El Soldado y el Abismo

Delicado estado de salud del Mayor Jorge Alberto D'amico, preso político en Colonia Pinto, Santiago del Estero.

La carnicería continúa. el Mayor JORGE ALBERTO D'AMICO, que está detenido en Santiago del Estero, en Colonia Pinto. Su estado de salud no solo puede categorizarse de endeble. Es realmente precario.

 

PrisioneroEnArgentina.com se comunicó con la doctora Marie D’amico, hija del soldado abandonado por el Estado. Nadie mejor que ella para dar un panorama sobre la condición de este.

 

“Mi padre debe tomar Atenolol y Atlansil porque padece de arritmias severas”. El momento del Mayor D’amico es más que complicado ya que no se lo puede anti coagular por un incipiente riesgo de hemorragia.

 

Marie señala que la desidia existente en este penal es tremenda. Su padre tuvo dos infartos, sufre de insuficiencia cardíaca que provoca las arritmias.

 

El Mayor D’amico sufre graves problemas de columna y se ayuda con un bastón para caminar, pero este es el último de sus problemas ya que, de tomar medicación para estos dolores, las arritmias se volverían aún más frecuentes. El último holter realizado -el pasado miércoles- detectó una arritmia maligna.

 

Pese a esto, los esfuerzos de su abogado por conseguir una prisión domiciliaria han resultado nulos. En su casa, bajo el cuidado de una profesional de la salud como su misma hija, estaría controlado. En base a un estricto tratamiento mejoraría y ante una eventual emergencia, podría ser trasladado a un sanatorio en un vehículo y no en las “perreras” de la tortura.

 

La solución “final” de las organizaciones de Derechos Humanos es su traslado a Buenos Aires. Más precisamente al Hospital Penitenciario Central de Ezeiza. Este traslado (En los vehículos mencionados) ocasionaría lo que tal vez ciertos (Derechos)  “humanos” pretenden: La muerte.  

 

D’amico tiene sesenta y ocho años y tres condenas. Una perpetua, una de veinte años y una última de cuatro años. Ha permanecido encarcelado desde hace diez años.

 

PrisioneroEnArgentina.com