus denuncias en el año 2012 luego de ello, sobrevino el silencio hasta el día de hoy.

 

SE ADJUNTAN 6 IMÁGENES QUE ILUSTRAN PARCIALMENTE SUS DENUNCIAS MANUSCRITAS Y UNA TRASCRIPCIÓN DE 30 CARILLAS DEL TOTAL DE LAS MISMAS.

Junio 23, 2015