El ex jefe del Ejército durante la gestión kirchnerista, César Milani, concedió una entrevista al periodista rosarino Mauricio Maronna (diario “La Capital”) en la que básicamente se desliga del variado abanico de acusaciones que pesan sobre él: desaparición de personas, torturas, allanamiento ilegal, secuestro, enriquecimiento ilícito y, la más actual, vinculación con el asesinato del fiscal Nisman. Sobre esto último se desembaraza de inmediato al considerar dicha acusación como “intrascendente” ya que parte nada menos que de su propia cuñada, Clara Waite, persona a quien propiamente describe como a una enferma mental.