Al “nunca más a la violencia” del Presidente Macri, las repuestas combativas de grupos opositores.

 

 

 

April 10, 2016

 

El 24 marzo 2016, en su mensaje a la Nación, “40 años, nunca más a la violencia”[1], el presidente Macri confirmó una preocupación nacional: en Argentina continua la injusticia, la impunidad, el temor institucional, la marginalidad y discriminación en que se encuentran sumergidos ciertos sectores, la inseguridad, la corrupción, la división de la sociedad….Nadie puede ignorar que esa realidad constituye un reto para la actual gestión.

 

Así, destacando la nueva postura del gobierno, el Jefe de Estado expresó: “Nunca más a la violencia institucional y política, nunca más la violación de los derechos humanos, nunca más a la división de los argentinos, el respeto irrestricto de los derechos humanos… y el compromiso con ellos es un compromiso con la dignidad humana, con la libertad, con la justicia y con la paz como valores fundamentales…”.

 

En respuesta a ese mensaje, se conocieron declaraciones contrarias, de parte de quienes se oponen radicalmente a esos cambios, los sectores a quienes les es redituable económicamente generar violencia, agresiones, divisiones, que están alejados del deseo de concordia nacional, de la cohesión o pacificación social, y que con la ayuda del Estado, pretenden legitimar una presencia política, financiera y social invocando la representación de esos valores….

 

A ellos les interesa mantener el statu quo ante y declaran la guerra a quienes intenten hacer modificaciones. La lucha continúa.

 

Pero el gobierno debería observar, escuchar y responder a las actuales víctimas de la impunidad, de la inseguridad jurídica, de la discriminación, de quienes tienen vedado el acceso a la Justicia… El presidente Macri no puede desconocer que hoy, en Argentina, se violan los derechos humanos de 2500 personas víctimas de una justicia ideologizada y politizada, y que esa situación tiene incidencia directa en la división de los argentinos, en la pacificación social, en el modelo de sociedad a construir. Esos 2500 hombres y mujeres, junto a sus familias, necesitan un cambio inmediato, pero soportan feroces campañas de sectores opositores, alimentadas por las indecisiones y el silencio de la justicia y del gobierno. La situación de esos prisioneros políticos constituye una alerta a las autoridades nacionales que no pueden ignorar.

 

Se observa que a las proposiciones de Mauricio Macri: “los invito a trabajar juntos para fortalecer la convivencia pacífica entre los argentinos, juntos digamos nunca más, juntos por una argentina unida y en paz...”, las ONG de derechos humanos y sus militantes con “valores humanistas”, lanzaron una batería de declaraciones, discursos y artículos, que constituyen una verdadera declaración de ruptura y de combate, antes que la expresión de voluntad de asociación o apoyo al proyecto del presidente argentino. Algunas de esas manifestaciones son por ejemplo:

 

1- Comunicado del 24 de marzo de 2016, “Discurso a 40 años del golpe genocida”[2] realizado por militantes que se auto definen defensores de los derechos humanos, cuyo contenido expresa una actitud contraria a la proposición del Presidente Macri. El documento suscripto por cuatro ONG contiene una acusación histórico-política contra “los otros”, contra el gobierno y además, reivindicaciones y exigencias sobre innumerables temas, propios de un partido político, más que de una organización social defensora de derechos. Es un discurso colmado de palabras inexactas, agresivas, violentas, desafiando al gobierno, a la democracia, rechazando la pacificación social, la concordia nacional; se aleja de la verdadera misión de una ONG orientada a la protección y garantía de derechos del hombre. Estos militantes extremadamente politizados, deberían afiliarse a un partido político, y participar en el debate democrático. Estas organizaciones no asumen el verdadero rol que compete a las ONG, constituidas para la defensa de los derechos humanos de todos, sino, que muy por el contrario, no aceptan decisiones democráticas, ni opiniones adversas, y gozan de prerrogativas e inmunidades que no les corresponde en justicia.

 

- El comunicado carece de validez histórica y política constituyendo un verdadero panfleto al afirmar entre otras falacias, que: “De ahí venimos, de lo difícil, del dolor, pero también del amor por nuestros hijos, hijas, hermanos, hermanas, padres, madres y esos miles de militantes que se organizaron y lucharon por un país grande, justo y libre. Eligieron la política como herramienta y se unieron en organizaciones sociales, políticas, sindicales, estudiantiles, como la UES, Montoneros, ERP, FAP, los Sacerdotes por el Tercer Mundo, FAL, Vanguardia Comunista y tantas otras…”. Se advierte, una vez más, la siniestra y clara intención de manipular la historia, transformar el pasado, desinformar.

 

- Más allá de los fines que animaban a esos militantes, lo cierto es, que el medio elegido para alcanzarlos, no fue la herramienta política en el juego democrático, sino que fue, la lucha armada, la violencia ejercida por medio de organizaciones clandestinas, destinadas a ejecutar acciones terroristas. Ni siquiera los integrantes de esas organizaciones terroristas negaron su condición de combatientes.

 

- Continuando con el razonamiento esgrimido en la declaración de las ONG del 24 marzo último, se podría entonces afirmar que el ISIS y Al Qaida son también organizaciones sociales, porque sus militantes/combatientes y defensores sostienen su adhesión con el fin de realizar acciones humanitarias y sociales a favor de un sector de la sociedad pobre, marginada, en un país que las oprime e islamizar occidente. Es imposible que las familias de las numerosas víctimas que dejan esas organizaciones terroristas en el mundo puedan compartir el análisis de los responsables que realizaron el comunicado de referencia. La justicia debería investigar la posible comisión de un delito en la declaración de las 4 ONG.

2- A mayor abundamiento, el Comunicado del CELS: “40 años del golpe. 40 años de lucha”[3], expresa: “Queda una parte del camino todavía: no logramos aún que las responsabilidades civiles, empresariales, eclesiásticas, judiciales, sean esclarecidas en profundidad”.

 

Estas expresiones constituyen una verdadera doctrina de venganza, más que pretender juzgarlos conforme a derecho, alejándose así de la posición fijada por el gobierno del presidente Macri.

 

3- Las voces de los militantes de las llamadas organizaciones sociales y ex miembros del gobierno precedentes, que participaron en la manifestación del 24 marzo 2016, plasmadas en el artículo de Pagina 12 “Entre los 40 años y los cien días”[4], constituyen expresiones de violencia, de reivindicaciones ideológicas, políticas, que en nada contribuyen a la convivencia pacífica entre los argentinos.

 

- Las frases de intimidación o amenazas fueron la regla, coreadas por los manifestantes que supuestamente defienden los derechos humanos: “¡Macri vos sos la dictadura!”. “Vamos a Volver”, “Acá están los pibes para la liberación”, “si la tocan a Cristina qué quilombo se va amar”, “Hay un gorila suelto en la rosada / Y piensan que el pueblo no va a hacer nada”, “Vinimos acá para que nuestros hijos tengan memoria, pero también que sepan lo que es la derecha en este país”, entre otras palabras de unión nacional.

 

- En esta misma línea, el actual secretario de derechos humanos de Santa Cruz, alejándose de su misión de pacificación social, expresó: “Vemos que poco a poco algo de lo peor de la dictadura se repite: privación ilegal de la libertad, causas armadas para justificar detenciones, torturas y censuras”.

 

Buenos Aires, 10 abril 2016. CPPLyAJ.

[1] Mauricio Macri, 24 marzo 2016: 40 años: nunca más a la violencia https://t.co/hFH9Mq5lsu

[2]Comunicado conjunto de Abuelas, Madres línea fundadora, Hijos Capital, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por razones políticas https://www.abuelas.org.ar/noticia/discurso-a-anos-del-golpe-genocida-368

[3] Cels: 40 años del golpe. 40 años de lucha. 23 marzo 2016

http://www.cels.org.ar/comunicacion/index.php?info=detalleDoc&ids=4&lang=es&ss=46&idc=2057

[4] Entre los 40 años y los cien días

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-295409-2016-03-25.html

Colectivo por la Defensa de los Derechos Humanos de las Personas Privadas de la Libertad y Acceso a la Justicia

 

www.ddhhpp.org