Bonasso vs. Verbitsky:

Primer Round?

Por Fabian Kussman

Estos enfrentamientos poco honorables entre quienes caminan enarbolando una Bandera de la Verdad, raída por el paso de los años pero manchada por varios golpes en la nuca, traen preguntas a la contienda.

En el rincón rojo, Miguel Bonasso -dueño de gancho de izquierda cuyos intentos de autocrítica que nunca termina en Knock Out- y en un rincón rojo tornasolado, Horacio Verbitsky -dueño de una cintura interesante, bien utilizada para despegarse de acusaciones de Doble Agente, Triple Agente...

El periodista, escritor, político y ex integrante de la organización guerrillera Montoneros Miguel Bonasso calificó de infamia las expresiones de Horacio Verbitsky, presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) En estas, Verbitsky desliza que Bonasso entregó  -durante el último gobierno militar- a Rodolfo Walsh, escritor y dirigente Montonero, famoso por su Carta Abierta el último gobierno De Facto.
Bonasso se defiende con una serie de jabs, escribiendo en redes sociales que Verbitsky le indilga el secuestro y la desaparición del escritor Rodolfo Walsh. Así, afirma que eso es una infamia.

Verbitsky -evitando los golpes meciendo su cuerpo de lado a lado- afirma que Juan Pablo Ferreyra, sobrino de Lilia, mujer y compañera de Walsh le entregó ciertos archivos que encontró en una computadora. Según -y no pretendo ser sarcástico con la aplicación de la palabra según- el presidente del CELS,  en febrero del año 2006, la mujer y compañera de Walsh, fallecida en marzo de este corriente año 2015, escribió una nota bajo el  titulo de Derrota. En este artículo o memoria Lilia Ferreyra asevera que a Walsh le propusieron salir y volver a entrar clandestinamente. Desde el riesgo que supone de seguridad, esa idea es pésima. Sin embargo, fue a la cita con Miguel Bonasso, quien traía su pasaje para Roma, pero se desencontraron. Volvió a casa con una sonrisa divertida, agarró la guadaña y segó el pasto. Después se sentó frente a la Olympia (máquina de escribir) y siguió tecleando la Carta de un Escritor a la Junta Militar. Recibió la cita, fue y no encontró a Bonasso’.

"Por qué si Verbistky sabía que yo dejé caer a Walsh, se demoró casi cuarenta años en decirlo. ¿Porqué me trató como colega durante todos esos años?” pregunta Bonasso.
“Verbitsky, el ghost writer del brigadier Graffigna, que sale por el Herald a defenderlo, inventa pérfidamente que Rodolfo (Walsh) murió por mi culpa”, complementó Bonasso en dependencia a datos publicados en el libro de Gabriel Levinas “Doble Agente” (Triple Agente?)
En este primer round, Miguel Bonasso deslizó que Verbitsky fue un agente de la Fuerza Aérea y es un hijo adoptivo de la Fundación Ford. Verbitsky está en el ojo de la tormenta y esto sería un elemento de distracción.

“Por qué el mitológico Perro me pidió que no descubriera una gruesa mentira de su fuente en “El Vuelo”?, ¿Por qué me pidió un nexo con Chávez? -golpea Bonasso, con uppercuts molestos.

Un par de problemas con estas preguntas: Si Bonasso sabía de la existencia de una gruesa mentira de una de las fuentes citadas en el libro "El Vuelo", no hubiera sido honorable levantar esa Bandera de la Verdad y comunicarlo? Me declaro culpable de asumir. No sabemos a quién perjudicó esa mentira, pero infiero -si la justicia argentina se permite inferir, adivinar, rumorear, también lo puedo hacer yo- que alguien resultó damnificado. Tal vez un ser humano, tal vez el prestigio periodístico, tal vez la verdad? Si Verbitsky fue engañado por su fuente de información, no hubiera sido leal reconocer este hecho, por el bien del Periodismo Investigativo?
“Ante el juez Lijo me negué a declarar contra Verbitsky, a pesar de despreciarlo. Así soy yo y así es él que miente para ensuciar. Un botón (Un delator). Te desafío a que me digas en la cara, frente a los medios, la mentira inmunda sobre Walsh que me tiraste (En declaraciones en un canal de televisión)” afirma Bonasso, reconociendo un acto de omisión u ocultamiento? No declaró la verdad ante la justicia Argentina? Se puede Inferir que encubrió ciertas ilegalidades cometidas por su ex compañero Verbitsky? Le descontamos un punto?

Las versiones indican que Rodolfo Walsh fue citado por un contacto en el barrio de San Cristóbal, Capital Federal, en marzo del año 1977. Este contacto nunca se hizo presente, pero fue interceptado por un grupo de personas (Pertenecientes a la ESMA? Grupo paramilitar? Triple A?) quienes le dieron la orden de entregarse. El autor de Operación Masacre  resistió y logró herir a uno de los contrincantes con una pistola calibre 22, pero fue herido de muerte.

Aquel, o aquellos arquitectos de El Relato -esa serie de eventos alterados o que simplemente no existieron- jamás imaginaron que ante el mínimo riesgo sus seguidores empezarían a golpearse bajo el cinturón, desnudando bajezas y actos de cobardía.

 

PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 18, 2015