Noviembre 11, 2015

EL ADIÓS SIEMPRE VA A DOLER, Y APRENDERÁS A JUZGAR Y LA PRÓXIMA VEZ, MÁS A VENCER

Dr. Hugo José Naranjo

He aprendido que un adiós siempre va a doler, que las fotos no son igual que los momentos vividos, que los recuerdos que echo de menos siempre me harán llorar, y que las palabras nunca reemplazan a los sentimientos.

A lo largo de nuestra vida he comprobado que hay muchos tipos de adioses que debemos decir.

Unos son más agudos que otros, otros no significan nada, otros son totalmente necesarios para seguir más allá…

“Hay despedidas definitivas, como dolorosas e inconclusas”

“Tristes y alegres”

“Desahuciadas que nos roban la felicidad”

“Y aquellas que nos hacen sentir que nos dejan vacías, sin nada en la vida por lo que vivir”

La primera vez que dijiste adiós…

¿Qué recuerdas de la despedida de ese amor antiguo que en antaño te hizo amar locamente, perdiendo la noción del tiempo?

¿Cómo fue la ceremonia de la partida, a quien le diste todo?

¿El adiós a aquel que, no te quedó más remedio que abandonar porque no era para ti?

Las desterradas, conclusas e inconclusas, se graban en tu mente y corazón, volviendo de vez en cuando a los recuerdos…

“Amores del ayer, que por un motivo u otro, no pudieron ser, y el adiós siempre queda en el recuerdo, a veces cuestionado y otras veces reafirmado”

Separaciones y partidas hay muchas, no obstante, las que más se recuerdan son aquellas que te dejan con la sensación de soledad, de que has perdido a algo o alguien que era importante para ti.

Todavía recuerdas ese doloroso adiós…

“Mi corazón quedó hecho añico”

¿Podré salir adelante sola…?

“Claro que sí, tarde o temprano lo harás. Siempre hay evasiva para todo, quizás ahora no la puedas ver, eso sí, de seguro la encontrarás”

Ahora hay muchas heridas que deben sanar, mucho tiempo que recuperar, debes *reinventarte* como mujer y persona, y haciéndolo encontrarás el modo de emerger siempre delante, incluso tras una despedida tan dolorosa.

Nos dijimos adiós por siempre…

¿Ahora qué hago?

Te recordaré que tú ya sabes lo que hay que hacer…

“Aliviar las heridas, recuperarse para poder continuar”

No será el último dolor, y tampoco el único. Convéncete de que dentro de lo malo, la despedida llegó por tu propio bien.

Di algo así…

“Se fue, duele, no es dificultad dejarle ir, era lo mejor para mí. Lo nuestro ya no funcionaba, el amor se fue desgastando, y nos fuimos alejando hasta el punto de quedar física y mentalmente destrozados. El adiós fue punzante, también era necesario para que no concluyésemos peor aún”

No quiero volver a amar…

“No tengas miedo, a veces es necesario un *tiempo en completo silencio* para ubicar tu vida en orden”

Si lo necesitas, permítete tener un tiempo así, sola, quieta, en mutismo, sola con tus pensamientos. Un tiempo de reflexión, de pensar en qué vas a cambiar, cuáles serán tus nuevas prioridades, y cómo lo lograrás…

“Un tiempo para madurar cavilando en lo que pasó”

Creo que nunca podré superarlo…

“La vida nos enseña que siempre hay que ir liquidando de aquello que nos estorba, a veces son cosas, otras recuerdos, y en ocasiones incluso relaciones que no nos hacen bien”

“Hay que arrasar aquello que nos roba la felicidad y no nos permite crecer”

Hay que hacer nuevos caminos, volver a confiar en ti misma, volver a abrazarte con amor y saber que por muy oscuro que esté el panorama, llegará el día de mañana con un sol radiante en el horizonte. Ese día volverás a sonreír reconociéndote una mujer más fuerte que la de hoy, una mujer capaz de soportarlo todo, y más aún, de superarlo.

Tras decirle adiós, me siento derrotada…

“No dejes que el miedo te venza”

No rechaces las oportunidades por recelo a que se repita la misma historia…

“Asimila de tus errores, nunca evitar lo que puedas sentir la felicidad del amor”

Nunca dejes de mirar a los ojos a cualquier persona que se cruce en tu vida,  puede que en una de esas jugarretas del destino, sea el amor que tú necesitas, un amor bonito, sincero, y sobretodo, eternamente tuyo.

Esta glosa es para Ustedes, lo más respetado por nosotros los hombres...

“Tú que de tanto pensar en él, te has olvidado de ti”

Todavía tienes una opción…

“Amarse a sí misma, más que a nadie”

Enamórate de tú y deja de preocuparte por los que te dejaron de amar. Y, apuesta por el amor más leal de todos los amores.

Todavía tienes esta opción…

“La opción de optar por ti”

De tanto pensar en él, te has olvidado de ti misma. Duele haber dicho adiós, más el recuerdo, no olvido, no obstante seguiré adelante…

¡Así es!

Duele el adiós, duele despedirse de quien se ha llegado a amar. Es doloroso saber que ya nada podrá ser con él, que todo se acabó…

“De seguro podrás levantarte, seguir adelante, y volver a encontrar amor y felicidad, ahora, sabiendo más, con tu dolorosa experiencia”

 

-Dr. Hugo José Naranjo-

-Columnista, fan de los contenidos con convicción irrebatible-