Septiembre 22, 2015

 

 

 

Carta a María Silvina

 

 

María Silvina,

 

                                      El 14 de septiembre de 2015,  llegaron a mis manos sus emotivos recuerdos, reflejando  en carne propia, lo que se vivía  detrás del derramamiento de sangre  fraticida, cada vez que un padre-soldado, un padre-policía o un padre o madre eran asesinados, en los años 70.

 

                                                    Hoy faltan pocas horas para que se cumpla un nuevo aniversario del día que su papá JORGE OSCAR, las debió dejar, pero sin dejarlas nunca. El leer sus palabras una y otra vez, desde esta prisión, donde las emociones están exacerbadas y a flor de piel, me ayuda a templarme en  momentos en que  las sombras de la mentira y el “relato“, cubren a nuestro país. También me hace sentir que esto no será para siempre, mientras  que los que lleven en sus venas la misma sangre, de los que  murieron fijando ejemplos de vida, los rememoren y con orgullo estén como Usted, diciendo una y mil veces a través del tiempo: “ESTOY”.

 

                                                  Con mi familia  le decimos que también “ESTAMOS”  y le mandamos nuestro profundo respeto y afecto a Usted y todos sus seres queridos.

 

 

CLAUDIO KUSSMAN

Comisario Mayor (R)

Policía de la Provincia de Buenos Aires

 

 

PD. La página con sus palabras a mi hijo Fabián,  la imprimí y distribuí en los 9 pabellones de esta prisión, como humilde tributo a la memoria de su padre. Sin excepción, los hombres-soldados, hoy convertidos en prisioneros, recordaron a su progenitor.