Acerca del estado de ánimo de la población

*La mente es como un paracaídas, sólo funciona si la tenemos abierta*

 

Cuando se trata de interpretar y explicar el estado de ánimo y conciencia de la población argentina, así como de la situación y condiciones muy concretas en un momento dado, se puede incurrir en cualesquiera de las dos formas diametralmente opuestas en que se expresa el subjetivismo, doctrina filosófica que limita la validez del conocimiento al sujeto que conoce, teoría que pueda afirmar que lo que es verdad para un subordinado puede, no serlo para otro…

Por Hugo José Naranjo

“Una, tender a exagerar y absolutizar el descontento, la inconformidad y la indignación”

Y…

“Dos, considerar que a la población nada le interesa e importa ni le conmueve ni expresa, y que la indiferencia y despreocupación es lo predominante”

Ni lo uno ni lo otro ayuda a que se interprete y explique objetivamente cómo está en realidad, por un lado, su estado de ánimo y conciencia y, por el otro, su percepción de la situación y condiciones, en nuestro caso, es en éste momento actual.

Los resultados de los últimos sufragios en la Argentina de algo tendrían que servir en esa dirección, aunque no alcanzan a abarcar lo que en realidad se requiere para llegar al fondo de una y otra cuestión.

Los cada vez más desprestigiados y desgastados piquetes, y la falta de un contenido *con política de Estado a la educación pública* por parte de la dirigencia magisterial, son una expresión del real estado de ánimo de la población y de su descontento e indignación.

Lo son, también, los paros y bloqueos de calles y carreteras de los salubristas al servicio del Estado, como asimismo el enorme aumento de desocupados que crecen de manera geométrica.

También lo empiezan a serlo, aunque por ahora en forma limitada, la lucha contra la minería a cielo abierto y los daños que ocasiona a la población y al medio ambiente, la explotación indiscriminada y abusiva de nuestros recursos no renovables por parte de las compañías extranjeras, y las movilizaciones, protestas y condena a los desalojos violentos y la represión gubernamental contra el campesinado –trabajadores de la tierra para la producción-, y oligarcas en defender lo suyo…

“Así como las demandas y disputa por la tierra y un techo seguro para la población del campillo y la ciudad”

El verdadero y real estado de ánimo de la población y su nivel de conciencia, junto a su disposición y decisión de lucha, forman parte de lo que teóricamente se define y puede caracterizarse como dos de los componentes de las condiciones subjetivas que configuran una situación revolucionaria potencial o real.

A ello hay que agregar las condiciones objetivas que, por demás está decirlo, en nuestro país están dadas…

“Más, no por ello, cabe presupuestar que se esté a la vuelta de un estallido social, no obstante, si la inflación continúa en los alimentos esencialmente, más el tremendo e equívoco aumento descomunal, por error, o por obligación, *culpa de los mismos gobernantes* si mantienen tarifas de servicios públicos que no hay bolsillos que pueda afrontarlas”

La falta de organización, unidad y movilización social popular y una dirección *capaz de encauzar el descontento e indignación por el rumbo correcto*, *no la viabiliza y la limita, por ahora*.

Desde el punto de vista teórico, y a manera de hipótesis, se puede decir que el estado de *denuedo* y la toma de conciencia sobre la situación y condiciones en que se está en los hogares en conjunto con la realidad del país, es un proceso que no se da ni, desarrolla ni, madura en forma lineal, esquemática y rígidamente. Lo mismo sucede con la disposición de lucha y decisión de vencer.

La disputa política, social y popular no puede sujetársele a esquemas y rigideces mentales y prácticas. Es la situación y condiciones concretas, la dinámica de los acontecimientos, el estado de ánimo, conciencia, disposición de lucha y decisión de vencer lo que determina su desarrollo, ampliación, profundización, maduración y desenlace.

Las dos de las manifestaciones en estado latente y potencial y, que forman parte e integran el estado de esfuerzo de la población, su toma de conciencia, disposición de riña y decisión de vencer, hay que prestarles especial atención, tienen mucho en común aunque es necesario considerar sus diferencias y especificidades…

“En lo común, las caracteriza su sucesiva y acentuada acumulación”

En efecto, de una parte está la acumulada inconformidad e indignación ante la abismal brecha que separa a quienes todo lo tienen de quienes carecen de lo elemental, así como también ante los altos grados de violencia e inseguridad, pánico e impunidad, corrupción, hambruna y desnutrición crónica, bajos salarios y altos precios de los productos de consumo diario, tráfico de influencias, falta de transparencia e idoneidad en importantes renglones de la administración pública, abuso de poder, injusticia dentro de la misma Justicia, y prácticamente la ilusoria institucionalidad, *marcando la inexistente autarquía de los tres poderes que nos instituye nuestra Carta Magna*.

Por la otra, e igualmente, se ha ido acumulando el descontento e inconformidad de quienes han sido duramente golpeados por los desastres naturales de estos últimos años y que por su condición de población marginada y excluida ha quedado en el mayor de los abandonos y sin habérseles reparado ni aliviado los daños y afectaciones que aún padecen.

El descontento e indignación de la población se ha ido acumulando en unos casos más aceleradamente que en otros y aunque todavía permanezca en estado latente y potencial, ello no significa que no tenga conciencia de la gravedad de la situación a la que se ha orillado al país…

“Quien tiene miedo y mira a todos con desconfianza, nunca podrá alcanzar la felicidad ni hacer aptos a los demás”

“Los que saben mirar la vida con optimismo y, mantenerse en el camino pueden experimentar prosperidad y ofrecérselas a los demás”

Realmente creo que la intención de la vida es la tranquilidad, sobrevivir, *¡SI!*, no obstante, sin duda con bienestar. En algunos casos las personas pierden la esperanza. Creo que esta actitud sin ilusión acorta nuestra vida. Aunque el futuro, el éxito del ulterior, no es algo seguro. La confianza significa seguridad en aquello que es bueno…

“Incluso una flor tiene vida, y la vida, todo lo viviente tiene el derecho a la existencia”

Además de la vida, tenemos mente y poder cognitivo, la capacidad de experimentar nuestra identidad y existencia. Todos los seres sintientes desean placidez y satisfacción, evitar el dolor y el sufrimiento y realmente todos los individuos tienen el derecho de superar el sufrimiento.

Nos preguntamos…

¿Qué es el bienestar?

Existe la dificultad que está en  diferentes niveles. Una es la seguridad sensorial y creo que los seres humanos, animales mamíferos, incluso los insectos, opino que todos somos básicamente iguales con respecto a la posibilidad de experimentar placeres o sufrimiento en un sentido sensorial.

El ser humano tiene la mente muy desarrollada. Así la memoria con respecto al pasado es mucho más poderosa, también la capacidad de pensar en el futuro. Este poder mental, asimismo, puede ser una fuente de problemas e insatisfacción.

Aunque las cosas estén más o menos bien, nuestro instinto crea muchas condiciones, deseos de algo diferente y la cantidad de preocupaciones puede provocarnos infelicidad, estrés…

¿Y cuánto más?

Las comodidades físicas no pueden terminar con la insatisfacción de la mente sin la calma, tranquilidad y seguridad intelectual sí pueden ir por encima de las incomodidades del organismo corporal.

Por eso la experiencia espiritual es más importante que la usanza física. La experiencia física es muy inmediata, el sufrimiento físico, el hambre, las enfermedades, debido a eso, hemos prestado mucha atención al desarrollo tecnológico y político-económico con el objetivo de superar todos los problemas de tipo corpóreo.

Así vemos que las sociedades adineradas tienen todos los elementos para la comodidad, no obstante, surgen nuevos problemas y éstos son provocados por la misma mente y necesitamos encontrar el remedio en ella misma.

No podemos comprar un remedio, los médicos tampoco pueden ayudar mucho exceptuando quizá los procesos de psicoterapia…

“Hemos de encontrar maneras de contrarrestar estos inconvenientes que tienen su origen en la mente, el estrés, la angustia”

A veces la dificultad viene de nuestra visión de futuro. Las preocupaciones debidas a diversas expectativas.

En general para contrarrestar algo hemos de encontrar el opuesto…

“De modo tal, si experimentamos frío, necesitamos calor. Para salir de la oscuridad necesitamos luz. La meditación o la oración no terminarán la oscuridad sino que la oscuridad se terminará con la luz”

“Asimismo, el amor provoca el deseo de estar cerca, el odio provoca el deseo de estar lejos”

El *amor* provoca el deseo de dar felicidad, el *odio* provoca el deseo de dar sufrimiento. Son fuerzas opuestas. Los cambios ocurren mediante la oposición de estas fuerzas contrarias.

Cuando queremos superar un tipo de emoción necesitamos encontrar cuál es la conmoción contraria e incrementarla…

¿Cómo podemos hacer esto?

“Necesitamos convicción, fe, determinación y fuerza de voluntad”

Son, las bases para transformar nuestra actitud. Esta correcta convicción, conocimiento y un enfoque realista, nunca una esperanza ciega, es necesaria.

El método correcto tiene que estar conforme con la realidad, conocerla actuar de acuerdo a ella. Existe también una conexión temporal, lo que sucede hoy depende de lo que sucedió ayer. Necesitamos una visión amplia y completa, hemos de trabajar las causas y condiciones, cuando queremos algo hemos de crear las causas y condiciones para que pueda ocurrir.

Pensar en los aspectos materiales sólo, no es suficiente. Para una vida feliz, exitosa y significativa, los valores materiales quizás requieren 30 o 40 %, sin embargo, el 60 o 70% restantes son, los valores internos que debemos cultivar.

Esto está conectado con la paz interna y la no violencia. Necesitamos liberarnos de las emociones negativas, ira, miedo, angustia. Esto es destructivo no sólo en un sentido espiritual, también en un sentido material.

Cada vez más, la medicina, está documentando sobre cómo estas emociones negativas influyen en nuestro sistema inmunitario. Aunque hay problemas físicos no deberíamos sentirnos desesperanzados. También tenemos que utilizar nuestra fortaleza mental. Esto es difícil para las personas con enfermedades mentales, entonces sus asistentes, cuidadores y familiares deben tratarles con mucho amor y afecto.

Nuestra esperanza de un mundo mejor está en las nuevas generaciones y por eso las familias tienen un papel fundamental. Un buen corazón, amor y afecto es lo que los padres deben transmitir a los hijos, debido que la familia está unida por el afecto.

Biológicamente, estamos equipados con un gran corazón porque lo necesitamos. Diálogos con personas científicas me comentaron que al enfadarnos hay una mayor circulación de sangre hacia los brazos con el objetivo de poder defendernos. Sí, hay miedo, sí necesitamos huir, con base en esa emoción, la circulación de la sangre va sobre todo a las piernas para que podamos correr.

Estos valores son parte de nuestra vida, los valores fundamentales son algo común en nosotros en existencia. Todos hemos nacido del vientre de una madre, todos tenemos el mismo potencial para desarrollar el querer cuidar de los demás ya, que habiendo recibido el mantenimiento de la madre hay una base de afecto profundamente arraigado en nuestro sentido.

No importa tener dinero, con un corazón lleno de enfado, la vida le será solitaria. Es formal a nuestra actitud mental que hay enemigos. Con una actitud llena de compasión, benevolencia y amor, veremos una cara amiga en cada persona.

Así logramos el corolario…

“Pensad más en los valores internos, esto es necesario para una vida más oportuna”

Conjuntamente…

“Debemos promover la armonía religiosa, a pesar de las diferencias filosóficas, todas las religiones tienen un mensaje similar y por eso con una base de respeto mutuo, fomentando el acercamiento y la convivencia armoniosa de las diferentes religiones”

En todos los tiempos y en especial éste, que cada día comprendamos  y vivamos con más fuerza esta verdad…

“Cada uno de nosotros, todos, todo el universo entero, *son Uno y Tú mismo*

Así evitar…

“*Los hermanos perdidos que siempre estarán en ninguna parte*”

 

Dr. HUGO JOSÉ NARANJO.-

-HUGO JOSÉ NARANJO-

“Doctorado honoris causa, Máster y MBA Nacional e International”

“Executive en Dirección de Proyectos y Empresas”

*El filósofo enamorado de la vida*

“He sido un hombre que busca y aún lo sigo siendo, ahora no indago en las estrellas ni en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre"

“Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral”

http://www.radiolacumbre.com

http://www.prisioneroenargentina.com/#!hugo-jos-naranjo/cjnn

*Prohibido cortar y pegar en la web, los ensayos, narraciones, y cartas, usando la pertenencia de mis bibliografías, según la ley 11.723, régimen legal de la propiedad intelectual, y decretos modificatorios*