Noviembre 15, 2015

El plan chileno para defender al oficialismo: Los CyberKs trasandinos.

 

Muchas fueron las propuestas que Marcelo Díaz, Ministro Secretario General de Gobierno recibió para reestructurar la estrategia de comunicaciones del gobierno desde su llegada a la cartera el pasado mes de mayo.

Concretamente, se le ofreció al gobierno la contratación de usuarios fantasmas para distintas cuentas, en redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram, y perseguir la triste aventura de tener que defender al gobierno de ataques por la red.

Fuentes anónimas (raza popular en los medios) aseguran que el precio mensual de esta categoría de trabajadores oscila entre 70.000 y 300.000 pesos chilenos.

La idea era detectar y contrarrestar en internet las críticas que por las redes sociales se pudiesen hacer a la Presidente Bachelet y a su gabinete, a sus decisiones, controversias  y a sus reformas. 

El ministro Díaz encabezó una reunión con los presidentes de partidos del bloque oficialista en La Moneda, para comentarles el plan. Este proyecto consideraba el relanzamiento de las cuentas de la Presidente en Facebook y Twitter.

La idea no prosperó. En primer lugar, el pavor de que la contratación de esos servicios se diera a conocer públicamente y terminara perjudicando más la imagen del oficialismo. Y en segundo término el alto costo mensual del servicio, lo que ocasionaría defender otra crítica... indefendible.

Aún así, algunos dirigentes decidieron solicitar  a jóvenes de sus propios partidos instalar un sistema similar y de manera voluntaria. Es decir, pedir a sus afiliados que trabajen sin sueldos, algo que probablemente ellos (Los políticos) no harían.

 

 

PrisioneroEnArgentina.com