La grieta es grande y profunda. Tan ancha que ninguno se atreve a dar el salto para unir las dos orillas. Tan profunda que su fondo no se ve ( o no se quiere ver). Porque en lo hondo se hallan un par de miles de hombres, ancianos y sufrientes, que un día fueron los que salvaron a la Patria del intento marxista y ahora son la hez de la sociedad.

Nadie los nombra, nadie los recuerda (salvo un grupo de familiares y adeptos). Ni la Iglesia, ni el periodismo, ni el Papa, ni el gobierno, ni la justicia ni el pueblo en su totalidad.

De todo se puede hablar menos de este tema. Los periodistas que pretenden saberlo todo obvian el tema. (es profesionalmente incorrecto hacerlo).

El gobierno, no ha dicho una sola palabra, salvo la sra Vidal quien aclaró que los juicios deben seguir y el presidente de la Corte quien para salvar su "reputación" dijo que “Es una política de Estado”.

Tampoco la iglesia habló claro para no molestar a los DDHH y sus colaterales.

Los legisladores, están en otros temas, éste es urticante y quita votos. Son incapaces de dictar un plebiscito, tal como lo hizo Uruguay por dos veces, pues temen que los resultados sean los mismos, es decir el pueblo, la mayoría, votaría por un final de los juicios.

Cambiemos… Año de la Misericordia,. Cuanta mentira, cuanta hipocresía.

En tanto en el fondo de la grieta siguen muriendo aquellos que por la sociedad y por la Patria, estuvieron dispuestos a dar la vida y hoy quedaron dometidosa sufrir una muerte injusta.YA HAY MAS DE 350 MUERTOS EN PRISION, Cuantos muertos mas hacen falta para saciar el odio y la venganza.

BICENTENARIO DE LA PATRIA, VERGUENZA DE VER A LOS ARGENTINOS DESUNIDOS.

 

 Jorge Muñoz