Huelga de Hambre

 

7 de marzo del año 2016

Día CINCO

 

Peso 92.900

Presión arterial 13.0 / 8.0

Oxígeno en sangre 99

Ritmo cardíaco 88

 

Sigo casi igual al día de ayer, la diferencia es que debo caminar

lentamente ya que me agito cuando lo hago. Quizás me falte algo

de concentración para escribir y para usar programas simples del

procesador (Sin conexión a Internet) lo cual me hace dudar en su

operación.

Aparentemente la presión arterial está bastante bien, todos los días debo firmar un libro negándome a recibir la comida, ayer debí hacer lo propio con la provisión de medicación mensual. Me recomendaron tomar mate. Así lo hice, fue solo uno y me aceleró como si hubiera bebido un litro de café. Este debe ser el cuarto que tomo en mi vida. ...

Todos los días a la mañana, luego de atender mi higiene personal, aseo mis ropas. Hoy, Lucio César Nast -el policía de Santa Fe- se ofreció para esa tarea. Desde ya que le agradecí y me (Inaudible... posiblemente "Me negué") Pienso que cuando ya no pueda hacerlo, estoy pensando en utilizar dos días seguidos la misma prenda. O la cantidad que tengo me alcanzará para unos veinte días. Destaco que Nast siempre fue el colaborador número uno que atendía y atiende a cada prisionero imposibilitado, que en los últimos quince meses pasó por este pabellón (Chiachietta -fallecido- Mastandrea, Bossie, Bernaus y otros tantos) En cada uno de los casos actuó como un buen samaritano. Así, ya entre otras asistencias, había lavado ropas de terceros. Hoy me recomienda permanentemente que no gaste energía, cada vez que me movilizo. Resalto en estas breves líneas su hombría de bien y su natural actitud policial de servir y proteger. A Lucio César Nast, mi eterno agradecimiento.

 

 

Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Huelga de Hambre