ARGENTINA: Hay tiempo para la esperanza?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay un dicho muy conocido “La esperanza es lo último que se pierde”. Es cierto que la “esperanza” nace cada día cuando uno piensa al amanecer que las cosas pueden cambiar, luego de haberse acostado a dormir la noche anterior diciendo esto no cambiara más. Con la “oscuridad” de la noche es cierto las cosas se ven mas negras, el cansancio influye, luego de un duro trajinar en medio de la guerra casi “sucia” que a diario transitamos. Su Santidad Benedicto XVI dijo recientemente que Latinoamérica es el Continente de la “Esperanza”.Todo queda por hacer y fundamentalmente salir de la frustración que nos causa a muchos que ya no somos muy chicos ver todos los caminos que conducen al desencuentro en nuestra America Latina. Un Continente que años después de haber comenzado un proceso de “globalización económica” aparece casi totalmente “dividido”. Han surgido nuevas hipótesis de conflictos regionales y nuevos liderazgos que han fraccionado la unidad latinoamericana. No considerando la situación hemisférica sino la situación interna de la Argentina uno ve la gran contradicción entre lo que llamamos “globalización mundial””globalización regional” y “globalización interna de la Argentina”.Hay una hipótesis de conflicto Norte-Sur basada en intereses egoístas de los países del Norte de impulsar un proceso globalizador del que pretenden todo y someter a los pueblos del Sur a la nada. La “ globalización regional” nos plantea nuevos ejes o polos de influencia marcados por ciertos lideres a nivel latinoamericano. La globalización “interna” de Argentina nos plantea una disyuntiva que todavía los lideres de los distintos partidos no han encarado aún. Ver a la Argentina con un “proyecto común”. Es necesario buscar un consenso entre todos los partidos políticos con miras al futuro, tema por cierto difícil cuando en vez de mirar hacia adelante miramos hacia atrás. Hay heridas muy profundas, no hay paz, hay odios. Se puede edificar algo realmente de esa manera? Es la “esperanza” un sueño que nace cada día, en cada amanecer, pero que parece ser cada día mas complicado de alcanzar.

Es la “esperanza” un sueño posible de alcanzar? Se compadece ese pensamiento con la realidad cotidiana que nos toca vivir? De una actitud madura y responsable dependerá que la “esperanza” sea una realidad y esperemos que alcance a todos por igual. Nadie puede quedar excluido.

Dr. Francisco Bénard.

Abogado y Periodista