Avruj, el temeroso

 

El secretario de Derechos Humanos se recuesta

en la comodidad y evita problemas dedicándose

a velar por los derechos de solo una parte de

la sociedad.

 

Si treinta mil desaparecidos es un número "símbolo" cuando podríamos estar hablando de números acordes a la realidad representa una nueva disputa entre la sociedad tal vez la solución sería dejarlo de lado o utilizar como emblema "El desaparecido". El desaparecido o los desaparecidos -uno o diez mil- es un tema de gravedad que no acepta debate. La discusión pasa por distinguir a que se considera desaparecido. Si este es un individuo que, en su afán de colocar un explosivo en una comisaria, hace trizas su humanidad por su propia impericia o si es ultimado cuando perpetraba un ataque contra la sociedad es considerado un desaparecido, estamos tomando un rumbo equivocado.

El candidato a presidente Mauricio Macri afirmó que se acabarían los "curros" de los Derechos Humanos. Semejante frase -sobre todo para quien establece una plataforma partidaria- responde a un establecimiento de pruebas. Hay "curros" en ciertas entidades de Derechos Humanos. El candidato Macri tenía evidencia. El presidente Macri -ahora- no las tiene?

Como pueblo no queremos escuchar la verdad, porque la verdad -en la mayoría de los casos- no es sexy. Se cuestiona la ideología política, la manera que nos expresamos, nos sabemos infalibles ante los errores de otros proclamando superioridad moral, creamos teorías de conspiración cuando somos afectados, las enterramos cuando otros sufren, pero no podemos recordar cuál es el punto a examinar. Si queremos justicia, no podemos buscarla propagando mentiras. Siempre una mentira aplasta a otra entidad.

Supongamos que su vecino estaciona su auto todas las noches en un espacio junto al suyo. Una mañana, mientras usted saborea su café es arrestado por el solo hecho de la cercanía. Son vecinos, estacionan los autos con proximidad, el hombre lo ve salir a su trabajo, por ende usted es el culpable. Este -en muchos casos- es el accionar de la justicia en Argentina. Si es necesario y usted estaba de vacaciones, se puede cambiar la fecha del robo. Por ello, los juristas fieles a la ley deben estar más que confundidos. Los que toman estas actitudes ilegales, muestran su más perverso perfil.

Entre las frases populares más cobardes, gana la punta "Yo no soy vigilante" mientras no nos perjudique sin detenernos a pensar que en la otra punta de la mesa hay alguien que sufre consecuencias. Es una manera de no comprometerse y salir airoso ante las presiones. La misma actitud que tiene el temeroso secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj no asume su cargo en pleno y no lo hace ya que "la posición del gobierno" (Cualquiera que esta fuera) no envuelve respetar los Derechos Humanos de aquellos que perecerán en prisión secuestrados por una justicia servil al anterior gobierno populista. Su enfoque de no innovar indica que su departamento avala las ilegalidades cometidas por el gobierno saliente. Esa justicia que encarcela a ex uniformados sin pruebas o fabrica casos bajo la reconstrucción de la memoria, con testigos que no identifican ni describen a los imputados, con declaraciones de terceros, leyendo en periódicos otros testimonios no se ha utilizado en ningún punto cardinal del mundo libre. Esa misma justicia es la que utiliza el latiguillo del "Plan nacional para secuestrar, torturar y hacer desaparecer personas" pero que involucra fuertemente en casos de lesa humanidad a un más que sencillo aspirante a agente de policía (De profesión peluquero), dejando fuera de sospechas a un Milani (Acusado de delitos más graves que muchos ex uniformados hoy en las cárceles) o un Balza quienes parecieran no haber recibido ese memo.

Si la posición del gobierno es no desconocer ni sostener la cifra de los treinta mil desaparecidos, la Secretaría de Derechos Humanos podría dar a la luz a quién o a que familias se le entregó un resarcimiento económico por sus parientes desaparecidos. Son dineros públicos, y esta acción brindaría más claridad a la contienda. Avruj, el temeroso "representante" de nuestros Derechos Humanos debería preocuparse por los Derechos Humanos de todos los ciudadanos, pegar un vistazo a la fabricación de los casos de ex uniformados y descubrir como los imputaron y bajo qué oscuro código procesal fueron y son sometidos. Es una gran oportunidad para que Avruj pase de cobarde a cristalino de la noche a la mañana. O clausura la boca de quienes sostenemos que la mentira, la corrupción, la arbitrariedad judicial del gobierno kirchnerista está siendo avalada por esta nueva administración o destapa la lata de gusanos.

 

Fabian Kussman

Enero 30, 2016

PrisioneroEnArgentina.com

Por Fabian Kussman