Señor Presidente de la Nación
Ingeniero Mauricio Macri
Casa de Gobierno

 

Señor Presidente:

 

No dudo que sus asesores legales ya deben haberle dicho cómo puede hacer uso de su poder para liberar a los secuestrados políticos de la “política de derechos humanos” del régimen kirchnerista, pero como una colaboración de mi parte y movido por mi angustiosa preocupación por la situación de los más de mil que languidecen y mueren en las cárceles (otros 366 ya murieron víctimas de sendos homicidios de Estado) le propongo esta solución.

Ud. tiene la facultad, otorgada por el inciso 5to. del artículo 99 de la Constitución Nacional (versión 1994) de “indultar o conmutar las penas por delitos sujetos a jurisdicción federal”, que son precisamente aquellos por los cuales, supuestamente, se mantienen desde hace 12 años esos encarcelamientos inicuos.  Luego, puede dictar un decreto de indulto a TODOS los secuestrados, sin más trámite que el formal que exige el mismo artículo citado, dejándolos en libertad inmediatamente, aunque algunos de ellos puedan ser culpables de algún delito cuya pena, de todas maneras, quedó extinguida por la amnistía y los indultos dictados en los gobiernos de Alfonsin y Menem.

Será un acto de reparación de una atroz injusticia y no debe temer la reacción de la izquierda puesto que la inmensa mayoría de los argentinos, debidamente informados, estarán a su favor en ese gesto. La izquierda es y será siempre una minoría en este país.

Le saluda muy atte.

 

Cosme Beccar Varela

Enero 31, 2016

La Carta de Cosme Beccar Varela al presidente Macri

Solución que no es tal

 

Una línea muy delgada divide lo correcto de nuestros deseos. El tiempo se acorta para los Presos Políticos, como así también para los Presos Ilegalmente arrestados y es entendible que como familia se anhele que -a cualquier costo- estos lleguen a sus casas para disfrutar los pocos años del resto de sus vidas.

Un indulto significa que la persona sigue siendo culpable, pero se le ha perdonado el cumplimiento de la pena, y en muchos de los casos no ha habido evidencia probatoria de culpabilidad -Creo, pese a lo turbio de cualquier pensamiento, un elemento básico para destruir una presunción de inocencia-. Es más, hay situaciones en las que no hay delito para finalmente acotar que en algunas no se sabe siquiera que delito se ha cometido. Un reclamo de esta índole significaría pasar por encima a un Poder Judicial que ya nos ha pisoteado y entendemos que, no porque este Poder actuara en forma lamentable, se debe operar de igual forma a lo que nosotros mismos sentenciamos como irregular -por darle una connotación diplomática-. Es por ello que me distancio de las apreciaciones del doctor Beccar varela. También miro con recelo cuando se arrojan frases como "No debe temer (Macri) la reacción de la izquierda puesto que la inmensa mayoría de los argentinos, debidamente informados, estarán a su favor en ese gesto" Algunos problemas con esto: Nunca vi una inmensa mayoría protestando contra estas injusticias. Los "debidamente informados" habla de, además, una quita de individuos de la porción. El doctor Beccar Varela culmina su misiva señalando que "La izquierda es y será siempre una minoría en este país" como si las minorías -equivocadas o no- debieran ser ignoradas. Deben ser escuchadas y en un sincero debate, conceder o discenrnir. En el caso de grupos de quienes denuncian las obscenidades en el tratamiento de los presos políticos, son minoría. Y silenciados durante más de una década.

La justicia que sirvió al gobierno Kirchnerista no tuvo reparo alguno en cometer arbitrariedades. Hoy es fácilmente detectable. Aún el ciudadano que posea aversión por todo uniformado tendrá que reconocer las aberraciones a las que estos han sido y siguen siendo sometidos. El material disponible es supremo y se puede comprobar en videos y documentos de estos mismos tribunales circenses. Jueces que no ven lo que sucede en sus propias cortes como es el caso de la jueza Noemí Berros en Rosario, una infracción de marca registrada, quien desecha repetidamente y en distintas fechas las denuncias de incidentes sobre la ayuda del público hacia testigos para la individualización de imputados, aún así un vocal de su propio tribunal como el doctor López Arango se lo indicase. Es llamativo el modo clarividente de funcionar del Secretario Judicial con "aspiraciones" de juez Ulpiano Martínez, en Bahía Blanca utilizando términos procesales como "se infiere" o "se atribuye" en cuanto a su exposición de evidencias sin base alguna para confirmarlas o explicaciones de cómo llegó a esas conjeturas. Por último (aunque la lista es decididamente incompleta) aquellos magistrados que ni siquiera permiten a los inculpados leer sus testimonios o desacreditan sus propios juzgados permitiendo aplausos, manifestaciones y exabruptos.

Aún sin demasiada información sobre las prácticas criminales de los jueces sirvientes a Néstor y Cristina Kirchner pocos son los que pueden discutir estas atrocidades. Aquel que las sufrió en el pasado y hoy pide a gritos se mantenga en alto la lucha por la Verdad y la Justicia no debe olvidarse que solo se puede acceder a ellas por un camino recto y no actuando como fanáticos, distorsionando la historia, quebrando las leyes, actuando por beneficio personal. Nuestro recurrido nos indica que los laureles no fueron entregados de manera equitativa. En mi tiempo, he visto gente morir por enfermedades, accidentes o asesinatos y no hay consuelo ante estas pérdidas. Aplausos y abucheos han recibido mentirosos y sinceros, sin saber exactamente de qué hablaban. Ideas sin pilares se han impuesto a reflexiones inteligentemente edificadas. Si puedo decir con certeza que la suma de dos malas acciones no producen un bien.

 

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Ulpiano Martínez