Un Miembro de un Gigantesco Aparato Conspirador

PELUQUERO

 

Como siempre, pedí al peluquero un corte  corto. Es domingo, y en los últimos 4 meses y medio es mi cuarto corte de cabello en la Unidad Penal 31.  NILDO JESUS DELGADO quien oficia de peluquero, tiene 64 años de edad, es una persona de baja estatura, calvo, robusto, muy limpio en su persona,  y  está detenido desde hace 4 años sin  juicio hasta la fecha. Legalmente le habría correspondido la libertad a los 3 años de detención. La Ley 25.430, arbitrariamente no corre para nosotros. DELGADO vino desde la provincia de Corrientes de donde era oriundo a los 18 años de edad. Como muchos otros hombres del interior del país, lo hizo buscando un futuro mejor. Si bien conocía el oficio de peluquero, durante años trabajó como albañil. Se casó con Antonia y tuvieron 4 hijos.

 

AGENTE DE POLICÍA

 

En el año 1975, con 29 años de edad,  ingresó a la Policía de la  Provincia de Buenos Aires, como aspirante a agente, siendo destinado a la Comisaría de Monte Grande.  Eran años difíciles en donde entre otras cosas, frecuentemente los terroristas atacaban las  dependencias policiales. Él comenzó haciendo tareas de limpieza y luego de hacer el curso para agente, cumpliendo  servicio de 11 a 19 horas, pasó a ser  imaginaria, (hombre que cubre un puesto de custodia, siendo relevado cada 2 horas)  alternando un puesto en el techo, con el de la puerta de ingreso a la comisaría. También realizaba trabajos de limpieza. En  1984 su padre que vivía en la provincia de Corrientes enfermó gravemente por lo que pidió permiso para ir a verlo y asistirlo hasta su muerte. Este derecho le fue negado, por lo que solicitó la baja volviendo a la vida civil.

 

ALBAÑIL- CHOFER - VIGILADOR - PRESO

 

Trabajó de albañil, como chofer sin nombramiento en la Municipalidad de Ezeiza, y por último como vigilador privado en una agencia de seguridad. Allí fue detenido por una comisión de la Policía Federal. Cuando le dijeron que estaba imputado por un delito de lesa humanidad, pidió que se lo anotaran en un papel. Nunca había escuchado nada sobre un delito de este tipo. DELGADO es la imagen viviente y el fiel reflejo  del nivel investigativo que lleva a cabo  “la justicia” hoy.

 

MILANI, RUCKAUF, “ISABELITA”  Y OTROS

 

Mientras los MILANI, RUCKAUF, “ISABELITA” (ex presidente de la Nación) y otros muchos famosos, entre los que hay empresarios, funcionarios, judiciales, políticos, sindicalistas, curas, etc. gozan de buena libertad a pesar de su responsabilidad,  a DELGADO se lo imputa “del plan criminal llevado a cabo en el país en los años 70” según reza en la acusaciones judiciales.  No tiene jubilación alguna, su esposa está con cáncer de mama, y la complejidad de la imputación que pesa sobre él, está más allá de su comprensión. Sobrevive con los 3200 (260 dólares aproximadamente) pesos que cobra por su tarea como peluquero, más la ayuda de algunos buenos Samaritanos. Realmente la hipocresía y la mentira imperante,  no tiene límite. Esa misma mentira e hipocresía me llevan a escribir estas líneas. Si bien tenía conocimiento de este caso y otros similares, desde antes de ser yo detenido, expresarse a favor de quien tiene una imputación de este tipo puede llegar a ser muy comprometedor. Por ello tuve charlas de pasillo (el que une todos los pabellones) y 4 cortes de cabello con DELGADO. Así alterné y conocí a  un hombre sumamente sencillo en su forma de ser y pensar.

 

LOS JUECES NO SON DIOSES

 

Lamento por él, y por su familia  lo vivido y lo que les toca y tocará vivir. Mientras tanto pasa sus horas trabajando como peluquero y aprendiendo marquetería. Las 2 labores las hace bien, con sus manos que muestran las huellas de años  de trabajo duro. Cuando habla de su situación legal, es común escucharlo en su tonada provinciana y gran  resignación, decir: “que sea lo que Dios quiera”. Lamentablemente en su caso y otros similares, los que hacen lo que quieren, son nada más que  miembros de la “justicia”. Ellos,  por supuesto no son Dioses, aunque quizás, si crean serlo.