Si bien estábamos en tratativas muy avanzadas para publicar esta carta abierta en el diario La Nación, desistimos de ello por ahora aguardando la toma de mando del próximo presidente de los argentinos.                                                                   Julio 13, 2015

 

 

 

CARTA ABIERTA

A Su Excelencia,

la Señora Presidente de La Nación

Doña Cristina Fernández de Kirchner

 

 

     Yo, Claudio Alejandro Kussman, de 69 años de edad, Comisario Mayor (R) de la Policía de la Provincia de Buenos Aires,  hoy Prisionero Ilegal desde el 28 de Noviembre del año 2014 en la Unidad Federal 31 de Ezeiza, me dirijo a V.E. con el objeto de darle a conocer la situación en la que me encuentro. Para ello, la invito a que designe a un colaborador para que analice  mi página de internet www.PrisioneroEnArgentina.com en donde tanto mi familia como yo volcamos sin secreto alguno toda información sobre mi caso, que se encontrara bajo el tratamiento  del juez subrogante  Santiago Ulpiano Martínez, recientemente removido de su cargo. 

 

     En el establecimiento mencionado estuve más de cuatro meses sin acceso a un juez hasta el día 7 de abril del año 2015, luego de publicar varias solicitadas y presentaciones de mi abogado, recibiendo el 29 de abril una Cédula de Notificación de Prisión Preventiva en donde este magistrado miente y se desmiente a lo largo de su exposición.

 

     Hoy se hizo público entre los medios de nuestro país, un reportaje a otorgado por la presidente Cristina Kirchner a un periodista de la famosa revista The New Yorker, señor Dexter Filkins, concertada en el mes de marzo. En un noticiero de las 5:00 AM dijeron que lo primero que expreso la mandataria fue su orgullo por la política de Derechos Humanos. A las seis  de la mañana, Marcelo Longobardi ya no dijo nada -como siempre ocultando todo este tema debajo de la alfombra. Creo que habría que invitar al señor Filkins y al personal de The New Yorker a recorrer las páginas de PrisioneroEnArgentina.com para que conozcan toda la verdad, allí documentada.

 

     A esta altura ya no hay tiempo para que este gobierno arregle tan grandes desaguisados como el de mi caso y de otros.

 

     La "justicia" recién me tomó una pseudo-declaración indagatoria luego de 18 días de mi detención, haciéndolo una empleada contratada de la Secretaría de Derechos Humanos -digno acto de un tribunal popular, no de la Justicia Federal- Esta misma "justicia" que me niega hasta el momento o me oculta las copias de las videoconferencias en las cuales yo prestara declaración.

 

     Otro punto para destacar, sin querer ser repetitivo, es que estuve ante el juez a los cuatro meses y 10 días de mi detención luego de solicitadas y presentaciones de mi abogado.

 

    A la fecha, transcurridos más de ocho meses aún estoy solicitando reiteradamente copias de elementos y diligencias de la causa que no he podido ver.

 

   Durante mi detención no se respetaron normas establecidas por las Naciones Unidas sobre el tratamiento a reclusos.

 

    Todas las transgresiones judiciales denunciadas a través de solicitadas en el país y en el exterior en nada hicieron impacto entre nuestros representantes.

  

    En la misma forma en que se mintió con los muertos como bien lo refleja en su editorial del día 12 de Julio bajo el título "Reparar no es tergiversar" el diario La Nación también se hizo en nuestro caso y en otros culpando a unos por otros, enviando a la cárcel a culpables o no. En la misma forma en que se tardaron tantos años para descubrir "las mentiras sobre la cantidad de muertos y desaparecidos" se hará lo mismo con estos casos? Se esperará a que también estemos muertos para decir que no éramos culpables?  

 

    Seguiremos difundiendo toda esta ilegalidad día tras día.

 

   Usted, Señora Presidente, como Mujer de Leyes encontrará en mi página  las imputaciones que pesan sobre mi persona y cuyas "evidencias" o "inferencias" presentadas por el juez o seudo-juez Santiago Ulpiano Martínez son inadmisibles en cualquier corte del mundo.

 

   Saludo a la Señora Presidente de la Nación, con distinguida consideración.

 

Claudio Alejandro Kussman

Comisario Mayor (R)

Policía de la Provincia de Buenos Aires