Buenos Muchachos

La madre de Víctor Saldaño, condenado a muerte en Estados Unidos, será recibida por Francisco

El papa Francisco sigue estremeciendo al mundo. Esta vez recibirá a la madre de Victor Saldaño, el argentino condenado a muerte por asesinar a Paul Ray King, para apropiarse de una computadora.

Saldaño abordó a King en un estacionamiento de un supermercado. Junto a un amigo y cómplice de nacionalidad mexicana, forzaron a su víctima a caminar hacia una zona boscosa. Allí fue donde el argentino disparó cuatro veces contra King y -para asegurarse de su muerte- le descerrajó un último disparo en el rostro. Saldaño fue arrestado mientras lucía un reloj pulsera cuyo dueño King había sido en vida, y un botín de 50 dólares. En 1996, Saldaño fue sentenciado a la pena capital.

Sin dudas una madre sufre las consecuencias de los actos de sus hijos. Así su hijo sea Charles Manson, Arquímedes Puccio o Victor Saldaño quién no solo liquidó fríamente a King, sino que no expresó ningún tipo de remordimiento, prefiriendo masturbarse ante los jurados en audiencias preliminares.  Lidia Guerrero -en su lucha contra reloj- visitará al Papa Francisco. La señora Guerrero cree que su hijo ya ha pagado su deuda con la sociedad y tal vez el Representante de Dios en la Tierra pueda ser cierta influencia en su favor.

El Papa pareciera ser como aquellos curas de campo que arreglaban los comportamientos dudosos con cuatro gritos, dos padres nuestros y la actitud de “a mí nadie me maneja la agenda” En los últimos tiempos, se ha puesto del lado de las ovejas descarriadas dejando un poco de lado a los damnificados por estas. De estas víctimas -con la seguridad de los arrogantes que siempre nos equivocamos- se ocupará el dios cristiano, con la excepción de que si los caídos son judíos, musulmanes o religiones que no aceptan a Jesucristo como su guía y salvador, no encontraran así, la vía hacia el reino de los cielos.

 

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com