LAS CUCARACHAS Y YO

Cucarachas carcelarias:

Se ha comprobado que pueden llevar, ya sea en la superficie de su cuerpo o en el intestino unas bacterias contaminantes residentes en la basura o heces que pisan y comen, produciendo las siguientes enfermedades: lepra, peste bubónica, disentería, diarrea infantil, infecciones urinarias e intestino, inflamación y formación de pus, gastroenteritis, fiebres entérica y tifoidea. Varios estudios muestran que las cucarachas pueden adquirir, mantener y excretar ciertos virus, siendo vectores de la hepatitis infecciosa.  Hay documentación de problemas del cuerpo al contacto con cucarachas como dermatitis, edemas en los párpados y nariz, lagrimeo constante de los ojos, estornudos. Es fácil que las personas que tengan estos síntomas, en el futuro se desencadenen irritaciones o reacción alérgica a las secreciones de las cucarachas. Transmisores de alergias asociándose al asma.

 

Yo y otros encarcelados:

En ninguno de los domicilios que he tenido a lo largo de  mi vida existieron ni tuvieron cabida las famosas cucarachas, que según se dice ya existían en la prehistoria. Desde el 28 de noviembre en que me detuvieron comencé a convivir con ellas y casi a acostumbrarme con su presencia.  El sumun había sido la Unidad Penitenciaria Federal 28 (increíblemente debajo del  Palacio de Justicia Metropolitano) donde dada la cantidad, compartí su espacio. Eran mis primeras horas de detención y sentirlas, caminar por primera vez sobre mi cuerpo, me causó verdadero asco. Fue mi introducción violenta a un mundo de dejadez y falta de higiene.    Estos insectos carcelarios son de tamaño pequeño y según he comprobado, por mayoría existen 4  tamaños y coloraciones diferentes. Días pasados junto con otros dos presos fuimos trasladados hasta Florencio Varela para un examen eco dopler   en un transporte con capacidad para 4 personas. Así viajamos dentro de una cabina  anti fuga de 1 metro 30 por 1 metro30 aproximadamente. Luego de 5 horas de viaje debimos esperar 1.30 hora más para nuestro turno. En ese tiempo dormitamos en los duros asientos del transporte. La excepción fue uno de los presos, con varios años de experiencia, ya que había llevado una almohada para mitigar la dureza de los bancos y el dolor causado por los saltos  de la dura suspensión del vehículo.  Dentro del  sopor que me invadía  comencé a ver movimientos de estos insectos tan persistentes, realmente no lo podía creer. Nacen, viven y se reproducen dentro de un transporte de detenidos, haciendo miles de kilómetros por mes. Comen los restos de comida que todo “prisionero lleva para los viajes” y que caen al suelo, donde queda por largo tiempo. Volqué algo de Coca Cola que llevaba,  en el piso y a los pocos minutos  una decena  se agolpaban  bebiendo en el pequeño charco. Desperté a  los otros 2 viajeros señalando el espectáculo y comentándoles a modo de gracia la idea de hacer una publicidad para la gaseosa. Miraron indiferentes y el más viejo  dijo – son cucarachitas del depósito de vehículos de Villa Devoto- y ambos siguieron durmiendo como si nada.  Decepcionado  por el poco impacto logrado con mi descubrimiento  y mis palabras, quedé despierto y en guardia hasta la hora de mi turno con el médico, pese a que el sol calentaba el vehículo y esto producía somnolencia.    Al regreso la marcha del rodado me protegía, las pequeñas viajeras no se dejaban ver, la mancha de la bebida se había secado y yo había fracasado como publicista. Con más tiempo en este ámbito,  también seré indiferente a las cucarachitas?

Notas desde         Abril 7, 2015

las Sombras

 

DEJA VÚ

Por Claudio Kussman

 

Esta rutinaria e incierta vida carcelaria ha producido varios cambios en mi persona. Al ser tan lejana a mi diario vivir, en permanente contacto con el  afecto de mi esposa, familia, amigos, mascotas  y fauna de los bosques de Pinamar, sin olvidar la compañía de imponente mar por supuesto, ha hecho que en los últimos días tuviera una sucesión de sueños POSITIVOS. Siendo generalmente imágenes y pasajes de mi niñez, se activaron viejos recuerdos e impresiones  que fueron vivencias insertadas en nuestra trágica historia  como país. Así  recuerdo a mis tíos preferidos, los del campo (San Antonio del Padua) con quien pasaba mis vacaciones, y algunos fines de semana, entre paseos a caballo, gallinas que  sorprendentemente ponían huevos, ordeñe de vacas y mil importantes misterios rurales para mis menos de 10 años de edad.

 

QUEMA DE LIBROS Y FOTOS AÑO 1955

Un día los vi muy  afectados quemando algún libro y una foto dedicada de Perón y Evita que durante largo tiempo exhibieron con orgullo en una pared del comedor. Se había producido el golpe militar y existía peligro de detención para quien  tuviera elementos o símbolos de su ideología peronista.  Desde ya en ese momento no lo supe, y seguí  en un muy importante  juego de escondidas  con Misterix, el perro  de raza Setter de ellos. Si bien no recuerdo el orden de los hechos ya que no puedo consultar Internet pero muy  pegado a la quema descripta, viajamos a Bahía Blanca, parando en un hotel céntrico.

 

QUEMA DE LIBROS E IGLESIAS  AÑO 1955

Nuevamente fui testigo de un hecho trágico. En vez de quedar en la vereda según me  lo ordenaran mis mayores, al ver movimiento de gente me alejé y  llegué a la esquina de Sarmiento y Zelarrayán que estaba bloqueada  principalmente por hombres que miraban en silencio, hacia la plaza. Dada mi baja estatura pasé entre ellos hasta la primera fila. Allí pude ver  una gran pila de libros, papeles,  muebles y hábitos religiosos que un grupo de gente a los gritos sacaba de la sacristía y la catedral, quemándolos en el  medio de la calle. Para mí las llamas tenían una proporción gigantesca. Me invadió el miedo y corrí desesperado hacia el hotel, tropezando y cayendo al suelo  Por usar todavía pantalones cortos sangré una de mis rodillas. El cariño y los buenos servicios de mi abuela y mi madre curaron no solo la herida, sino también apaciguaron mi miedo. Desde ya no conté lo visto ya que tenía terminantemente prohibido alejarme de la vereda y por ello pasó el tiempo para saber lo ocurrido en el país. El manto de sospecha que los adherentes peronistas tendieron sobre la Iglesia Católica por su colaboración e instigación al golpe de estado contra su máximo líder, hizo que estos seguidores atacaran e incendiaran varios templos religiosos.

 

QUEMA DE LIBROS AÑO 1973

Pasaron los años y en 1973, ya oficial de policía con 28 años de edad, me habían regalado como muestra del horror, un manual de combate escrito por el Che Guevara y otros libros que trataban sobre diferentes formas para asesinar policías y militares. Ante una circular de la Jefatura donde se disponía la detención   de quien poseyera este tipo de literatura, resolví quemarlos. Hoy me gustaría tenerlos como muestra de un periodo trágico para todo el país. El de los 70'.

 

SALVANDO PREMIOS, CONDECORACIONES Y FOTOS IRREPETIBLES  AÑO  2013

Siguieron pasando los años y así sabiendo que la Justicia podía llegar a detenerme ordenando el secuestro de premios y condecoraciones, como así fotos y correspondencia, el  año 2013 me encontró legando y sacando del país recuerdos irrepetibles, con  valor afectivo solo para mí y mi familia. En ese momento se produjo en mí un DEJA VÚ, superponiéndose las imágenes del Claudio de pantalones cortos, el Claudio joven y fuerte,  y este de hoy, el Claudio del ocaso. En medio el recuerdo de la obra de Ray Bradbury (1920-2012) Fahrenheit 451  NADA CAMBIÓ EN NUESTRA HISTORIA QUE SE REPITE UNA Y OTRA VEZ?  Espero que mis sueños de recuerdos infantiles continúen. En ellos EL MAL,  no lo percibo.

 

 

UN ESPEJO Y LAS DISTANCIAS CORTAS

 

LAS DISTANCIAS.

Dentro de las diferentes limitaciones que se tienen en una prisión, aparte de la libertad, hay otras menores que adquieren importancia a medida que pasa el tiempo y se van notando, en uno cada vez más.  Así luego de 95 días percibo que se me va produciendo una atrofia en la vista ya que esta siempre está regulada a distancias cortas, por lo que al salir al exterior por algún traslado y mirar a la distancia se siente un malestar y una limitación que no me agradaría fuera permanente, a pesar que sí lo será.

UN ESPEJO

Con respecto a los espejos, que ya eran mencionados en los tiempos bíblicos, los  que disponemos y utilizamos para afeitarnos en prisión, estos no superan las 5 pulgadas,  abarcando mínimamente nuestro rostro. Tampoco existen superficies brillantes de reflejo por lo que desde el momento en que ingresamos a este mundo de rejas y altos muros dejamos de vernos de cuerpo entero, y conservamos así en nuestra memoria, nuestra imagen anterior a la detención. Según la gente con “experiencia” luego de pasar varios años en caso de recuperar la libertad y volverse a ver en un espejo de cuerpo entero, uno casi no se reconoce. Se produjo un salto en el tiempo. En ese tiempo que yo siento me están robando.

NOTA BREVE A LOS QUE NO CREEN

 

De mi mayor consideración,                                                                                                                                            

Ante todo diré que respeto su parecer y su opinión. También le recuerdo que en los 70 nuestra sociedad una y otra vez dijo “algo habrán hecho” y aparentemente ahora nos arrepentimos de ello. Hoy decimos “todos los ex uniformados de los 70 fueron asesinos”, no nos equivocaremos una vez más?

Tenga en cuenta que las afirmaciones públicas realizadas por mí y mi familia,  solo nos puede traer represalias y mayor venganza. Estar prisionero, con escuchas telefónicas permanentes y gritar la verdad, mi verdad es muy peligroso. Yo al igual que mi familia, somos físicamente vulnerables a ser sometidos a cualquier tipo de persecución o  “ablandamiento y quebrantamiento” casi legal.  Le aseguro que mi delito fue ser policía y  tratar de ser día a día, nada más que mejor policía.

Esta divulgación que hacemos es solo en defensa de la verdad, de toda la verdad. En lo personal  representa la defensa de una de las mejores virtudes del hombre para con su familia y sus semejantes. Lamentablemente esa defensa suele pagarse muy cara como nos muestra la actualidad, no?                                                                                                                                             Afectuosamente.

 

CLAUDIO ALEJANDRO KUSSMAN 

Comisario Mayor (R)

Policía de la Provincia de Buenos Aires                                 

PORQUE MI LUGAR EN EL MUNDO YA NO ES NI SERÁ LA ARGENTINA

 

PREMIOS INFAMES

Porque fui encarcelado por el delito de haber sido Policía 24 horas al día, durante 31 años, más allá de las dudas que pueda producir esta afirmación, en quienes generalizan y preconciben.                                                  

Porque algunos premios y reconocimientos recibidos a lo largo de 31 años de servicio hoy son tomados como prueba de mí accionar delictivo, pese a que ninguno fue por combatir al terrorismo.                                                 

Porque la mayoría de esos premios monetariamente valían menos que un atado de cigarrillos y su vigencia duraba como el mismo. Hoy, en manos de “la justicia” del relato calenturiento, reviven, cobran vida propia y son infames muestras de mi “delictuoso comportamiento”.

Porque tanto esfuerzo, sacrificio y trabajo,  para día a día ser mejor policía no valió la pena, por el contrario hoy me perjudicó y así perjudiqué a mi familia.

 

YO TRAICIONÉ A MIS CAMARADAS Y ENTREGUÉ BANDERAS BARATAS A SUS VIUDAS

Porque la muerte de varios policías que sirvieron a mis órdenes y que impulsé para que  lucharan contra el delito no valió la pena. El hoy me hace sentir que  yo estaba equivocado y en cierta forma los traicioné. Las banderas baratas que entregué a sus viudas no representaban nada y tampoco servían para nada.

 Porque hoy  la línea policial azul que separa la  sociedad honesta y trabajadora del accionar de los delincuentes y depredadores se quebró.

 

justicia SE ESCRIBE CON MINÚSCULAS

Porque estando encarcelado a disposición de “la justicia” (siempre con minúscula) dada mi edad, estoy sometido a diferentes “ablandamientos”. No me harán callar.

Porque estando a disposición de “la justicia” quisieron quebrantarme moralmente exhibiéndome esposado y con fuerte custodia, fuera de recorrido, en el Aeroparque Metropolitano como si fuera un animal de circo (de los cuales demás está decir que estoy a favor del fin de los circos y abogo por  la libertad  en santuarios de los animales).

Porque al momento de la detención, me retiraron mi documento de identidad y mi Carnet de la Obra Social (IOMA) en una actitud digna de un país fundamentalista.

Porque a “la justicia” no escuchó ni le interesó mi palabra ni mi verdad.

Porque “la justicia” para mi persona, no respeta la Constitución, ni el Código de Procedimiento Penal y tampoco el Código Penal.

Porqué “la justicia” no respeta los existentes Tratados de Roma en los cuales quisiera  no ampararme, por ser inocente.

 

CELEBRO HABER SACADO PARTE DE MI FAMILIA DE ESTE PAÍS

Porque esa parte de mi familia luego de mi detención el 28 de noviembre de 2014, vivió, vive y vivirá días de zozobra, preocupación, pero será muy lejos de acá.

Porque Argentina marcha hacia el abismo y parece no importarle o no darse cuenta.

Porque sin quererlo ni interesarme estoy en medio de un enfrentamiento ideológico que dividió al país.

Porque “los servicios” a través de los teléfonos carcelarios graban y escuchan mis conversaciones. Así tamizan mis ideas, pensamientos, bienes, amigos, y también  las lágrimas de impotencia que vuelta a vuelta le escapan a mi esposa.                             

Porque ningún juez, político o funcionario de “la década ganada” hasta hoy, vale ni una sola de esas lágrimas.

Porque podrían evitar gastos al erario público con solo leer WWW.prisioneroenargentina.com o habiendo sido atendido en tiempo y forma por la justicia como yo pedía.

 

POLÍTICOS Y LEGISLADORES MUY CAROS, QUE NO SIRVEN PARA NADA

Porque los políticos y legisladores casi sin excepción, enterados de  esta violación de los derechos humanos de hoy, son ciegos, sordos y mudos.

Porque Argentina se convirtió en la cuna y el coto de caza de todo tipo de delincuentes nacionales e internacionales. Ciudadanos indefensos.

Porque se llegó a esto por el voto popular, que sin escrúpulo alguno eligió y dio poder sin límite a muchos que poseían las “capacidades especiales” de haber colocado bombas y asesinado en el pasado.

Porque ahora muchos se quejan y lamentan, pero como bien dice el último verso del profético poema atribuido a Bertolt Brecht, “Ahora vienen por mí, pero es demasiado tarde”

 

LOS PORQUE PODRIAN SER MUCHOS MAS, PERO NO VALE LA PENA SEGUIR ENNUMERANDOLOS REITERO, SIENTO QUE NO PERTENEZCO A ESTE SUELO, YA  NO ES NI MI PÁTRIA NI MI LUGAR EN EL MUNDO, SOLO ES EL LUGAR DE MI PRISIÓN.