Fanatismo, beneficio, ignorancia

 

La Ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Eloina Rodríguez Gómez protagonizó un fuerte enfrentamiento con el presidente argentino Mauricio Macri, luego de que este acusara a Venezuela de tener Presos Políticos. La réplica de Rodríguez no se hizo esperar inculpando a Macri de hacer injerencismo en asuntos internos venezolanos, de defender la violencia política por parte de la oposición al chavismo y de incriminar a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, por llamar a las manifestaciones pacíficas en contra de su gobierno. En cuanto a la primera parte del párrafo, Rodríguez afirmó que los detenidos habían atentado -entre otras actividades violentas- contra el acceso de los venezolanos y venezolanas al servicio de alimentación y educación. Sabemos de la importancia de estos servicios ya que los mercados de este país poseen muy pocos productos para consumo en sus estantes y el servicio de educación debe ser el único que posee un diccionario con la palabra injerencismo en sus páginas.

La Canciller fue más allá sin sorprender al utilizar el viejo truco de llamar genocidas a ex uniformados, estrategia que si figura en el Manual del Pequeño Totalitario Ilustrado, y reprochar a Macri por haber liberado a represores. Por la salud del argumento llamemos represores a miembros de fuerzas de seguridad y llamemos ignorante a la funcionaria venezolana solo con la intención de establecer "que desconoce", ya que es un hecho comprobado que más militares y policías están siendo detenidos, y más presos políticos son imputados con nuevas causas.  

Rodríguez afirmó que "En Venezuela existen poderes públicos, independientes" enterrando la versión del fiscal Nieves -en el caso de Leopoldo López- de recibir presiones por parte del gobierno para condenarle sin pruebas. Le suena familiar? La frase recurrente del Chavismo para sus opositores es la figura de Instigación pública, asociación para delinquir, muy similar a la creada por el kirchnerismo en Argentina de Asociación ilícita para secuestrar personas.

Las palabras acerca de las actitudes de protesta no violenta de Hebe de Bonafini que salieron de la boca de Rodríguez no es hacer injerencismo , ya que como ella misma sentenció, el debate sobre Derechos Humanos no debe tener doble estándar. Hay que recordar que la Justicia argentina falló contra la dirigente de Madres de Plaza de Mayo por incumplimiento de contrato y que fue un abogado sin lazos con el gobierno actual, el doctor Fanego, quien presentó una denuncia para que se investigue la conducta de la señora Hebe Pastor de Bonafini, quien habría formulado un llamamiento para resistir y combatir al gobierno que debía asumir el día 10 de diciembre de 2015, en base a lo que habían dado en cuenta diversos medios de comunicación masiva, tanto escritos o radiales. Ignorante de estos hechos, la dirigente -sonrisa mediante- pronunció que "no se puede hablar de Derechos Humanos para defender a los violentos causantes de acciones de naturaleza terrorista y penalizar o criminalizar las protestas sociales"  Dos problemas con estas declaraciones: No se puede criticar al gobierno venezolano por eventos autoritarios que si sucedieron pero si al argentino por algo que -hasta ahora- no ocurrió. Por último, aquellos que estuvieron años en prisiones en Venezuela por protestas sociales deben diferir con las opiniones de Rodríguez.  

Los pilares que sostienen las palabras de la delegada Chavista pueden tener tres orígenes: El fanatismo que nos lleva a bloquear en nuestra mente lo que nuestros ojos ven. La corrupción o defender lo indefendible para su beneficio personal o es la protagonista del viejo chiste de políticos:

 

             Funcionario: Señorita secretaria, haga una cita con el gobernador para el próximo jueves.

          Secretaria:     Jueves... se escribe con "V" corta o "B" larga?

          Funcionario: (Luego de una larga pausa) haga la cita para el próximo martes...

 

La defensa y el contragolpe de la Chavista son fáciles de desacreditar. La anécdota que se desprende de este intercambio de opiniones es que Macri no debería haber ido tan lejos en busca de presos políticos.

 

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com                                                                                                                                                                                                                          Dic. 21, 2015