Luego de casi dos décadas de chavismo, el pueblo venezolano está mucho peor que antes de la toma del poder del Comandante “revolucionario”, sin alimentos ni medicinas y con estos dos tristes récords: la inflación más alta del mundo y Caracas es la ciudad con mayor índice de asesinatos del planeta. Esto sin contar los casi cien prisioneros políticos que tanto preocupan -con razón- a Mauricio Macri. Es una cuestión de prestigio internacional que lo alumbrará como un líder, más obteniendo el apoyo de la administración norteamericana. En casa, no hay presos políticos. No es costumbre admitirlo y no es bueno que existan. Seguramente -pienso hoy, en un día positivo- el presidente encontrará la forma de enviar a sus casas a los pocos secuestrados que sobrevivan.

Venezuela nunca fue un paraíso en este curioso mundo que nos toca vivir. Una sucesión de golpes de estado, mezclados con gobiernos con grandes habilidades para abrazarse a la corrupción generaron que otro golpista lograra despertar la esperanza de los caribeños. Hugo Chávez Frías, como todo populista, se apoderó de las mentes desprotegidas y los bolsillos necesitados para elevarse al poder. El comandante, un hombre muy crítico de Fidel Castro y su perpetuidad en el poder en sus comienzos, no recibió amor por parte de los gobiernos estadounidenses y dando un golpe de timón, tomó el rumbo inesperado (Cualquier similitud con la relación Castro-Eisenhower en los años sesenta, es pura coincidencia) Castro y el modelo cubano se convirtieron en mentor y esquema de El Arañero de Sabaneta. Solo que los que tenemos poco talento no sabemos que tenemos poco talento y El Comandante no fue una excepción. El dirigente hoy opositor Carlos Melo, ayer un seguidor, confiesa haber caído en la trampa y haber mirado para otro lado en cuando al historial golpista de Chávez. Minutos después del ascenso al poder, ya era tarde para Melo y para toda Venezuela. Si Chávez hacía magia solo con el discurso populista disfrazando el declive de su administración, su sucesor Nicolás Maduro fue la prueba del ego flácido. “Después de mí no hay más nada” pareciera haber dicho el malogrado en su lecho de muerte. Maduro sería la prueba de la “grandeza” de Chávez. Sin idea de conducción, sin talento para artes dramáticos, sin control de su esfínter mental, para llegar -al fin- a la consecuencia de nuestros días.

Si la historia tiene sus interpretaciones (Y en Argentina sabemos un poco de ello) Macri vendría ser como un Político Sin Fronteras, como esos valientes sanadores que arriesgan y sacrifican sus vidas atendiendo humanos en las zonas más pobres del globo, sin tiempo para recetar un antibiótico a sus propios padres. Los presos políticos de allí valen más que los de aquí. Son más famosos y Venezuela con sus saqueos es más famosa. Casi 700% de inflación proyectada este año y la hambruna que está llevando a sus ciudadanos al pánico ganan, los medios de prensa. Esto invitaría a una intervención humanitaria. ¿Es este el caso de Macri? ¿Es más fácil jugar al paladín en rodeo ajeno? Tiene menos riesgos y más reconocimiento que la disputa intramuros. En Argentina todo cuesta. Los ex uniformados son todos genocidas, las pobres mentes que se han tragado ese latiguillo vivirán en la ignorancia. Los que lo han explotado, lo harán en la abundancia. La década ganada ha pasado y si bien se han llevado esas ganancias, la propina que han dejado está llena de bacterias que el actual gobierno no quiere desinfectar. Mientras tanto, Argentina y Venezuela navegan sin ver la estrella Polar.

                                Fabian Kussman     .     PrisioneroEnArgentina.com

          Scarano                                Rivas                                 López

Recursos de la Revolución Bolivariana

El Petróleo

Con volúmenes estimados en cientos de miles de millones de barriles de petróleo liviano, mediano, semi pesado y pesado que suman alrededor de los 500.000 millones, lo cual convierte a Venezuela en el país con las mayores reservas petroleras del mundo. Además dispone de una infraestructura para la producción y transformación de petróleo que la coloca dentro de los primeros países del mundo con tan grande existencia de Pozos, oleoductos, tanques para almacenamiento, refinerías y terminales de embarque. Así como de inversiones petroleras en otros países como CITGO.

Se estima el valor aproximado de este patrimonio petrolero entre 10 y 15 trillones de dólares.

Minerales

Oro, Aluminio (bauxita), Acero, Uranio, Silicio, entre otros. Con un valor superior estimado a los 800.000 millones de dólares.

Oro

Se estima en miles de toneladas las existentes en las distintas minas en la región Guayana (estados Bolívar y Amazonas), con un valor aproximado acorde con las reservas estimadas que valen miles de millones de dólares.

Aluminio

La existencia de cientos de miles de toneladas de Bauxita (materia prima) cuantificadas principalmente en el cerro los pijiguaos, permite la producción de aluminio por décadas para el consumo nacional y para exportar. Cuenta con toda la infraestructura necesaria para la explotación y transformación de este mineral.

Acero

En el cerro Bolívar se encuentran cientos de miles de toneladas de hierro de buen tenor, Que garantizan sostener el consumo nacional y también exportar acero al menos por casi 100 años. Además se cuenta con las Acerías para la transformación del hierro.

Venezuela posee adicionalmente más de diez tipos de minerales de alta demanda en el mundo, ubicados a lo largo y ancho de la geografía nacional, los cuales aún no están siendo explotados y transformados, con los adecuados niveles de producción, pero van desde el Uranio en el Amazonas hasta las grandes minas de Silicio en las sabanas de Monagas.

Esto brinda da una indicación de la inmensa riqueza natural que obstenta el país en sus suelos y que deben servir para afianzar el desarrollo y niveles de prosperidad de las familias Venezolanas. Sin que exista justificación alguna del por qué esta riqueza natural que se posee, no ha servido para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes y se observen con tristeza, las condiciones limitativas que tienen para cubrir sus necesidades básicas los sectores E,D y C de la población que conforman el 90% de los Venezolanos, cuyos niveles socio-económicos son angustiantes y sus ingresos familiares mensuales están igual o por debajo del costo de la canasta alimentaria.

Lamentablemente la realidad en que se encuentra el país y su revolución, es de niveles angustiantes de desabastecimiento de los productos básicos de consumo familiar (entre 50% y 75%), una inflación que será la más alta del mundo, niveles de pobreza que oscilan entre 55% y 70% de la población en las distintas regiones del país. por ejemplo Sucre es la que presenta mayores niveles de pobreza (70%) y la región Capital es la de menor (55%).

Acorde con los recursos petroleros y mineros que posee Venezuela esta ubicada en los 20 países del mundo con mayores riquezas naturales, que la califica dentro de los habitantes de las naciones más ricas. Realidad que no se compara con la que vive actualmente en Venezuela, que esta considerada entre los países del mundo con peores niveles socio-económicos.

 

Recursos Naturales Argentinos

El dilatado territorio, las diversas geografías que éste abarca y los distintos materiales que las geografías ofrecen para la actividad humana son elementos que permiten que la República Argentina cuente con un enorme, invaluable caudal de recursos naturales. Recientemente, la propiedad de este patrimonio le valió a la Argentina ser declarada, entre casi doscientas naciones, como el noveno país con mayor biodiversidad y riqueza natural del mundo.

En la región pampeana, en el centro del país, el suelo fértil de relieve nulo y el clima templado de constante humedad conforman un paisaje ideal para el cultivo y la ganadería. Allí se cultivan fundamentalmente las oleaginosas y los cereales; allí se crían también vacunos y bovinos.

En la región patagónica, en el vasto sur argentino, se ubican los yacimientos petrolíferos y gasíferos, que constituyen una de las más importantes fuentes de riqueza natural del país. La provincia de Neuquén concentra casi toda la producción de hidrocarburos nacionales; también participan en esta producción las provincias de Chubut y Santa Cruz.

En la región del oeste del país, en las provincias situadas sobre las márgenes de la cordillera, se concentran los recursos minerales. En esta zona se extraen principalmente minerales de tipo metalífero tales como el oro, el zinc, la plata, el azufre y el uranio.

En la región norte, en las provincias de la Mesopotamia argentina, la profusa presencia de vegetación constituida mayormente por pinos y eucaliptos, cuyo crecimiento es particularmente favorecido por el clima subtropical de la zona, ha permitido el desarrollo de la industria forestal y maderera.
Mención aparte merecen los recursos hídricos: por una parte, se encuentra el Mar Argentino, una ancha plataforma submarina que cuenta con una importante riqueza en recursos pesqueros, fundamentalmente vinculados a la captura de la merluza; esta plataforma es también una fuente potencial de recursos petrolíferos.

Por otra parte, los recursos hídricos argentinos también se encuentran en las grandes cuencas de agua dulce, cuyo aprovechamiento está ligado a la producción hidroeléctrica. Esta se realiza en los embalses de Yaciretá, sobre el río Paraná; en el de Salto Grande, sobre el río Uruguay; y en el del Chocón, sobre el río Limay.

Aportando sus materias primas, cada región del extenso y heterogéneo territorio argentino participa de la riqueza originaria y fundamental del país. El patrimonio de estos recursos permite -mediante una explotación responsable- construir una identidad nacional en donde el caudal de la naturaleza y la producción de los seres humanos se concilian, generando así el proceso del trabajo y la vida.

 

Perdón, ¿Y así estamos?