Octubre 26, 2015

BASTA DE MENTIRAS, ANÍBAL FERNÁNDEZ

 

Mentimos a cada rato. Pero ante la enorme crisis de valores en nuestro país a la mentira muchas veces se la ve bien.  El embuste o la chapucería insólitamente en muchos casos se la utiliza para favorecer el consumo, y por lo tanto la producción y por supuesto que decir de los votos. Que un hombre se vendiera era antes una horrible acusación, más horrible si el vendido era un político. En el lenguaje actual el político parecería que está obligado a venderse, que equivale a mostrarse de un modo tan atrayente como para conseguir que afluyan los votos. Las Técnicas gráficas han acompañado este progreso y hoy se pueden pasar fotografías y videos perfectamente trucados. ¿Pero vamos a lo nuestro. La primera obligación del que miente es hacer que le crean. Si va a mentir para que no le creamos entonces simplemente desvaría. Si un político dijera “voy a terminar con la inseguridad”, no se le creería, porque es una mentira ya gastada. Entonces  deberá buscar otro pretexto. Es lo que pasa con el locuaz y vocinglero Jefe de gabinete  Aníbal Fernández. Pero el político tiene que hacerse creer, ya que se lo vota esperando lo que él va  a hacer. La gran mayoría sacaron muchos votos a pesar de que no le creen y públicamente han confesado que han tenido que mentir para que se lo vote. Un político siendo gobernador de Tucumán, defendiéndose ante los militares, dijo yo miento como político pero no he mentido como militar. Sabemos que los políticos mienten, pero no puede alegarse que su condición de político lo habilite para mentir. Pero sí, sí puede hacerlo; la prueba de que puede es que lo ha hecho y hace  el jefe de gabinete nacional  en incontables oportunidades. Con relación a las elecciones y procedimiento de acoples aplicado en Tucumán ha dicho. "Esto no lo va a publicar ningún diario ni ningún portal. Este es un sistema preparado afuera de nuestro país para deslegitimar las elecciones de los argentinos, para estorbar, para generar un hecho malo”, "Tucumán es el pasado: no hay una sola denuncia de fraude, y no hay una sola  denuncia de nulidad de una sola urna.  "Sí se metían en la Casa de Gobierno y la rompían, bueno que la rompan y los responsables irán presos”. Es obvio que las manifestaciones del Jefe de gabinete  sobre Tucumán son un desatino, no porque se lo  reconoce como un mentiroso, sino porque pareciera reconocer que la mentira está aceptada por él como arma política. Entonces cualquier cosa que diga, que prometa, que jure, merecerá ser analizada: lo asegura como político; entonces debemos pensar que miente. Y los políticos, ¿estarán obligados a sujetarse a cierta cuota o tendrán piedra libre? La mentira es una traición y una inmoralidad cuyos resultados han sido la causa de la mayoría de los males de nuestra patria. Es por lo tanto un delito (Engaño) cuyos efectos claman al cielo.- Seguirá mintiendo después de las elecciones del Domingo 25 en donde perdió las elecciones en la Provincia de Buenos Aires. Creo que la sociedad o gran parte de ella necesita sinceridad, confianza y honestidad en sus gobernantes y autoridades. Basta de Mentiras…

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN