El hombre es materia y espiritu, no he descubierto nada, ya que todos lo saben.Lo realmente trascendente en la vida es lo espiritual. Hay dos vidas y una sola verdadera, la vida terrenal y la vida eterna. Cuando morimos termina nuestra existencia material y solo trascendemos a ella a traves de las obras terrenales que hemos hecho que scomo verdaderas huellas de nuestro paso por la vida.Estas fruto de nuestra espiritualidad.

 

Decía no hace muchos años un Presidente en Sudáfrica que se llamaba Mbeki " Es natural que nadie quiera ser pobre, es natural que todos quieran salir de la pobreza, pero es bueno saber que no debe ser a cualquier precio, porque no es bueno hacerlo y renunciar a los valores morales"

 

Esto que menciono anteriormente marca de alguna manera el equilibrio que hay que mantener en la vida respecto del doble enfoque que señalo entre el "yo material" y "el yo espiritual". Hay en la sociedad "seres muy ricos" que quieren ser "aún mas ricos",excesivamente ricos sólo por ambición personal "ilimitada" y se olvidan de muchos aspectos importantes de "su espiritualidad". Nadie se lleva sus riquezas materiales al otro mundo, el de la vida eterna, Personalmente creo que es importante pensar en lo "material" no solo porque la vida se hace más placentera sin demasiadas privaciones económicas personales y ademas es una seguridad para sus herederos, sus hijos y nietos,etc. pero hay "ambiciones materiales que matan" no solo a ciertas personas sino que alcanzan a sus propios hijos. Es lo que estamos viendo en nuestra sociedad , hoy algunos "presos por su excesiva ambición materialista" comprometiendo hasta sus propios hijos, conviertiendolos en verdaderos delincuentes. Tanta ambición materialista? Hoy los hijos corren el peligro de ir a la cárcel? Sí, triste por cierto.

 

Siempre he dicho -lo aprendi de mi padre- que las llamadas "herencias" -lo que dejamos a nuestros descendientes- no son sólo bienes materiales- sino VALORES DE VIDA. Lo que trasciende es el espíritu y los valores "espirituales" que tanto hace falta instalar en estas sociedades modernas que han convertido a lo "material" en una prioridad esencial en la vida. Es bueno ser rico en términos ecónomicos para satisfacer nuestras propias necesidades familiares pero fundamentalmente para compartir con otros seres humanos nuestra propia riqueza. Esto es lo importante.

 

Necesitamos una sociedad "más espiritual" una sociedad donde se recuperen los valores de vida, de honestidad, de compromiso social con los más necesitados, con una mayor conciencia que la "vida terrenal" es sólo un pasaje a una "vida eterna". Es necesario preparse en la vida terrenal para esa vida desconocida. Si asi lo hicieramos habremos de haber logrado la gran felicidad que todos deseamos para nosotros y nuestros descendientes..

 

Dr.Francisco Bénard

Abogado

Materialismo - Espiritualidad