Actualización

Presentación a Lorenzetti

 

 

El Caso Kussman

 

Mi nombre es Fabian Kussman. Soy el hijo del Comisario Mayor (R) Claudio Alejandro Kussman, acusado de crímenes contra la humanidad. De aquí en mas, para evitar cualquier recriminación de manipulación sentimental, me referiré él como Claudio A. Kussman o señor Kussman.

 

Claudio Alejandro Kussman prestó servicio por más de 31 años en la Policía de la Provincia de Buenos Aires, durante los cuales presentó una impecable foja de servicios. Su trabajo operativo, mas como personal de calle, le llevaba a lidiar con proxenetas, jugadores ilegales, drogadicción, casos de robos y asesinatos.

 

Durante el año 2011, una nota periodística firmada por el periodista Diego Martínez de página 12 en evidente colaboración con el ex fiscal Abel Córdoba (Diego Martínez sabía las declaraciones de los testigos una semana antes que estos se presentaran ante la corte) le involucra en el hecho de detención ilegal de personas. (En el artículo,  un nombre es mencionado y el periodista, sin investigar o corroborar con fuentes informativas, asume que "sería Kussman y está muerto". Pensando que se trataría de un error, el señor Kussman se presenta ante las autoridades de manera voluntaria, estableciendo que está vivo, su identidad, su domicilio y sus teléfonos, poniéndose a disposición para cualquier duda.

 

En Noviembre del año 2014, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria se hace presente en su domicilio con una deficiente orden de arresto (Con datos equivocados, domicilio, etc.) y lo trasladan a un centro de detención en el cual permanece 19 días hasta que le llevan a declarar. Allí lo hace sin la presencia del juez o un fiscal. Solo una secretaría contratada mecanografía su testimonio. El señor Kussman establece que desea declarar y se le comunica que se le imputa haber integrado una Asociación Ilícita para llevar a cabo un plan criminal clandestino e ilegal implementado para secuestrar, torturar, asesinar y producir la desaparición de personas, utilizando para ello la estructura orgánica de las Fuerzas Armadas y las de Seguridad a ellas subordinadas, federales y provinciales.

 

Seis días más tarde, una nueva audiencia -que solo sirvió para corregir errores en la primera- se produce una vez más destacándose la ausencia del juez y fiscales.

 

Casi cinco meses más tarde se produce una nueva audiencia en donde Kussman -por primera vez- conoce a un "juez".

Casi un mes después, Santiago Ulpiano Martínez -un Secretario Judicial que peligrosa e inconstitucionalmente actúa como juez- dicta una Cédula de Prisión Preventiva con tres poderosas razones:

 

1. Roberto Pedro Miramonte (Testigo) La Cédula de Prisión Preventiva transcribe que el mencionado declara que fue arrestado por "Kuzman del Comando Radioeléctrico..." (declaración testimonial fojas 19.132/8)

A esta declaración, la fiscalía le adhiere la Foja de Servicios de Claudio A. Kussman.

Kussman declara en más de una docena de oportunidades que nunca trabajó en ese mencionado Comando Radioeléctrico, haciéndolo en la Unidad Regional Quinta de la localidad de Bahía Blanca. (Audiencias 1 y 2)

 

Comentarios:

Cuando recorremos las fojas 19.132/8 encontramos que Miramonte declara "...Oficial Bluma del Comando Radioeléctrico"

Al revisar la Foja de Servicios de Claudio A. Kussman, no se detecta ningún paso por el Comando Radioeléctrico.

Al no poder disfrazar este desliz o error infantil, el seudo-juez Martínez traslada en su imaginación a Claudio Kussman a una oficina de "Operaciones" destino que tampoco figura en la Foja de Servicios de Kussman pero con un título semejante y tentador, debería ser un lugar donde se orquestaban planes maquiavélicos, sin siquiera corroborar que "Operaciones" era una oficina de estadísticas (Número de robos, infracciones de tránsito, detenciones por juego ilegal, etc.)

El Secretario Judicial Martínez no solo es un mentiroso, sino que además es un individuo poco brillante. Al verse perdido en su propio laberinto cita "Por otro lado, (Kussman) dice no haber prestado servicio en la Unidad Regional, pero por otro lado la describe acabadamente". Recordemos que Kussman había testificado más de una docena de veces que si estuvo en ese destino.

 

2. La carta de Catalina Repetto

La nieta de Catalina Repetto encuentra una carta supuestamente escrita por su abuela en 1975 afirmando que conocía los nombres de los torturadores de su hija Laura Manzo.

 

Comentarios:

Tanto la señora Repetto como la señora Manzo fueron tristemente alcanzadas por sendas enfermedades terminales en el año 2006. En todo ese tiempo jamás mencionaron el nombre de Kussman o dicha carta ante autoridades o medios periodísticos. La misma nunca fue sometida a peritaje sin saberse las razones esgrimidas por la "justicia". En adición es importante señalar el testimonio de la señora María Salto, detenida junto a la señora Laura Manzo el mismo día, afirmando ante un Tribunal Oral federal que -cuando la detuvieron- tenía vendas sobre sus ojos por lo tanto nunca tuvo oportunidad de ver a nadie.

 

3. Néstor Bertinat

El seudo juez Martínez redacta: "La víctima (Bertinat) solo indica que fue arrestado por dos personas que no identifica ni describe, pero se puede inferir que se tratan de algunos de los otros integrantes del "grupo de tareas" existente en el ámbito de la Unidad Regional Quinta entre los que estaba Claudio Kussman"

 

Comentarios:

Estas causas tienen ciertas particularidades. Son cantidades industriales de fojas en los cuales se mezclan casos inconexos y en los cuales jueces y fiscales suponen que nadie las leerá. Insultan nuestra inteligencia ya que no disimulan la fabricación de las mismas. Con la lógica de Santiago Ulpiano Martínez, se hubiera podido inferir también que el policía actuante podría haber sido mi abuela o el Conejo de la Suerte.

 

Debido a los vaivenes del gobierno de la señora Cristina Fernández de Kirchner, el Secretario Judicial Santiago Ulpiano Martínez cae en desgracia y vuelve a su puesto natural y legal que había abandonado y descuidado persiguiendo su aventura de pretender ser el tipo de magistrado que no era.

 

El doctor Alejo Ramos Padilla asume en ese juzgado de Bahía Blanca, conservando el mismo cargo en Dolores, encontrándose en su nuevo destino con un enorme cúmulo de irregularidades. Una "Grave situación institucional" en la cual flotaban detenidos a quienes no se les tomaba declaración indagatoria durante meses, indagados en un limbo judicial, con situaciones procesales irresueltas durante años. Drogas y armas dispersas, sin identificar y sin las más elementales condiciones de seguridad y custodia. Pese a este descontrol, desidia e impericia en el juzgado cuyo timón había sido guiado por el poco lúcido Santiago Ulpiano Martínez , Claudio Kussman -un inocente- sigue tras las rejas.

 

Desde esas rejas, el señor Kussman comenzó a llamar al juzgado insistiendo se den curso las muchas solicitudes que en once oportunidades había elevado por escrito. Entre estas, pedidos de declaraciones, elementos de prueba, petición de ver al nuevo juez. Las contestaciones variaron desde "Aquí no llegaron" pasando a "Están a disposición de su abogado" para terminar en "Envíe un resumen de estas peticiones"

 

A usted no le sorprenderá saber que las palabras "Están a disposición de su abogado" sonaron huecas cuando el doctor Mauricio Daniel Gutiérrez -letrado, representante de Kussman- se apersonaba a tribunales ya que las mismas parecían disolverse en el aire.

 

Ante este accionar sensible de la "justicia", Kussman agradece el esfuerzo y participación del doctor Mauricio Gutiérrez, y, entendiendo que en este tipo de casos es lo mismo tener de su lado a Alan Dershowitz o Pedro Picapiedras, decide encomendarse a la tarea de los defensores públicos oficiales. Este es un trámite bastante complicado ya que la línea que separa las expresiones "Cesar en sus funciones al doctor Gutiérrez" y "revocar al doctor Gutiérrez" son las mismas que distinguen al idioma español del chino mandarín. Varias misivas tuvieron que ser enviadas para enmendar esta gruesa herejía, gramaticalmente hablando.

 

El 28 de Noviembre del año 2015, Claudio A. Kussman cumplió un año de su injustificado encarcelamiento y dos meses sin tener defensor legal.

 

Debo admitir que no tengo conocimiento a nivel jurídico pero sin pretender ser arrogante, en treinta minutos -equipado de lápiz y un trozo de papel sanitario- podría haber fabricado una causa cincuenta veces mejor estructurada, cincuenta veces más creíble y cincuenta veces menor en gasto de dinero público.

 

Permanezca usted escéptico. Examínelo con sus propios ojos y pensamiento crítico. Todo esto y mucho más podrá ser localizado en las páginas de PrisioneroEnArgentina.com 

 

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

 

www.PrisioneroEnArgentina.com

Buenos Aires, Argentina 011-5258-2103

Central Florida, EE.UU.   1-321-251-4543

París, Francia                    33-172-774-365

Santiago, Chile                 22-938-1937

México DF, México       55-4162-5954

Madrid, España             91-829-5255

email@PrisioneroEnArgentina.com

 

Prisionero En Argentina

7800 Bay Cedar Dr.

Orlando, Florida 32835

U.S.

Presentación ciudadana del Dr. Francisco Bénard