Carta Abierta

Al Excelentísimo Señor Presidente de la República Argentina,

don Mauricio Macri

 

14 de diciembre del año 2015

De mi mayor consideración,

 

A doscientos sesenta y tres días de la carta que le enviara el día 12 de marzo del año 2015, vuelvo a dirigirme a usted esta vez en su calidad de presidente de todos los argentinos. Yo, por mi parte, llevo trescientos ochenta y tres días como prisionero ilegal en una causa burdamente armada por los mal llamados delitos de lesa humanidad. Para usted -acorde a sus palabras- puede ser por jueces militantes. Para mí, que le escribo desde este mundo paralelo y de sombras donde me encerraron estos jueces militantes en su concepto, son peligrosos delincuentes asesinos .

 

Sé que esto sonará a exabrupto, pero conforme a sus manifestaciones todo se manejará con verdad y justicia (El gobierno anterior también se expresaba en estos términos) se encontrará con verdaderos ghettos donde han ocurrido y quizás puedan seguir ocurriendo hechos dignos del horror, con gente de edad avanzada, a disposición de uno de los Poderes del Estado.

 

De hacer usted  investigar lo que afirmo, verá que mis calificaciones son las correctas. Todo llevado a cabo en pleno siglo XXI, en un país democrático, con autoritarismo pero democrático al fin.  Sus colaboradores podrán ver la punta del iceberg  en www.PrisioneroEnArgentina.com  -tal cual invitara en mis cartas-.

 

Este sitio mencionado, que con mi familia iniciamos el día 8 de febrero del año 2015, tuvo su motivo de origen cuando vimos que la "justicia" -vulnerando todos mis derechos- hacia caso omiso a mis verdades y que solo quería causar mi muerte como ya lo había hecho con otros. En esta página web, todo está documentado. Mi delito era haber sido policía. Hoy destaco una vez más, que mi tiempo biológico es corto frente a los tiempos políticos y judiciales con los que se maneja usted. YO NO PUEDO ESPERAR. Necesito su intervención y respuesta en forma urgente. Me gané ese derecho. Me formé, serví y protegí durante mis treinta y un años en la Policía. Sin embargo, como contrapartida, quedé en el medio de ideologías radicales que nunca tuve cuenta ni me interesaron. De  esta manera me sometieron a brutales ilegalidades y burdas mentiras.

 

Quiero la libertad que me corresponde ya que con mi esposa, irreversiblemente decidimos abandonar el país en forma legal y definitiva para poder olvidar lo que nunca nos debió ocurrir.

 

Al tomar conocimiento en el año 2011 de que se me estaba armando una causa, me puse a disposición de la 'justicia' y aguardé tres años hasta que me detuvieron en noviembre del año 2014. No me fugué, no tenía motivos para hacerlo. Iluso de mi, al creer que se impondría la verdad. Mi verdad. A partir de ese momento, fui sometido al escarnio, tortura, burdas y abusivas ilegalidades judiciales y cuantas arbitrariedades se les ocurrió hacerme. Al modo de ejemplo, señor Presidente, le diré que hoy se cumplen Setenta y Siete días sin ser asistido por abogado defensor oficial alguno.

 

En estos Trescientos Ochenta y Tres de prisión desoyeron todos mis reclamos y gritos por verdad y justicia gracias al silencio cómplice de políticos, legisladores, miembros de la Iglesia, medios de difusión y funcionarios en general. Todo estuvo a la vista de quienes no quisieron ver. A través de 257 cartas certificadas, con mi familia los invitamos a visitar nuestro sitio web y dieran una respuesta. La misma fue Cero de parte de quienes pudieron hacer algo y no lo hicieron. No quisieron ver, oír o hablar sobre lo que se estaba llevando a cabo casi a la vista de todos. Es por ello que me prometí e hice prometer a mi familia que el día que mi verdad fuera escuchada renunciaríamos a todo juicio resarcitorio. No quiero dinero, ni ellos tampoco lo quieren, porque este está manchado con sangre y con mentiras de los tres poderes que son pilares de una verdadera sociedad democrática.

 

Deseando el mayor de los éxitos en su muy difícil misión para la cual usted se ofreció y nosotros lo elegimos, lo saluda muy atentamente

 

Claudio Alejandro Kussman

Comisario Mayor (R)

Policía de la Provincia de Buenos Aires

Esta Carta Abierta estará llegando a manos del Presidente de la República Argentina Ingeniero Mauricio Macri o en su defecto a alguno de sus colaboradores en