Movimientos InMaduros

 

La Asamblea Nacional saliente de Venezuela nombró el miércoles trece nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia en un acto que, según los expertos, servirá como una barricada contra el nuevo cuerpo legilslativo que se posesionará en enero y que será dominado por la oposición.

 

El gobierno de izquierda (Totalitario?) del presidente Nicolás Maduro está luchando para mantenerse en el poder a pesar de la caída de su popularidad a raíz de una grave crisis económica. Aunque los votantes venezolanos hayan golpeado al partido en el poder con una dolorosa derrota en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, Maduro y sus aliados están radicalizando su retórica y dicen que van a socavar el liderazgo mayoritario de dos tercios conquistado por la oposición en la nueva Asamblea Nacional, que asume el 5 de enero.

 

Expertos en derecho constitucional y críticos del gobierno dicen que los aliados de Maduro violaron las normas constitucionales para hacer los cambios en el Tribunal Supremo, lo que le permitiría bloquear las iniciativas de la oposición, incluyendo la liberación de los presos políticos y la apertura de la economía.

 

La lucha por poder que pone a las ramas judicial y ejecutiva por un lado y a la Asamblea Nacional dominada por la oposición por el otro anticipa un escenario de parálisis institucional que podría profundizar los problemas sociales y económicos del país, según los analistas.

 

“Existe la desafortunada posibilidad de que tengamos una grave crisis el próximo año”, dijo José Vicente Haro, profesor de derecho constitucional en la Universidad Central de Venezuela en Caracas.

 

PrisioneroEnArgentina

Enero 12, 2016