Congreso Eucarístico Nacional

Opinión

Por

Jorge B. Lobo Aragón

TUCUMAN- CONGRESO EUCARÍSTICO NACIONAL -OPINIÓN 

San Miguel de Tucumán,conmemora un evento sin precedente  que es el XI Congreso Eucarístico Nacional que se realiza en la cuna de la Independencia Argentina y asiento del Bicentenario tan anhelado  . Los congresistas fueron acompañados por la presencia de la imagen de Nuestra Señora de la Merced, patrona del arzobispado de Tucumán, el Señor del Milagro (de Salta); la Cruz de Matará y el Señor de los Milagros de Mailín (Santiago del Estero) Evento Eucarístico que nos hace recordar  a las maravillas del nacimiento de nuestra provincia que también fue un Milagro cargado de premoniciones. Es que cuando  Don Diego de Villarroel fundaba la ciudad, fue  explícito, claro. Fundó al Jardín de la republica como una premonición en nombre de la Santísima Trinidad; de la Virgen María, Madre de Dios; de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, príncipes de la Iglesia, con una especial mención al Apóstol Santiago, "luz y espejo de los Españas", referencia que nos imponía una vocación de patria. Además el fundador nos ofreció el patronazgo de "el Bien Aventurado Arcángel San Miguel", capitán de las milicias celestes cuya activa beligerancia con el Demonio  nos debe servir  de ejemplo y guía. Villarroel la llamo a nuestra ciudad San Miguel de Tucumán y Nueva Tierra de Promisión. Ya nos  ponía ante una promesa, que es la promesa que debemos afianzarla entre todos y que el Congreso Eucarístico nos enfatiza tan claramente . El fundador ya nos prometió en nuestros orígenes y nos obliga que a nuestra tierra debemos fecundarla y fructificaría sin exigir la obligación de una compensación. Por eso necesitamos recordar, las raíces  para entender nuestros compromisos actuales. Por eso lo primero que hizo  el fundador es crear el cabildo, para que la ciudad tuviera justicia, ya que para el era impensable una comunidad sin justas relaciones entre sus integrantes .Les da a los alcaldes ordinarios "send varas de justicia con cruz encima". Nos está diciendo que lo primero es la justicia, y que la justicia ha de tener solamente por encima a Dios. A nadie más que Dios. Trazo la plaza de la ciudad y en su centro hizo  plantar el poste de la justicia, palo y picota, la pena que se ha de aplicar a quienes transgredan las justas leyes. Tal vez pueda  pensarse que aludir a la historia es ocuparse de cosas perdida. De épocas que nada tienen que ver con la actualidad. De vejeces olvidables. Pero este evento Eucarístico inolvidable además de seguramente unir espiritualmente a todos los argentinos ,nos debe alentar  para recordarnos nuestras prioridades. Que la Justicia debe ser el centro de nuestra comunidad . Que la Justicia debe ser libre . Que como  única primacía sólo ha de reconocer a Dios Nuestro Señor, y a nosotros, los ciudadanos. Que jamás debemos olvidar que tenemos de patrón y guía al arcángel San Miguel que es el campeón de la lucha por las causas Justas. El Congreso Eucarístico nos llama en estos tiempos de crisis y desventuras  pero también de esperanza a reavivar la ilusión y convicción de la promesa de nuestro fundador.A que todos los Argentinos sin distinción alguna nos organicemos  en búsqueda de La Paz social y unión nacional con el convencimiento de que con la ayuda de Tata Dios podemos ser una gran Nación .  

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN