LOS GASTOS *CAPRICHOS* CAUSAN UN GRAN IMPACTO AL BOLSILLO

 

*EL AGUJERO NEGRO DEL PRESUPUESTO FAMILIAR*

 

-Si a pesar de que lleva un control de sus gastos fijos su, cartera no cuenta con efectivo para finalizar la quincena, seguro eso se debe a que sin percatarse a lo largo del día su bolsillo tiene fugas inconscientes de su capital que a simple vista pasan desapercibidos, y sin un control estos desembolsos afectan sus finanzas personales-

 

 

-Los especialistas recomiendan reemplazar las compras impulsivas por los desembolsos planificados en las personas sin importar edad y clase social-

 

En tiempos de alta inflación, la frase "no sé en qué se me fue la plata" puede ser dicha más de una vez en el día. Un argentino promedio sale a caminar dos veces al día, lo que significa que visita el quiosco, la máquina de golosinas o la panadería más cercana a su trabajo en *dos momentos* dejando allí sumas consideradas pequeñas y que a lo largo del día, del mes y del año pueden representar un monto considerable.

El estudio más amplio sobre el tema lo hizo la CONSULTORA HN y concluyó que lo que se denomina "Los gastos caprichos” representa en el año entre el 9 y el 12% de los ingresos de un trabajador.

Es decir, que alguien que tiene un salario de $10.000, gasta en el año $14.400, en consumos no planificados y que se miden individualmente como insignificantes.

En la Argentina, la CONSULTORA HN determinó que el 20% de las compras son para consumo inmediato. Si bien no son necesariamente consumos superfluos, si se trata de gastos realizados en base a necesidades urgentes y no planificadas.

Para pensar algunos paradigmas. Un café con leche con medialunas a media mañana cuesta unos $38. En el mes suma $836 y en el año significan $10.032. Más de un salario mínimo que se fue del bolsillo en café con leche.

Un paquete de figuritas que les compramos a los chicos para el álbum a la salida del colegio cuesta $9, al mes suma $98 y en el año significan $2.376…

"Desde el punto de vista cognitivo el gasto *capricho* es difícil de controlar porque se visualiza como algo despreciable. La alternativa de ahorrar ese dinero o evitar ese consumo no tiene valor. Si con $20 no puedo hacer nada, por qué no voy a tomarme ese café o comprarme esa golosina"

El experto en economía de la Consultora en el comportamiento, considera que el hecho de que el billete de mayor denominación en la Argentina tenga un poder de compra tan bajo, le juega en contra a los que quieren ahorrar…

“Habitualmente existe en las personas la aversión a cambiar los billetes más grandes. Es un ejercicio para ahorrar”

Quien tiene un billete de alta denominación sin cambiar, no para en el quiosco, porque tiene en la cabeza la idea de que al volverlo a un valor menor, los billetes de menor denominación vuelan de la cartera. Y cuando el valor del mayor billete es de menos de $100, se utiliza para el gasto “antojo”…

“La regla de retenerlo para ahorrar, deja de funcionar"

Algunos gastos corrientes, según los datos, un argentino promedio consume dos aperitivos por día además del almuerzo. Si uno fuera un café en un moderno vaso para llevar de los que invadieron la ciudad de Buenos Aires en los últimos años, por día se gastarían unos $48 y en el año sumarían $12.672. Si el segundo estimulante fuera una barra de cereal o un alfajor, más una bebida compradas en el kiosco, en el año sumarían $9.240 pesos. En total sumarían $21.912 pesos…

“Un monto que podría cubrir una buena parte de unas lujosas vacaciones o, de un arreglo que está demorado en el hogar o, impulsar el cambio del auto”

También hay otros gastos imperceptibles que se acumulan y hacen estragos en el presupuesto. Usar el cajero automático equivocado puede significar un cargo de hasta $16 del banco. Gastar $16 para no caminar dos cuadras hasta el banco donde podemos hacer una extracción gratuita puede parecer un buen negocio.

No obstante, hacerlo dos veces por semana significa en el año $1.536. Alguien que vive en el conurbano bonaerense y usa diariamente su auto para llegar al centro si carga nafta en las afueras tendrá que desembolsar dos pesos más por litro que si lo hace en una estación de servicio en Capital, y eso significa en 4 tanques de nafta mensuales, un total de $5.760.

Si bien erradicar el *gasto capricho* es una tarea titánica, hay algunos mecanismos para controlarlo. Las viandas de almuerzo son un caso. Según la CONSULTORA HN, este año el 45% de las casas reconoció que prepara vianda en el hogar y un 15% dijo que lo hace todos los días. Al mismo tiempo, el 63% de los encuestados dijo que va menos a consumir afuera que el año pasado. Comprando a diario un menú ejecutivo de $100, suma en el año $26.400 pesos…

“Y si los que lo hacen son dos, el agujero negro del presupuesto está ahí”

La clave es reemplazar el gasto impulsivo por el planificado. Comprar la barrita de cereal o el alfajor en el supermercado en lugar del quiosco de la esquina significa ahorrar hasta el 50%. Cargar nafta el día del descuento y en la estación de servicio con mejores precios puede significar hasta 20% de ahorro en combustible…

“Por ahí aparece el dinero que se volaba de la billetera”

Para el presidente de la CONSULTORA HN, una buena estrategia para combatir la tentación de los pequeños gastos diarios es, hacerlos mensuales…

"Hay que transformar las hormigas en elefantes para darles valor"

"Recién cuando se encara un proyecto de largo plazo se, valoriza el ahorro que parecía insignificante y se consigue una fortaleza de control mayor"

Dr. HUGO JOSÉ NARANJO.-

 

-HUGO JOSÉ NARANJO-

“Doctorado honoris causa, Máster y MBA Nacional e International”

“Executive en Dirección de Proyectos y Empresas”

*El filósofo enamorado de la vida*

“He sido un hombre que busca y aún lo sigo siendo, ahora no indago

en las estrellas ni en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre"

“Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos

que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral”

http://www.radiolacumbre.com

http://www.prisioneroenargentina.com/#!hugo-jos-naranjo/cjnn

*Prohibido cortar y pegar en la web, los ensayos, narraciones, y cartas, usando la pertenencia de mis bibliografías, según la ley 11.723, régimen legal de la propiedad intelectual, y decretos modificatorios*