Artículo de LaNacion.com.ar

 

El presidente Mauricio Macri convocó anoche a las Fuerzas Armadas a cumplir "un rol preponderante en esta nueva etapa" y advirtió que "muchos argentinos esperan que trabajemos juntos en soluciones y llegar a la pobreza cero".

Al encabezar la cena anual de camaradería de las FF.AA. en el Edificio Libertador, Macri dijo que "no hay más lugar para divisiones" y destacó que el desafío estará relacionado a "participar" del control de frontera, la lucha contra el narcotráfico y la colaboración en situaciones de emergencias climáticas.

Del evento participaron, además del presidente, Marcos Peña, Julio Martínez y los jefes de las cuatro fuerzas.

Macri reconoció que durante "años ha habido un problema severo en el reconocimiento salarial al trabajo que ustedes realizan" y dijo que "hemos empezado a hacer la recomposición, con toda la intención de lograr un reconocimiento a los retirados" en especial, pero no realizó anuncios en materia salarial.

El único anuncio lo realizó el ministro de Defensa, Julio Martínez, quien anticipó una línea de créditos para vivienda a militares por 1400 millones de pesos. En su primera cena de Camaradería como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Macri recordó que en el inicio de su mandato fijaron "tres líneas, y creo que vamos bien en estos tres ejes de trabajo que son caminar hacia una Argentina con pobreza cero, derrotar el narcotráfico y unir a los argentinos y en todas ellas necesitamos de las Fuerzas Armadas". "Unir a los argentinos es un desafío que tiene que ver con dejar la confrontación y buscar la coincidencia y el diálogo. Todos compartimos un día de mucha alegría el último 9 de Julio", recordó el Presidente, quien mencionó la "selfie" que se tomó un granadero con un caballo y otra foto de "un soldado con una criatura de cinco años" que tuvo amplia repercusión en las "redes".

Macri destacó además que "los argentinos necesitamos una participación activa de las fuerzas; para crecer, desarrollarnos y generar empleo tiene que haber paz y tranquilidad", al tiempo que elogió las labores en misiones de paz y en situaciones de emergencia climática como las inundaciones que se registraron en Entre Ríos a comienzos de este año. "Son muchas las tareas y estamos en una época de escasos recursos. Con inteligencia, vamos a encontrar cómo modernizar, cómo evolucionar y estar a la altura de los desafíos que nos planteamos", afirmó el mandatario en su breve discurso que duró apenas 7 minutos.

Al término de su mensaje, Macri se quedó a compartir la cena con los jefes de las Fuerzas Armadas, que consistió en una entrada de pavita y jamón glaseado, paté de la maison y mix de hojas verdes, para luego continuar con un solomillo de cerdo laqueado a la miel y chutney de manzanas y, como postre, un capuccino de maracuyá acaramelado con arándanos. La cena tuvo una importante convocatoria de funcionarios del gobierno nacional, que fueron ubicados en todas las mesas mezclados con representantes de las Fuerzas Armadas.

De la cena participaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Defensa, Julio Martínez, y los jefes de las cuatro fuerzas, el jefe del estado mayor conjunto, el general Bari del Valle Sosa; del Ejército, el general Luis Suñer; de la Armada, vicealmirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur y el de la Fuerza Aérea, brigadier Enrique Amrein.

Mauricio Macri llamó a las Fuerzas Armadas a cumplir "un rol preponderante en esta nueva etapa"

CARTA A UN MILITAR QUE COMBATIRÁ EL NARCOTRÁFICO

 

Estimado soldado que combatirá el narcotráfico, tengo primeramente y ante todo que expresarle mis condolencias. Usted ingresó a la fuerza para otro tipo de enfrentamientos, mucho más francos como es la guerra. Ahora pasará a desempeñarse como policía en un mundo muy complicado. Tan complicado que en esta “guerra”  en donde no hay ejércitos que enfrentar, llega a afectar hoy muy seriamente el futuro de la humanidad. La no existencia de ejércitos oponentes hace que yo no comprenda para que los convocan. De todas formas le diré que “la calle” es un territorio muy difícil, complicado y con muchas variantes, en donde casi siempre uno finalmente es el perdedor. En donde por mejor que actúe, siempre habrá suspicacias. Si no lo cree, mire a sus pares de otras épocas, hoy sufriendo y muriendo en las cárceles del país ante la total indiferencia de quienes hoy lo enviarán a ustedes a transitar por las mismas calles que transitaron ellos en el pasado.

 

DE LOBOS Y CORDEROS

 

Posiblemente sus jefes como en el pasado,  harán interesantes cursos, recibirán floridos diplomas, que podrán exhibir con orgullo, pero para conducirlos con cierta seguridad e idoneidad, les faltará “la calle”. La real, la que enseña y golpea a través de años de trabajo. A la que se llega a conocer solo con juventud y desde las bajas jerarquías. La que impone un verdadero equilibrio ecológico, eliminando a través de la permanente  labor a los débiles y los menos aptos. La que no respeta la mejor oratoria que se pueda tener, ni el mejor uniforme ni la mejor arma.   Yo pude verlo en la década de los trágicos años 70, en donde los miembros de su fuerza y muchos de la mía creyeron que la cosa era fácil y que estaban en una sociedad de corderos, a los que había que salvar y que estos siempre los apoyarían y admirarían. No percibieron que debajo de la piel había verdaderos lobos. Así por reflejo también  fuimos arrastrados los policías y  cuanto ex uniformado anduvo suelto en los años 70, partícipe o no de la “salvación de la patria”.

 

LO PEOR DEL SER HUMANO

 

Prepárese a enfrentar, todas las pasiones y debilidades y también habilidades humanas, al servicio del mal. La ambición, la mezquindad, el miedo, la traición, la mentira, el sexo, los vicios y el dinero por toneladas, todo en manos de depredadores que tanto en las calles como en los despachos del poder, dominan el territorio en el cual ustedes van a ingresar. Por vocación, como otros muchos, tuve oportunidad de trabajar de siempre en la calle, también con la DEA, ser becado en EEUU, cumplí lo mejor  que pude junto a otros policías  pese a lo cual, HOY ELLOS Y YO ESTAMOS EN PRISIÓN CULPABLES O NO, ANTE LA INDIFERENCIA E HIPOCRESÍA DE LOS MANDATARIOS DEL PRESENTE. Mientras que otros ex uniformados, empresarios, sindicalistas, funcionarios judiciales, etc. verdaderos responsables gozan de buena salud y libertad.  Sé que lamentablemente lo que le cuento sobre mi experiencia no le sirve, ya que esta no se trasmite. Pero por lo menos a partir del momento en que comience a actuar, documente cada instante de su vida y labor. Hoy existe la tecnología para ello. Si sobrevive, y cada día logra regresar al hogar, le podrá servir a futuro cuando en “agradecimiento” los lobos le pidan explicaciones, sobre lo que hizo por otros. O SI LO PREFIERE, POR SU PATRIA.                                                                                     Muy sinceramente le deseo que la suerte lo acompañe.

 

“¿Cómo se puede decir a un hombre que tiene una patria cuando no tiene derecho a una pulgada de su suelo?”.                                                                                                      Henry George (1839-1897)

Por 

Claudio Kussman