UN HÉROE EN HUELGA DE HAMBRE, COMO ÚLTIMO RECURSO


INTRODUCCIÓN: La huelga de hambre que ha iniciado el secuestrado

político Sr. Claudio Kussman y que anuncia en este mensaje destinado

a todos los argentinos, es la respuesta a un Estado en el que no existe

el Derecho y en el que una minoría de asesinos, con cargos oficiales

o judiciales, han resuelto matar a los 2.000 secuestrados que están en

las cárceles federales, como ya mataron a 366 de ellos anteriormente.

Esta decisión extrema no es un suicidio, es un acto heroico en el

que arriesga la vida para exigir que se lo deje en libertad, como

corresponde, vista la monstruosa injusticia de la que es víctima.

No tiene otro recurso. Los jueces que deberían reconocer su derecho, no lo hacen porque son sirvientes del poder de la izquierda del gobierno kirchenrista y del actual, y del veneno difamatorio de la prensa.

Los Obispos que deberían exigir "misericordia" (si es que no tienen en el coraje de exigir justicia) en el "año de la misericordia" declarado por el más implacable de los Papas, o sea, el actual, se abstienen, violando cínicamente sus deberes “pastorales”

Sus conciudadanos que votaron por Macri, que prometió implícitamente liberar a los secuestrados, pero viendo que no lo hace (ni piensa hacerlo como lo dejó en claro con su discurso de apertura del Congreso) no mueven un dedo para exigirle el cumplimiento de su promesa.

En especial me refiero a sus compañeros de armas (supongo que el Sr. Kussman es militar o policía) que con una cobardía que avergonzaría a un corruptor serial, se abstienen de ocuparse del justo reclamo de sus camaradas que mueren en las cárceles de la tiranía que continúa ahora bajo la máscara cínica de la "centro-derecha" macrista.

En fin, no tiene salida previsible por ninguna parte, entonces recurre a la extrema de arriesgar su vida para que los asesinos queden en descubierto, si es que no resuelven acatar su derecho a la libertad.

Es necesario que todo el país sepa lo que está haciendo el heroico Sr. Kussman. Es necesario que lo sepan porque de esa manera deberán resolver si son cómplices de un asesinato, ignorando el clamor de este hombre acorralado por la injusticia, o si deciden actuar en su defensa, como deben hacerlo.

Esta necesidad de difusión que aumenta las posibilidades de que el valiente Sr. Kussman salga en libertad en vez de ir al cementerio, afecta especialmente a los lectores de "La botella al mar", que son unos 10.000 aproximadamente. Ellos se están enterando del caso por esta introducción y por el angustioso clamor del Sr. Kussman. Si no lo difunden y si no lo hacen con la indignación que el asunto merece, serán responsables en alguna medida de su muerte.

Cosme Beccar Varela  


1/03/2016

Dr. Cosme Beccar Varela

Agradecimiento al doctor Beccar Varela

 

Estimado dr. Cosme Beccar Varela,
 

Si bien estuve en desacuerdo con su idea de presentación de pedido de indulto como solución al terrible laberinto judicial que aplasta a los presos políticos de Argentina y expuse mis razones, estas obedecían ya que muchos de estos solo habían cumplido con su deber y una porción , ni siquiera envueltos en los casos que les inventan. Mi conflicto era y es: perdón por qué?
De todas formas, el presente mensaje obedece a agradecer su postura en el caso de Claudio Kussman, sobre quien -robando sus propias palabras- no diré que es inocente, ya que todos los detenidos lo hacen, sino que los mismos ineficaces y prevaricadores jueces que pasaron lo demostraron creando una causa y al no poder probarla, redireccionándola a otra mentira.
Sirvan estan líneas para saludarlo por su valor y compromiso como ciudadano.
Atentamente,

Fabian Kussman
Hijo, más orgulloso que nunca de su padre, Claudio Kussman
Central Florida
Marzo 4, 2016

Contestación del doctor Cosme Beccar Varela

 

7/3/2016

 

Estimado Sr. Fabian Kussman:

 

Agradezco su carta y sus palabras. Creo que se equivoca al oponerse al pedido de indulto. Como lo he explicado varias veces en distintos artículos de "La botella al mar", en especial en el nro. 1373, el indulto es la única forma de conseguir la libertad inmediata de los secuestrados políticos y no implica reconocimiento por parte de ellos ni de quienes los defendemos, de que sean culpables de algún delito. Es simplemente devolverles la libertad a personas que la han perdido por la perversidad de la izquierda en el poder kirchnerista y la complicidad de los jueces prevaricadores, incluyendo a los de la Corte Suprema.

 

Si Macri fuera un hombre justo dictaría un decreto de indulto como medida de elemental reparación de las atrocidades cometidas en los últimos doce años. Eso es lo único que implica el indulto: el uso por parte del Presidente del poder que le otorga el inciso 5to. del art. 99 de la Constitución (versión 1994). Si yo fuera Presidente lo hubiera hecho el primer día de la asunción del mando y, simultáneamente, hubiera ordenado la puesta en marcha del juicio político contra todos los jueces injustos para destituirlos, incluyendo a los de la Corte Suprema como le digo, cuyos argumentos ya hubiera tenido preparado desde antes de asumir y la iniciación de un juicio de nulidad de todo lo actuado por esos jueces contra los encarcelados. Además, hubiera mandado pagarles una indemnización a ellos y a sus familias.

 

Desgraciadamente, por no sé qué ceguera, los dirigentes de los mismos camaradas retirados de los secuestrados y hasta algunos familiares, se opusieron violentamente a mi propuesta. De esa manera, lo que debió ser una inundación de la Casa Rosada con cartas pidiendo el indulto se redujo a una diez, con lo cual el pedido perdió totalmente su fuerza. Los enemigos de la libertad de los encarcelados consiguieron este triunfo no sé por qué medios.

 

Finalmente quiero decirle que lamento enormemente lo que está viviendo su Señor padre y rezo por él para que la Santísima Virgen lo ayude e ilumine.

 

Le saluda cordialmente

 

Cosme Beccar Varela      

Agradecimiento al doctor Cosme Beccar Varela

Por Claudio Kussman

 

Estimado Dr. Beccar Varela,

 

Por la presente quiero hacerle llegar mi agradecimiento por el apoyo que nos está brindando en esta lucha tan desigual. Quiero resaltar así mismo su valentía a través de tanto años difundiendo sus ideas, aún en los momentos menos favorables para hacerlo. Esto habla de su gran amor por sus creencias y por el país.

 

Deseándole lo mejor en la vida, juntamente con mi familia le hacemos llegar a usted y a su seres queridos todos nuestros afectos.

 

Atentamente,

 

Claudio Kussman

Comisario Mayor (R)

Policía de la provincia de Buenos Aires

www.PrisioneroEnArgentina.com

Prisionero Ilegal

EL HEROICO COMISARIO MAYOR KUSSMAN ME ESCRIBE Y LE RESPONDO

Por  Cosme Beccar Varela

 

10/3/2016

Muy apreciado Comisario Mayor Kussman:

He recibido con emoción su carta de hoy, 10 de Marzo, que seguramente ha dictado a sus hijos puesto que su situación personal debe hacerle imposible escribirla personalmente. Mi emoción fue causada porque ha sido para mi un honor que un hombre que tiene el coraje de desafiar a la tiranía como Ud. lo hace mediante su huelga de hambre, es digno de ser considerado un héroe, como lo llamé en el primer artículo de "La botella al mar" en que me referí a Ud.

Ya que me ha dado la oportunidad de comunicarme con Ud. creo que es mi obligación transmitirle algunas ideas que considero fundamentales. No son consejos, son ideas que tengo desde el llano y desde la relativa comodidad de mi situación incomparablemente menos apremiante que la suya. Sin embargo el pensamiento es independiente de las condiciones físicas de quien piensa y sólo debe juzgarse por su verdad o su error. Espero no equivocarme porque le escribo con el máximo deseo de ayudarlo y ayudar a los demás secuestrados políticos que padecen la terrible injusticia de estar presos contra todo derecho y en grave riesgo de morir por causa de la acción y de las omisiones del Estado, es decir, de ser victimas de sendos homicidios de Estado, mientras sus familias padecen las angustias y dolores que esa situación les produce.

Me parece que su decisión de hacer una huelga de hambre para exigir su libertad está plenamente justificada y es muy valerosa. Hay quienes pueden pensar que se trata de una especie de suicidio, pero yo no estoy de acuerdo con esa idea porque lo que cuenta en este caso, como en todos los casos morales, es la intención. Ud. no hace huelga de hambre para morir. Su intención es forzar al gobierno de Macri a devolverle la libertad que le ha sido quitada inicuamente. Si Macri en vez de cumplir con ese justo deseo, lo deja morir, será un homicidio cometido por el propio Macri que pesará sobre su conciencia el día que deba comparecer delante de Dios para su juicio particular.

Alguien podrá decir que Macri no puede resolver su libertad porque ésta está en manos de la Justicia. Pero esa excusa es un mentira vil porque todos sabemos que los jueces que componen ahora el Poder Judicial son los mismos de los tiempos de los Kirchner y esos son los prevaricadores que dictaron las resoluciones nulas de nulidad absoluta que lo mantienen a Ud. y a otros casi 2.000 militares, policías y civiles, encarcelados y, como es obvio, no reconocerán jamás esas nulidades.

En cambio, Macri tiene el poder de indultar que le concede el art. 99 inciso 5to de la Constitución (versión 1994) y además, siendo el Jefe Supremo de la Administración es Jefe del Servicio Penitenciario, es decir, es el carcelero mayor que mantiene las rejas cerradas para Ud. y los demás estando en su poder indultar y abrir esas rejas inmediatamente.

Algunas personas creen que no habiendo crimen, no cabe el indulto, luego no corresponde exigirlo ni a Macri decretarlo. Ese es un absurdo criminal porque la consecuencia es que lo deja a Ud. y a los demás en un callejón sin salida. Cualquier persona con sentido común y amor a la Justicia sabe que siendo el indulto la única manera de conseguir su libertad y la de los otros, es absurdo negarse a conseguirlo. Eso sí sería una especie de suicidio por estupidez. Es como si un náufrago se negara a aferrarse al salvavidas porque quien se lo alcanza es un criminal. Lo que importa es salvar la vida, no a cualquier precio, desde luego, pero no veo de ningún modo que aceptar el indulto de un malhechor político, como es Macri, sea deshonroso. Simplemente es salvar la vida y la libertad arrancándoselas a quienes tienen la obvia intención de quitárselas.

Rezo todos los días por Ud. y por los demás secuestrados políticos. Le recomiendo que Ud. le pida a Dios que le conceda la sabiduría del Espíritu Santo para que lo guíen en este momento extremo de su vida. No engañarse nunca sobre lo que es la voluntad de Dios, en especial, en lo que se refiere a la huelga de hambre y hacer siempre lo que Él quiere de Ud. y que Dios mueva el corazón de Macri para que decrete su indulto y el de todos los demás secuestrados políticos.

Soy abogado desde hace casi 57 años. Le puedo asegurar que la esperanza de que la Justicia se desdiga y los libere anulando todas las atrocidades cometidas por los jueces, incluyendo principalmente los de la Corte Suprema, no son otra cosa que ilusiones. Y aunque se admitiera una demanda de nulidad de todas las resoluciones inicuas dictadas en la pasada década, sería rechazada por esos prevaricadores después de un trámite de muchos años. Quien le diga lo contrario, lo engaña. Y Macri no tiene facultades para declarar esa nulidad, porque no puede asumir poderes judiciales como los que exige la declaración de nulidad de las inicuas resoluciones aludidas, aunque sí los tiene para decretar el indulto. Si no lo hace, como digo, asume la culpa de un homicida.

Una vez que estén libres podrá iniciarse una acción de daños y perjuicios contra el Estado para que los indemnice a los secuestrados y a sus familias por todos los daños sufridos en los largos años de cautiverio. Y querellar a los sicarios de la tiranía (que continúa a pesar del cambio de gobierno) por los varios delitos que han cometido durante su fementida "política de los derechos humanos".

Pero lo importante ahora es la salvar su vida y su libertad y la de todos los otros. Si en algo le merece respeto mi opinión, le aseguro que la libertad conseguida como le digo en estas líneas es un acto de defensa propia honorable y laudable.

Con todo afecto y admiración le saluda su compatriota

Cosme Beccar Varela  

Visite la publicación online del doctor Cosme Beccar Varela