Carrera contra reloj para Kussman y carrera contra el horario de cierre de las tiendas para la juez Marrón

 

Danzando con la Muerte y Comprando Bronceador

 

Quince meses de prisión, cinco jueces subrogantes, un secretario judicial que descuidando sus obligaciones como tal operó como juez, en una causa llena de fabricaciones por parte de fiscales y -precisamente- este secretario judicial tan obsecuente como ilógico al escribir sus propios criterios, llevan la frutilla del postre al saberse que la penúltima juez, la doctora María Gabriela Marrón debía poner en orden su juzgado (El Federal Número 2 de Bahía Blanca) y el cual subrogaba desde enero del año 2016 (El Federal 1 de Bahía Blanca) antes del día 26 de Febrero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta maratón de subrogancias, no era de extrañar sesenta o menos días de actuación en un supremo banquillo. La sorpresa radica en que muchas veces la conveniencia personal sobrepasa ciertos límites. ¿Es comprensible? ¿Es justificable comenzar a hacer las maletas y abandonar a prisioneros que son su responsabilidad, porque nos ganamos la lotería ?

 

Claudio Kussman entrará en su cuarto día de Huelga de Hambre y nunca fue visitado por un juez. Hablo aquí de las responsabilidades para con los prisioneros (¿Cada seis meses al menos una visita?) La carrera contra reloj afecta a todos. A Kussman y obviamente contra la Juez Marrón, tan presurosa de dejar sus tareas en orden -olvidando alguna que otra causa, algún que otro papelito por firmar- y su casa que permanecerá dos años inhabitada debido a su futura experiencia internacional.

Hay un nuevo Sheriff en el pueblo. Una magistrado de Viedma que recogerá el guante y en dos meses deberá hacer magia para atender los casos del Juzgado federal1. Por sus últimos movimientos, ha demostrado un interés que sus antecesores no realizaron.

No hay tiempo para Claudio Kussman. Es ya una carrera contra reloj que solo el verdadero accionar de la Justicia puede detener y que aquella pasada "justicia" no quiso cumplir.

En pocas palabras, es la intervención de la legítima y fiel Justicia, o es el final para otro prisionero abandonado.

 

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com