Nov. 27, 2015

CARTA A UN HIPÓCRITA PERIODISTA ARGENTINO

 

Señor periodista:

Desde la prisión donde ilegalmente me encuentro  hace un año, verlo y leerlo en los medios en su cobertura a los terribles atentados cometidos por ISIS, perpetrados en la Ciudad Luz, hace que me invada la rabia y la repulsión. Estos sentimientos son el producto de que Usted y otros como Usted, que me censuran y me niegan la posibilidad de gritar mis verdades, mostrando lo que me ocurre a mí y mi familia y lo que ocurre a mi alrededor. Lo suyo es realmente criminal.

 

LOS ATAQUES EN FRANCIA SON DIFERENTES A LOS DE ARGENTINA?

 

Hoy lo veo “sorprendido y alarmado” por lo sanguinario de los ataques terroristas. No sabe que estos siempre lo son? O usted cree que los más de 21.700 ocurridos en una década en su país, fueron diferentes a estos pocos de hoy? Por favor memorice la cantidad, esta es de verdad, no un relato. Dolido por las inocentes víctimas. Tampoco se enteró que estas son siempre inocentes? Fascinado por la reacción del presidente francés. No recuerda la de los presidentes democráticos argentinos, firmando decretos de “aniquilamiento” ante hechos similares, en medio de la sociedad toda? Desde ya, los lideres de su país, luego, "se borraron"  Admirado  por la rápida respuesta de la policía de ese país. Es tan ingenuo que cree que esa rapidez   se logra haciendo comparecer a un terrorista ante un juez y ante un fiscal, para ser indagado? Por los aviones ultra sofisticados, despidiendo grandes llamaradas mientras despegan para bombardear Siria. Tampoco sabe que estos no sirven para nada, frente a un terrorista camuflado entre la población cercana a su  objetivo?  Todo esto y mucho más, me lleva a pensar y desear que sus  émulos de Francia y otros países democráticos de occidente, no sean ni tan siquiera parecidos a usted.

 

MENTIRAS Y OCULTAMIENTOS DEL CUARTO PODER.

 

Esta esperanza de diferenciación la tengo desde el mismo momento en que falta a la verdad sobre la forma “legal” de encarcelar y enjuiciar a “temibles” ex uniformados, casi octogenarios, ocultando la muchas veces trágicas y provocadas muertes de los mismos en prisión.  Tampoco nada dice cuando en su país se premian y enriquecen sanguinarios terroristas, devenidos en "juventud maravillosa" y hoy, en funcionarios gubernamentales, legisladores, embajadores, periodistas, etc. mintiendo sobre nuestro trágico pasado reciente.

 

ARGENTINA NO ES MI PAIS

 

Me refiero a los desgraciados años 70, en su país, Argentina. No digo el nuestro, porqué dejé de quererlo y reitero una vez más lo de  “únicamente es el lugar donde me encuentro prisionero" Indigna situación a la que llegué por la soberbia de creer que mi voz y mi  verdad se escucharía. Así, imperdonablemente sometí a mi familia y principalmente a mi esposa a un año de permanente agonía emocional, al día de hoy.  

 

30.000  igual a 7.000?

 

Usted miente cuando repite como un perico: 30.000 desaparecidos, en lugar de aproximadamente 7.000, entre los que hay miles que murieron,   atacando objetivos, juzgados y ejecutados por sus compañeros de lucha, por  “accidentes”, al detonarles la bombas que iban a colocar, etc. Desde ya que no tendría que haber ninguno. Hacer desaparecer a alguien es imperdonable,  pero tampoco deberían haber  nada menos que 23.000 o más que no existieron no?  Pero acaso esta "mentirita" es perdonable. Usted es un hipócrita cuando se oculta y no contesta,  pese a que le envié -hasta el día de hoy- 448 cartas y hace silencio, sobre lo que se muestra en nuestra página Web, documentalmente, como así en otros medios que tratan el tema, no por “una fuente” como usted hace. Sabiendo de  las ilegalidades que se están llevando a cabo, en nuestros días, usted calla.  Mientras tanto entrevista extensamente a “personajes idealistas” que hacen apología de su pasado violento o a otros que dicen haber sido perseguidos por las  “tareas sociales” que realizaban. 

 

CASTRO Y EL CHE SANGUINARIOS

 

Usted es despreciable cuando oculta y desconoce a quienes fueron víctimas del terrorismo, cuando ensalza a un Castro, un Che y otros reales responsables  de la sangre que regó su suelo como también el de países vecinos.  Cuando como buen obsecuente se cuida  de hablar de tiempos pretéritos  en entrevistas a nuestros funcionarios  con “capacidades especiales”. En estas me refiero a que en el pasado atacaron y asesinaron a mansalva, uniformados y civiles sin distinción de sexo o edad.  También debo decirle que lamentablemente entiendo su posición. Toda sociedad está conformada por una gran diversidad de seres humanos y en la que por suerte la gente de bien es mayoría. En ella usted no se encuentra por supuesto. Si lo están aquellos periodistas de medios chicos y realmente independientes . Estos se  apegan solo  a la verdad completa y no a lo que marca el libreto de la conveniencia. A ellos mi reconocimiento y tributo por su hombría y valentía. Merecen ser el verdadero CUARTO PODER.

 

Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com