La Policía en Estados Unidos de América

Salarios, funciones, problemas.

En Estados Unidos de América, los salarios de los agentes de policía en la formación académica varían según la ciudad, la región, el tipo de aplicación de la ley, y los niveles de la educación y la experiencia de un candidato o aspirante. Los departamentos de policía de la ciudad grandes suelen ofrecer sueldos más altos de pago, seguidos por la policía estatal y los diputados del sheriff del condado. Esto es por la ecuación riesgo/actividad/extensión de la jurisdicción. El aumento de la competencia por los reclutas instruidos, y los que tienen experiencia (como por ejemplo una formación militar, graduados universitarios o pericia paramédica) se incrementó en especial entre las grandes ciudades.

Los cadetes de la Academia de Policía de Seattle ganaban unos $ 25 dólares por hora durante el entrenamiento, o $ 4,200 por mes. Eso equivale a $ 51,000 por año. Después de completar el entrenamiento, y prestar juramento como oficial de policía, el pago aumenta a $ 32 dólares por hora, lo que se traduce en $ 5,400.00 por mes o $ 66.000 por año. Después de cuatro años y medio de servicio, el salario de un oficial es de $ 85.000 dólares. Esto obedece a que el policía no es un funcionario que marca tarjeta y trabaja estrictamente ocho horas diarias. Estos salarios no incluyen las horas extras y otros ingresos o beneficios. Por otros ingresos se entiende la custodia de maquinarias en obras de construcción o dictar clases especiales.

Un policía novato en Filadelfia gana unos 42.000 dólares anuales. Después de graduarse como oficial de policía jurado, los aumentos de salario base de 45.000 dólares al año. Los departamentos de policía de esta ciudad en Pensilvania defienden el hecho de que sus agentes pueden llevar a casa anualmente cifras cercanas a los 68.000 dólares de acuerdo a las horas extras debido dura tarea investigativa en las calles.

Reclutas en San José ganan $ 34 dólares por hora, mientras asisten a la academia, lo que equivale a unos 70.000 dólares cada doce meses. La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos clasifica a la zona de San José-Sunnyvale-Santa Clara como el departamento que más paga en los Estados Unidos a los agentes de policía. Al final de la academia de entrenamiento, oficiales que juraron en San José ganan un sueldo de $ 80.000 unidades de la moneda norteamericana como mínimo y un salario máximo de $ 118.000 dólares.

Reclutas de policía de Nueva York Departamento de la Academia ganan $ 45.000 dólares al año en la remuneración total. Seis meses después de convertirse en un oficial jurado, los incrementos salariales a $ 48.000. Después de cinco años y medio en el cargo, la tasa de pago es de $ 92.000. En este caso, los datos de oficiales jurados no incluyen las horas extras y otros de pago o bonificación beneficios.

Durante los seis meses de entrenamiento en la Academia de Policía de Los Ángeles, a los reclutas se les paga el salario completo de un oficial de policía $ 45.226 esto aumenta a partir del segundo año para doblar el ingreso. Luego de tres años, supera las seis cifras.

Tal vez usted lo conozca, en la mayoría de las ciudades de Estados Unidos de América -en una situación de tránsito vial- usted puede girar a su derecha aún el semáforo este con la luz roja -siempre y cuando se cerciore que ningún otro vehículo recorra la intersección en el sentido que usted decida tomar. La regla no escrita dice que se debe contar hasta tres, dejar por seguro que no provocará un accidente y colocar la señalización antes de ingresar en la nueva calle.

A pocos metros de realizar esta maniobra -meses atrás- un patrullero me indicó que debía detenerme a la vera del camino.

- ¿Sabe la razón de mi indicación? -me preguntó un robusto oficial luego de saludarme- No se detuvo antes de girar…

La confrontación con un policía no es mi estilo, más aún cuando uno no puede asegurar que cumplió con todas esas reglas tácitas del buen conductor.

- Oficial… buen día. Pensé que había cumplido la norma, pero… ¿Qué puedo decir? Para ser perfectamente honesto, no estoy seguro…

Cuando uno mira de reojo, aguardando el comentario sarcástico del servidor público mientras redacta el informe/multa, a veces se encuentra con sorpresas.

- Es cierto -dijo el oficial, retornando mi licencia de conductor y el registro de mi auto -Para ser perfectamente honesto, yo tampoco. Que tenga un buen día -deseó, llevando sus dedos a su gorra como aquel cowboy de las series de televisión que siempre se pierde en el horizonte.

En los últimos años, una serie de problemas ha tocado a estos hombres que tienen la misión de servir y proteger a los ciudadanos. En todos los países se apilan acusaciones de abuso de autoridad o exceso de violencia. También en Estados Unidos de América.

Nadie tiene la capacidad de predecir el futuro, y adivinos antiguos no eran realmente mágicos, pero hay señales que sirven para identificar los problemas que podrían presentarse en el futuro para los líderes de la ley. Todo lo que tenemos que hacer es aplicar la información histórica y los datos de prever las tendencias. 

La temporada 2015/16 ha sido una de los más difíciles para edificar el cumplimiento de la ley, cubrir cada espacio y continuar con sanos lazos con la comunidad. Cada año trae consigo una nueva serie de triunfos y tragedias. El escrutinio público colocado sobre la policía requerirá que los líderes se encuentren centrados y más alerta que nunca.

Uno de los temas que deberán abordar las fuerzas policiales -aunque no especializadas en ello- es la lucha contra el terrorismo. O al menos estar alerta ante hechos sospechosos. Ahora es un buen momento para desempolvar esos planes de acción que siguieron al ataque terrorista del 11 de setiembre, quince años atrás. La matanza reciente en París, Niza, Orlando y San Bernardino ha demostrado que el gigante dormido de terrorismo urbano ha despertado. La policía local volverá a jugar un papel fundamental en la recopilación de inteligencia y la preparación para la posibilidad de un ataque. Los métodos tradicionales de vigilancia no son rival para el terrorista urbano y que, si bien puede usar sofisticado armamento, explosivos y tácticas de guerra de guerrillas, también se desenvuelve con un simple cuchillo. Se requerirá una formación especializada mejorada. Además, el reto de hacer cumplir la ley será la de lograr un equilibrio entre la necesidad de equipos complejos de tipo militar contra el escrutinio público sobre la "militarización de la policía."

En el orden de los delitos comunes, si el departamento de policía utiliza cámaras, este debe estar preparado para defender su política de entrega o la retención de las grabaciones. Hay poca coherencia entre departamentos cuando se trata de la implantación de cámaras. Las dos primeras preguntas después de un incidente controversial serán: ¿Se activó la cámara del oficial? ¿Cuándo puede (el público, los medios de comunicación, abogados, familia, etc.) ver la filmación? La decisión de retener o liberar las grabaciones es claramente librada a la política cada departamento. Todo lo que desea, es ser coherente. No ceder a la tentación de dar a conocer solo los videos que muestran a oficiales con cámaras haciendo buenas obras (salvar vidas, ayudar a las personas sin hogar, etc.), mientras se esconden los videos controvertidos, a menos que influyan en una posterior investigación. El reclamo de transparencia es un hilo delgado entre el bien, el mal y el futuro de las relaciones entre ciudadanos y policías.

Las protestas y manifestaciones por los incidentes en los cuales la policía norteamericana haya actuado de manera irresponsable es probable que continúen. Por desgracia, no van a ser de corta duración y en varios se producirán incidentes mayores. La primera ola de disturbios se presenta como una reacción a un incidente en particular. Entonces, hay una demanda de transparencia, enjuiciamiento, renuncia, etc., de los que participan. A continuación, está la reacción a una decisión de procesar o no.

A nivel nacional los grupos organizados proporcionarán apoyo para los locales. En algunos casos, de tipo anarquista. Ha habido casos de manifestantes que viajan de una ciudad a otra para producir escándalos. Una vez más, el entrenamiento será la clave para la preparación de los oficiales en estas circunstancias. Muchas lecciones - positivas y negativas – y esto se puede extraer de los disturbios se vieron en Ferguson, Baltimore, Chicago, y en otros lugares, cuando en forma dudosa -aunque en muchos casos se ha probado la normal actuación del funcionario-. Por ejemplo, el joven afroamericano ultimado en las calles de Ferguson, había asaltado a un negocio de comestibles minutos antes.

Una situación a tener en cuenta es la persecución penal de los oficiales. Parece que existiera un creciente deseo de inducir la persecución penal para los funcionarios cuyas acciones causar lesiones o la muerte. Es difícil discernir si siempre ha habido una necesidad de dichos procesos. ¿El policía tomo una decisión apresurada? ¿Encontró su vida en riesgo? ¿El abatido no siguió sus instrucciones? Poco se puede hacer para prepararse para este tipo de situaciones que no sean para asegurarse de que la línea de conducta profesional se eleve dentro de las organizaciones policiales. Las actividades más comunes -por lo que podría dar lugar a la persecución penal- son enfrentamientos armados y las colisiones de vehículos. Identificar problemas potenciales antes de que se manifiesten en la conducta criminal es esencial.

La formación adecuada en el uso de operaciones de las fuerzas de seguridad es de suma importancia para evitar un desastre mayor en estas áreas críticas. En los últimos años, el Departamento de Justicia y otras agencias federales han respondido rápidamente a intervenir en los asuntos de la policía local. Este es probablemente el resultado de la presión política de Washington DC o un historial de fracasos en varios departamentos de policía a lo largo de los EE.UU. Expertos vaticinan que se puede aprender mucho de la lectura atenta de informes publicados, reglas y obligaciones, límites u otros documentos en los que han participado las agencias federales. Además, es fundamental el Reclutamiento y la Retención. Reclutar y conservar a los oficiales es siempre un reto. En un futuro previsible, va a ser aún más difícil de mantener a los policías ya que estos continúan permanentemente con su educación especializándose en otras áreas como derecho, investigación privada, seguridad privada o contratados para operaciones especiales.

Por último, está la confrontación que retiene al oficial de policía en el medio de la disputa entre los medios y la opinión popular. Los comunicadores demuestran una gran ignorancia sobre el trabajo policial y lo critican desde la vidriera, mientras que el ciudadano común, ese a quien siempre tildamos de “yankee” frío, utiliza su lógica: ¿Quién es el que tiene usualmente la razón? ¿El policía que arriesga su vida en pos de la ley o el ladrón armado que lo amenaza?

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Setiembre 4, 2016

Por supuesto que la relación oferta-demanda hace que no sea una regla fija, pero los sueldos anuales de un CEO (En una empresa de unos 500 trabajadores) en USA oscila entre 100.000 y 150.000 dólares.