Octubre 28, 2015

La Mejor Propaganda

 

La República Argentina -o lo que queda de ella- tiene un nuevo estilo de ejecutar a sus ciudadanos. No, no me estoy refiriendo a presos políticos, ni a enfermos que quedan en el camino por desidia sanitaria. Se trata de sus habitantes comunes o compatriotas de segunda clase, es decir usted o yo.

Juan X tiene en su Curriculum Vitae algunos pergaminos que suenan alarmantes. Ha estado aferrado al timón de varias sucursales en la compañía que usted posee (El Desconsuelo S.A.) y las mismas han sucumbido en el fondo del mar. El accionar de Juan X en la última filial que le ha tenido como responsable ha sido pésimo y las píldoras para el mareo solo hacen efecto en un tercio de los miembros de su directorio quienes, curiosamente, son beneficiarios de acciones de Kickback S.R.L. una operadora de dragas.

Un integrante de ese tercio, sin maquillar su rostro, se pone de pie y balbucea un pobre discurso introductorio para vomitar un epílogo volátil: "Juan X ha hecho pelota esa dependencia, pero hay que promoverlo a Gerente General"

Esta es tal vez su criatura. La entidad que su padre o su abuelo fundó con tanto esfuerzo. La firma que le quitó horas de su tiempo privado para tal vez solo diseñar un logo que le dejara satisfecho. La sociedad que da de comer a muchos empleados a los cuales trata como a su familia. La organización que atravesó gobiernos y etapas duras, pero con su sacrificio pudo mantenerla a nivel del mar. Le suena conocido?

Si, las palabras retumban en sus oídos. No sabe usted quien le ha defraudado más. Juan X ha sido ineficiente e insensible a sus consultas, pese a ello desconoce sus grandes limitaciones e intenta perpetuarse como su bacteria. Un tercio de su directorio es guiado por la desmedida ambición, aquella que es indolente a quien perjudica.

Usted es una buena persona. Un tanto ingenuo, podría acotar. El primer pensamiento que llega a su mente es que la frase "Juan X ha hecho pelota esa dependencia, pero hay que promoverlo a gerente general" ha sido dicha con sarcasmo. Un abrir de ojos. No, su corazón recibe un impacto al descubrir que ese tercio impulsa ideas con motivos ocultos. O no tan ocultos.

No soy una gran persona, pero quiero creer que la estrategia de la señora Hebe de Bonafini es despertar a la población con un mensaje sardónico. "Scioli ha hecho mierda a la provincia, pero hay que votarlo si o si" - sentencia la dama del pañuelo blanco. Más de veinte años atrás, el gobernador Scioli agradecía a las Fuerzas Armadas por su desempeño contra los grupos terroristas. Creo que para la señora de Bonafini, no se puede volver de un comentario tal, a menos que se piense que eso fue solo un bache en la ruta de Scioli hacia la gran competencia.

"(Scioli) Hizo mierda la Provincia. Los hospitales dan vergüenza, las escuelas dan vergüenza, no paga lo que tiene que pagar. Si se recorre la Provincia se ve que es un desastre; pintó todo de color naranja y regaló gorritas, regaló ojotas y toallitas en las playas. Él se cree que porque pintó carteles en la autopista va a ganar. Que diga qué hizo y qué va a hacer" -afirma Hebe de Bonafini emulando a más de un poeta maldito y agregando un ápice de lógica: "Hay que ir a votarlo sí o sí a Scioli".

No se sorprenda: No entiendo el juego político. Desconozco las necesidades de la gente. Soy ignorante en cuestiones económicas, indocto en el desarrollo de tareas sociales, inexperto en áreas que modificaran las vidas de millones de personas. Aún así, La mente tiene su propia función, y en ella puede hacerse del infierno un cielo, o del cielo un infierno. -dijo una vez John Milton.

Aún así, no se sorprenda si muchos -como yo- prestamos nuestras caras y nuestros laureles de plástico en una papeleta electoral.  

 

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com