HUELGA de HAMBRE

Segunda Parte

 

 

21 de marzo del año 2016

Huelga de Hambre

Segunda Parte

 

A catorce días de haber suspendido la Huelga de Hambre que llevara a cabo entre el 2 y el 7 de marzo, lamentablemente se terminaron las expectativas. Estas habían surgido con la llegada de la sexta "nueva" juez subrogante doctora Mirta Susana Filipuzzi y la designación de los abogados Carmen María Ibáñez y Gerardo Ibáñez como defensores particulares.

A lo largo de todo este tiempo, desde el juzgado llegaron mensajes alentadores en donde se hacía saber que se rectificaría la actuación mezquina de la jueza subrogante con licencia prolongada, doctora María Gabriela Marrón. Esto se iba a producir el jueves 10 si hubiera firmado el séptimo juez subrogante a cuya disposición estuve, doctor Héctor Plou. Luego este acto se fue postergando para el día 15 de marzo del corriente, más tarde el 18 y finalmente se definiría hoy si firmaba la doctora Filipuzzi. Y así fue. Se definió en forma NEGATIVA.

Todo resultó una cruel falacia más, de las que reiteradamente me ha sometido a mí y a mi familia esta "justicia".

¿Cómo puedo esperar que me den la libertad y pidan disculpas por haberme "engarronado" burdamente con delitos tan graves como los que me imputan mientras reparten a diestra y siniestra prisiones domiciliarias entre narcotraficantes, verdaderos genocidas del presente y del futuro, violadores y asesinos de toda laya, mientras que a mí me la niegan?

Por eso y mucho más, hoy a las 12 horas reinicié mi resistencia pasiva mediante el ayuno total de alimentos y medicación.

Esta vez no cederé ante palabras o promesa alguna por provenir de donde provienen o sea -como ya lo dijera más de una vez, de una banda de peligrosos delincuentes y asesinos o de quienes consienten el accionar de los mismos.

Sobre políticos y funcionarios, casi no voy a expresar nada. No vale la pena hacerlo. Son simples falsarios y a cualquier precio -en mayor o menor medida- solo se sirven para sacar provecho propio del cargo que ocupan. Inmorales con el único don que es la oratoria que emplean a toda hora para prometer y  no cumplir. Así, como si fuera una publicidad vieja de un shampoo o un jabón de uso diario, pasamos a través de los años desde "Los únicos privilegiados son los niños" al "somos derechos y humanos", "Con la democracia se come, con la democracia se educa...", "A triunfar, a triunfar, a triunfar...", Es lindo, pero lo vendo", "Estamos condenados al éxito", "vamos por todo"  para llegar finalmente al "cambiemos". En todos ellos, yo u otros como yo, no estuvimos incluidos.

 

Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com