24 DE AGOSTO

 

DÍA DEL  LECTOR

 

OPINIÓN:

 

Hoy día del lector  como homenaje al nacimiento de Jorge Luis Borges, de quien este año se conmemora además el trigésimo aniversario de su muerte.  En este día tan especial, las redes sociales celebran la fecha con imágenes de las portadas de sus libros preferidos, citas de sus autores  de sus frases célebres  y de sus de sus escritores preferidos. Borges, lógicamente, es el más mencionado. El Día de Lector, ha sido  establecido por la ley 26.754, como conmemoración y homenaje al día del natalicio del famoso escritor argentino el día de su nacimiento el 24 de agosto de 1899. Y como alguien que disfruta leyendo y escribiendo  por su íntima relación con el lector, deseos ofrendar  un homenaje por su íntima relación con el lector y  congratularme con lasbibliotecas. Es que a  principios de este siglo, un periodista escribió una nota que ahora nos llama la atención.Decía que había observado algo insólito, inexplicable, increíble por lo irrazonable: resulta que a las canchasen las que grupos de muchachos se divertían jugando a la pelota, iba bastante público a pesar de que cobraran entrada para verlos; mucho más público del que acudía a las bibliotecas, a pesar de que en las bibliotecas, además de no cobrarse nada por entrar, se podía realizar una tarea -estudio, aprendizaje, pasatiempo, instrucción, investigación y lectura - de alto valor para el propio interesado. El periodista mostraba el hecho como inexplicable por lo absurdo que resultaba. Ahora lo encontramos perfectamente natural y comprensible. Este siglo - cambalache problemático y febril - , nos ha acostumbrado a ver que el hombre no se guía por su raciocinio, por la lógica, sino por las pasiones. Y a pesar de que las pasiones sean apetitos desordenados del ánimo, el hombre de este siglo se las echa encima muy campante, sin siquiera ruborizarse. Una tremenda distancia espiritual nos separa de aquel faraón egipcio que en la puerta de su biblioteca escribiera: “tesoro de los remedios del alma”. Hasta las alocadas y atolondradas pasiones tendrían su remedio entre el tesoro de los libros, fuentes de serena sabiduría. Llama la atención, sí, la escasa afluencia de lectores a las bibliotecas, cada día menor. Pero es un público valioso y persistente. A pesar de que sean muchísimos más los que se junten a ver los juegos de pelotas -como en otros tiempos las cuadrigas, el circo, las fieras-, las bibliotecas se mantienen a través de los milenios. Que este homenaje en este día del lector  sea motivo propicio para que recordemos su existencia, para que nos hagamos cargo de nuestra obligación de conservarla, ampararla, mejorarla;  para que tomemos conciencia de los aportes de saber que ella puede brindarnos. Feliz día del Lector.

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN