Estamos en Guerra... por partes...

Por el General

Heriberto Justo Auel

“ESTAMOS EN GUERRA…POR PARTES…

                                                                                 -Papa Francisco en vuelo a Polonia, 27 Jul 16-

 

Heriberto Justo Auel

Grl Br

05 Ago 16

 

         “El miedo a la guerra, es peor que la guerra misma”.

Séneca -4 a C/65 d C-

 

 

  • Una Nueva Guerra Mundial.

  • Cultura, Civilización y Guerra.

  • “La Guerra Mundial…por partes”.

 

  • Una Nueva Guerra Mundial.

Llama nuestra atención que el único dirigente argentino que habla hoy de la guerra mundial en curso, es el Papa Francisco. Nuestros dirigentes políticos callan. No es la primera vez que lo expresamos (1) (2) (3). El Papa no es polemólogo, pero tiene responsabilidades ecuménicas -como cabeza de la Iglesia Católica-Apostólica-Romana- en lo que hace a éste fenómeno socio-político, con fuertes fundamentos espirituales que son de primer interés para los Pastores de todas las religiones. Tengamos presente que las guerras mundiales constituyen choques culturales y que todas las culturas tienen un cimiento religioso.

El Papa expresa que estamos en presencia de una “tercera guerra mundial”. Es evidente que el Estado Vaticano no tiene asesores en Polemología o Estrategia, pero nuestros políticos en funciones sí los tienen, o deberían tenerlos, y no como adorno. Entonces ¿por qué callan? ¿No conocerán la sentencia de Séneca?, ¿o le temen a la “vaca sagrada”, la política de derechos humanos? (4).

Los europeos de hoy -tansculturizados- entienden que en el pasado hubo solo dos guerras mundiales, la 1ra y la 2da -en verdad fueron “guerras civiles europeas, y a la vez mundiales”- que originaron su actual debilidad identitaria. Es por ello que hablan de una “tercera guerra mundial”. Gastón Bouthoul ha contabilizado doce en los últimos cinco siglos, a las que deben sumarse la Guerra Fría y la que hoy está en acto: la “contraterrorista global” (5), que cumple quince años de continuo agravamiento y no merece la mínima atención de nuestros “intelectuales”.

La globalización posguerra fría fue la primera “globalización planetaria” -que ya no nos abandonará, a pesar de los anti-globalizadores-. Se corresponde a la etapa de la civilización del conocimiento -iniciada con la post GMII, 1945- que exige identidades firmes en el mundo actual, para convivir con culturas expansivas. Occidente, en decadencia cultural, reacciona socialmente en forma tardía frente a los nuevos desafíos estratégicos siglo XXI, ya fuere con las candidaturas de los Le Pen o de Trump, por derecha o con los “jóvenes cuestionadores” por izquierda, mientras que los “nuevos bárbaros” iniciaron una nueva guerra mundial -11S01- y la continúan hoy (6) con procedimientos elementales, pero imponderables, paralizando a los confundidos y desconcertados dirigentes de los centros más civilizados y a la vez más incultos del orbe.

La imagen simbólica occidental del presente es la del G7, G8 o G20, arrodillados frente al “becerro de oro”, mientras las “tablas de la ley” yacen abandonadas en el desierto.

Es por esta razón que en Occidente sorprenden las palabras del 27 Jul 16 del Papa Francisco, frente a un periodismo más bien superficial, que realiza comentarios elementales correspondientes a anécdotas, soslayando las cuestiones centrales, sustantivas, que emergen de los hechos. La primera reflexión inquisidora que debiera surgir, es la razón del silencio de los clérigos musulmanes moderados, ante tanta crueldad. La voz de ellos sería sumamente importante para la enorme y desorientada comunidad islamista, primera víctima del terrorismo radical yihadista.

Los argentinos ¿somos conscientes de la circunstancia internacional que nos abarca?, ¿disponemos de una política comunicacional de la Seguridad Nacional, que haga de cada ciudadano un “cuerno de centinela”? (6). Estamos en presencia de los Juegos Olímpicos 2016,  en un Brasil en crisis generalizada, con amenazas que -convengamos- no son propias del terrorismo global. ¿Pueden ser éstas amenazas una maniobra de distracción?

Deberíamos ocuparnos en oportunidad de éste riesgo estratégico, pues la Argentina desde el 10 Dic 15 es -de hecho- la vanguardia contrarrevolucionaria iberoamericana, pero la legislación de Seguridad Nacional impide planificar, es decir, prever (7).

La corrupta pseudo-revolución neo-marxista está en plena retirada en nuestro  subcontinente y ello la hace más peligrosa, como surge de su último “encuentro” en El Salvador, hace unos pocos días, en el que se trató acerca de la posible “contraofensiva”.

Si tenemos en cuenta que vivimos un crítico proceso de transición de regímenes de muy difícil gobierno, que exige sucesivas etapas para alcanzar una mínima recuperación institucional, la Argentina se presenta hoy como un blanco específicamente propicio para los aliados estratégicos del “socialismo del siglo XXI” que actúan en el Gran Medio Oriente, en particular el DAESH, ISIS o EI.

Para dimensionar adecuadamente nuestro riesgo estratégico posguerra fría, en tiempos de plena indefensión e inseguridad, son muy elocuentes los siguientes datos: en el año 2000 el terrorismo produjo 3329 bajas en el mundo y en el 2014, 32.658 (8). En las dos últimas semanas, en seis países de cuatro diferentes continentes, produjo ocho ataques con un resultado de 247 víctimas (9). Es decir, en estos primeros quince años de la presente guerra mundial, las bajas han crecido constantemente, ahora hasta casi diez veces más que en su inicio. Todo ello mientras el núcleo del DAESH es intensamente atacado en el Sud de Siria y el Norte de Irak -donde se ha creado la base del nuevo califato- por una alianza de sesenta y dos países, liderada por EEUU.

La última guerra mundial, la “guerra fría”, duró cuarenta y tres años -1947/1991. Fue la primera librada en ambiente químico, bacteriológico, nuclear -QBN-. Era de comprensión sencilla y la disuasión funcionó, pues los contendores eran Estados. La presente guerra mundial -2001/….-, la segunda en ambiente QBN, es mucho más compleja y confusa. Será más larga, difícil de abarcar por el hombre de a pie y mucho más peligrosa, pues los Estados enfrentan a grupos radicalizados de fundamentalistas no estatales y mafias, con eventuales capacidades QBN. Son terroristas globales irresponsables, que desconocen la disuasión y hacen a la resolución de esta guerra casi inalcanzable.

Es por ello que la inconsciencia irresponsable de la dirigencia política argentina -penetrada o cercada por ideologías-, nos mantiene en un estado de total ignorancia situacional o en la ansiedad de situarnos frente a un grave riego cercano, en total incertidumbre. ¿Para qué nos ha servido la dolorosa experiencia de treinta años de guerra contrarrevolucionaria -1959/1988-?

 ¿Podemos continuar reemplazando a la Política de Defensa por la Política de Derechos Humanos? (10) (11).

 

  • Cultura, Civilización y Guerra (12) (13).

 

Hemos insistido -en la mayor parte de nuestros ensayos y estudios- que la guerra, como fenómeno socio-político, evoluciona con la dinámica de la civilización humana y que ésta solo es viable cuando se apoya en una cultura fuerte, expansiva. De lo contrario se mantiene estancada o en retroceso. También señalamos -reiteradamente- que el proceso evolutivo de la civilización en curso -la del Conocimiento- se aceleró progresivamente con los nuevos catalizadores, los instrumentos electrónicos empleados hoy en la investigación y desarrollo.

 

Contemporáneamente, confundidos dirigentes han creído que es modernizable la cultura, es decir la identidad, impidiendo así, al debilitarla, el decidido ingreso a la etapa de la civilización posindustrial. Estos actores internacionales son las víctimas centrales de la actual agresión morbosa del “macro-terrorismo global”, impulsado por un complejo enemigo “no estatal”.

 

¿Cómo se expresan hoy los europeos -“que tienen el alma marchita”- (14) ante una situación belígera que avanza aceleradamente, haciéndoles entender que su sendero florido los lleva inexorablemente al infierno? Tomo como respuesta algunas líneas escritas hoy, en la Francia “progre”, por Santiago Muzio de Place:

“La negación de la realidad en la que viven los políticos está llegando a su fin. El virus de lo políticamente correcto, inoculado científicamente a nuestra sociedad por los comunicadores oficiales y oficiosos; está a punto de ser extirpado. La verdad siempre vuelve galopando. No podemos seguir velando nuestros ojos. La realidad, que fue negada, se impone hoy. No todos los musulmanes son terroristas, pero todos los terroristas son musulmanes. Hay una diferencia ontológica entre el Islam y el saber vivir occidental. Poitiers, Covadonga, Lepanto y Viena están allí para recordarlo”.

 

Los argentinos podríamos decir algo parecido. Durante los últimos treinta años y en particular en los últimos quince, vivimos las sucesivas falacias de lo “políticamente correcto” y en el presente año 2016, nos estamos apercibiendo que “la verdad siempre viene galopando”.

 

Nuestra vidriosa situación estratégica está condicionada/determinada por los compromisos asumidos a espaldas del Congreso Nacional y de las FFAA por el gobierno K. A ciencia cierta, desconocemos cuál ha sido la profundidad del relacionamiento del “socialismo siglo XXI” -en el que hipócritamente estuvimos incorporados- con los actores centrales del terrorismo global. La muerte del Fiscal Nisman es un indicativo de la gravedad de eventuales acuerdos que aun pueden afectar a nuestra seguridad estratégica, hoy en manos de nadie, porque así lo dispone la ignorada legislación de seguridad vigente.

 

Transitamos la extrema debilidad de una profunda transición de regímenes socio-político-económicos, careciendo de la mínima garantía de alguna red de salvataje y solo un argentino, desde su alta investidura religiosa, se expresa con claridad sobre la “guerra mundial… por partes”, que nos abarca, como al resto del mundo.

 

  • “La Guerra Mundial…por partes”.

 

Vamos a interpretar, desde una perspectiva polemológica, a la coloquial expresión papal. Más arriba hemos expresado qué es una guerra mundial, indicando también la tremenda peligrosidad de la presente. Cuando SS Francisco indica que la actual se desarrolla “por partes”, entendemos que señala su dispersión temporal y geográfica. No está concentrada en uno o varios teatros de operaciones militares, en donde en el pasado combatían los “caballeros de la guerra”. Esas eran antiguas guerras “convencionales” -regladas por la Convención de Ginebra-.

 

En la posguerra fría el Norte desarrollado se encontró inesperadamente con las guerras “no convencionales”, que el Sur subdesarrollado ya había vivido -dramáticamente- durante la guerra fría -1947/1991-. En la presente guerra mundial los Estados Norte combaten al  terrorismo “global” con sus FFAA “convencionales” y están aprendiendo sobre la marcha. La evolución doctrinaria y orgánica de sus fuerzas es permanente y acelerada (5) (11) (15).

 

Mientras tanto, los efectos de la guerra contrarrevolucionaria -en nuestra Patria- nos retienen paralizados,  hace décadas. Toda la experiencia obtenida, a altísimo costo, no se ha asimilado y está olvidada. El Decreto 158/83 logró trastocar nuestra victoria táctica, en derrota política-estratégica. El enemigo agresor, vencido en los combates, aun hoy retiene el “estado de guerra”, pues no ha cesado en su actitud hostil y la política de derechos humanos ha reemplazado a una activa y actualizada Política de Defensa.

 

Ante la posibilidad de que se toquen las “vacas sagradas”, sucesores del terrorismo revolucionario reaccionan de inmediato, airadamente. La diputada Donda -seguidora de los odios sociales del “Che”-  expresó hoy su “preocupación” al respecto, de la siguiente forma (16):

 

“El pasado lunes, el presidente Mauricio Macri encabezó la cena de camaradería con la cúpula de las Fuerzas Armadas. Allí les dijo a las autoridades presentes: "Fijamos tres líneas: caminar hacia una Argentina con pobreza cero, enfrentar y derrotar al narcotráfico y unir a los argentinos. En todas ellas necesitamos a las Fuerzas Armadas". Semejante declaración me puso en alerta. Ya son demasiadas las señales del Ejecutivo en el sentido de habilitar solapadamente la intervención militar en la seguridad interior bajo la excusa del combate al narcotráfico. ¿Macri piensa modificar las leyes de defensa y seguridad interior para habilitar dicha intervención militar? Y concluye su artículo con la siguiente frase:

“Señales unilaterales como las que está dando el Presidente son peligrosas para la calidad institucional de nuestro país y para el respeto de los derechos humanos en general”.

¿No habrá querido decir “para el respeto de la política de derechos humanos? A confesión de parte…relevo de prueba.

Así como Hebe Pastor se siente por sobre de la Ley, los continuadores de la pseudo-revolución aspiran retener la legislación que deje sin sus misiones constitucionales a las FFAA. La política de derechos humanos está por sobre la Seguridad Nacional. Los muertos que acumulamos diariamente se los debemos a las abuelas, madres e hijos de aquellos terroristas que por lo menos asumían su rol, no como sus continuadores de hoy, cultores de la hipocresía, la falacia y la corrupción.

Consecuentemente carecemos de planeamiento estratégico militar y de inteligencia estratégica,  a pesar del agravamiento constante de la situación internacional, regional y propia. En las Instituciones responsables de la Seguridad Nacional se sigue negando que existan “nuevas amenazas y riesgos estratégicos en la posguerra fría”. El “cambio” de Cambiemos, en los hechos, no ha alcanzado a superar éste muro, hasta la fecha (10). Por ello es que decimos que la transición de regímenes se está haciendo sin red de salvataje.

El título de un artículo periodístico reciente del ex presidente uruguayo Dr Sanguinetti, lo expresa con contundencia: “El terrorismo islámico y la guerra que cuesta asumir”.

En su desarrollo, el artículo dice: “Cuesta pensar cuál es la agresión que todavía hace falta para que se asuma la necesidad de instalar una orden de combate del Estado democrático. Del único que asegura las libertades políticas y los derechos humanos y que no puede tener vergüenza de asumirse como superior frente a estas religiones del odio” (17).

El ex presidente se refiere sin duda a nuestros dirigentes políticos cuando expresa “qué les hace falta”. Los unos, arrinconados por los ladri-progresistas -continuadores de los terroristas de los ’70- que sostienen la política de derechos humanos, los otros por ignorancia o compromiso. A todos, Séneca les da una respuesta que ya tiene 2000 años, pero hay ideologías blindadas ante toda razonabilidad.

Desde 1989/91, cuando termina la guerra fría, los Toffler enunciaron la teoría de las guerras de la “tercera ola”, Kal Holsti la de la “tercera especie”, Lind y Asociados las de las “guerras de la tercera y cuarta generación”, los Coroneles chinos la de la “guerra irrestricta”, los rusos la de “la sexta generación”. Mientras esto ocurría en el vecindario, en éste último cuarto de siglo,  los irresponsables “estrategas” argentinos permanecieron y permanecen en la guerra fría, como   vestales de las “vacas sagradas”, las dos leyes de IN-Seguridad Nacional.

Mientras el 99,5 % de las guerras en el mundo son “civiles o internas”, ésta perversa legislación establece que en nuestro país éstas nunca llegarán a nuestras costas y le entregan al “esfuerzo nacional de policía” la responsabilidad de los desafíos estratégicos “internos”, que emergieron con el nuevo siglo. Así es como llegamos a ser el tercer exportador mundial de cocaína, el país con mayor número de consumidores de drogas de la región, con verdaderos records en lo que hace a los “nuevos delitos” y a un creciente número de muertos como consecuencia de los nuevos riesgos.

Entonces nos preguntamos, como lo hizo el Dr. Sanguinetti: “¿qué les hace falta?” a nuestros dirigentes, para despertar. La corrupción que nos abate no es solo la económica. Hay otras, mucho más graves y abstractas: la moral, entre ellas.

El gobierno que asumió el 10 Dic 15 aun no ha incursionado en el área de la Seguridad Nacional. ”Todo está como era entonces”. El gobierno K empleó la política de derechos humanos como encubrimiento de un sistema de robo organizado. Cuando éste último está siendo conocido por la ciudadanía -con grandes sorpresas-, ¿tiene algún sentido continuar con el “circo” abierto en la Justicia Federal? Esa maniobra de diversión conllevó una situación de indefensión nacional desconocida en el pasado, ha destrozado la jurisprudencia penal y corrompido al sistema judicial.

¿Puede la Argentina recuperar credibilidad y confianza sin dar solución a estos graves problemas institucionales?   

El Santo Padre se preocupa en estos días por la desocupación y la pobreza que nos han dejado los gobiernos recientes. Sin embargo, si no ponemos atención en la recuperación previa de nuestra cultura, de las instituciones y de la seguridad, donde residen las causas de su legítima  preocupación, no tendremos el “cambio” esperado. Y, en lo que hace a la “guerra mundial…por partes”, que nos abarca a pesar de su inexistencia en el conocimiento de los ciudadanos y en la responsabilidad de los dirigentes, se hace imprescindible que -cuanto antes-  tomemos conciencia de sus esencias, si no queremos sufrir el dolor de un nuevo golpe del terrorismo global asociado con los pseudo-revolucionarios locales, con quienes guardan una alianza estratégica vía Caracas y el Foro de San Pablo (1).

 

NOTAS:

  • H. J. Auel. “La dirigencia argentina frente a los desafíos de la Seguridad Nacional en el siglo XXI”. Ago 15. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “El nuevo ordenamiento internacional posterior a la intervención de EEUU y su aliados en Irak”. 21 May 03. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “El actual y complejo tablero estratégico del Gran Medio Oriente”. 30 Oct 15. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “¿Qué es la Polemología?” I, II y III. Abr 16. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “El pensamiento estratégico militar en el siglo XXI”. 12 Oct 14. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “Cultura, civilización, crisis política y el rol actual de la inteligencia estratégica” – “¿Tiene cuerno nuestro centinela?”. Ene 09. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “Democracia, FF AA, Seguridad y Sociedad”. Ponencia en Sgo. de Chile. 19 Jul 11. www.ieeba.com.ar

  • C. Bolívar Romano. “Inteligencia en la lucha contra el terrorismo: sinergia y anticipación”. 28 Jul 16. www.defensa.com

  • Top Stories. “Two weeks. Six countries. Eight attacks. 247 killed. To show terror’s human toll, we profiled every victim we could find”. 27 Jul 16. www.nbcnews.com

  • H. J. Auel. “La Política de Derechos Humanos – El Muro más Alto a Superar por el Actual Gobierno”. 22 Jun 16. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “La Dirigencia Argentina Frente a los Desafíos de la Seguridad Nacional en el Sglo XXI”. Ago 15. www.ieeba.com.ar 

  • H. J. Auel. “La Cultura y la Civilización. La Guerra: Continuidad y Cambio”. Dic 01. www.ieeba.com.ar

  • H. J. Auel. “Cultura, Civilización y Crisis Política”. Verano de 2001. www-ieeba.com.ar   

(12) Cardenal Ratzinger. Discurso de despedida de los legisladores italianos que concurrían a Bruselas para votar la nueva Constitución de la UE. May 05.  https://es.zenit.org/articles/joseph-ratzinger-fundamentos-espirituales-de-europa

  • S. Muzio de Place. “No doblaré la Espalda”. 21 Jul 16. www.infocatolica.com/blog/notelacuenten.php/1607220119 

  •  H. J. Auel. “La Guerra Mundial Contraterrorista Global… ¿Híbrida con derivación nuclear?”. Abr 15. www.ieeba.com.ar

  • V. Donda. “El papel de las FFAA para el gobierno de Macri”. 05 Ago 16. Infobae Digital.

  • J. M. Sanguinetti. “El terrorismo islámico y la guerra que cuesta asumir”. 01 Ago 16. Infobae Digital.