Durante su presidencia, John Fitzgerald Kennedy -en la oficina oval entre 1961 y 1963- sumó a su grupo de asesores a un número de intelectuales cuyos pensamientos podían llevar algún aire fresco a la máquina burocrática de la que tanto renegaba el joven presidente. Esto no hizo más que desarrollar una cadena de obsecuentes que nada solucionaron y que solo cambiaban pequeños detalles de la historia para sostener sus participaciones. La función era armar y difundir complicadas tergiversaciones para justificar las políticas de Washington , mientras descalificaban a las voces críticas.

Se los conoció como Los Nuevos Mandarines. Estos revisionistas instantáneos vivieron y viven hoy también -como reinventados- en nuestro país. Imagine usted -por ejemplo- a un pelotón de clones de Ricardo Forster. 

 

 

A TODOS LOS COMANDOS, ORGANISMOS Y UNIDADES DE LAS FUERZAS ARMADAS DE LA NACION ARGENTINA PRIORIDAD "F"TXT:

"Como comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y soldado experimentado luego de más de sesenta años de vida en la Institución, quiero llegar directamente a ustedes para expresarles mis felicitaciones por el heroico y leal comportamiento con que han afrontado el traicionero ataque de la noche del sábado 19 de enero de 1974”.

"Los ejemplos dados por los jefes y oficiales que han llegado hasta ofrendar sus vidas, tuvo la misma repercusión en los suboficiales y soldados que - con su valentía y espíritu de lucha - repelieron la agresión, con la colaboración de la Armada y la Fuerza Aérea”.

"Quiero asimismo hacerles presente que esta lucha en la que estamos empeñados, es larga y requiere en consecuencia una estrategia sin tiempo”.

"El objetivo perseguido por estos grupos minoritarios es el pueblo argentino, y para ello llevan a cabo una agresión integral”.

"Por ello, sepan ustedes que en esta lucha no están solos, sino que es todo el pueblo que está empeñado en exterminar este mal, y será el accionar de todos el que impedirá que ocurran más agresiones y secuestros”.

"La estrategia integral que conducimos desde el gobierno, nos lleva a actuar profundamente sobre las causas de la violencia y la subversión, quedando la lucha contra los efectos a cargo de toda la población, fuerzas policiales y de seguridad, y si es necesario de las Fuerzas Armadas”.

"Teniendo en nuestras manos las grandes banderas o causas que hasta el 25 de mayo de 1973 pudieron esgrimir, la decisión soberana de las grandes mayorías nacionales de protagonizar una revolución en paz y el repudio unánime de la ciudadanía harán que el reducido número de psicópatas que va quedando sea exterminado uno a uno para el bien de la República”.

"Vaya mi palabra de consuelo para los familiares que perdieron a sus seres queridos, de aliento para los heridos y de esperanza para las familias del Coronel Gay y del Teniente Coronel Ibarzábal. Tengan la certeza de que todo el poder del Estado está siendo empleado para lograr su liberación”.

“Pido a Dios que el heroico desempeño de todos ustedes nos sirva siempre de ejemplo.”

(Juan Domingo Perón. Radiograma G6777 132/74. Lunes 21 de enero de 1974)

 

 

El 19 de enero de 1974 cerca de la medianoche, el Ejército Revolucionario del Pueblo y durante el tercer mandato de Juan Domingo Perón, a través de la Compañía Héroes de Trelew, atacó la guarnición del Ejército Argentino en Azul, en la provincia de Buenos Aires, para robar armas y municiones. La unidad militar estaba formada por el Regimiento 10 de Caballería Blindada y el Grupo de Artillería Blindado 1.

En la acción fueron ultimados el centinela Daniel González, el jefe de la guarnición Coronel Camilo Arturo Gay y su esposa. Su hija Patricia -junto a ella en ese momento- fue testigo de la muerte de su madre, Casi veinte años más tarde -sin poder superar ese horror- cometió suicidio.  Allí fue tomado como rehén el Teniente Coronel Jorge Roberto Ibarzábal, asesinado diez meses más tarde. 

El 20 de enero el presidente Perón se dirigió a la ciudadanía por radio y televisión con uniforme militar e insignias de general. Días después se conoció la carta que envió al personal militar de la guarnición Azul. 

En su comunicado, el viejo militar aseguraba que la decisión de las grandes mayorías de hacer una revolución en paz, “harán que el reducido número de psicópatas que van quedando sea exterminado uno a uno para el bien de la República”. Y terminaba: “Quiera Dios que el heroico desempeño de todos ustedes nos sirva siempre de ejemplo”.
Sin equivocaciones, el ya longevo líder, hablaba de “aniquilar” y “exterminar uno a uno” a los guerrilleros. Las frases de sus comunicados y de sus discursos aclamados por la sociedad argentina, parecieran haberse evaporado de la verdad y la memoria, ya que muchos peronistas (¿No Peronistas de Perón?) hoy rinden honores a estos terroristas. Si López Rega hubiera sido exitoso en sus curas paranormales, ¿Estaría el anciano ex uniformado Juan Domingo Perón en una celda sin atención médica adecuada en una de las tantas “sanas y limpias” cárceles de la Nación?

 

Jefe del Cuerpo Médico Penitenciario: Mi General, no llegó la autorización de traslado del juzgado para llevarlo al hospital…

Juan Domingo Perón: M’hijo…! Es el cuarto turno que pierdo ya. Le voy a pedir a Evita que me tramite otro...

Jefe del Cuerpo Médico Penitenciario: Isabelita, General...

Juan Domingo Perón: Isabelita, digo..

Jefe del Cuerpo Médico Penitenciario: No sé que decirle, Mi General… a veces estos jueces se "olvidan", vio?

Juan Domingo Perón: No se preocupe, doctorcito. Igual, esas “perreras” con las que me trasladan me rompen la espalda. Y con este calor, es como si me hirvieran vivo ahí adentro. ¡Si al menos me dejaran usar la Pochoneta…!

El carismático dirigente se alejó hacia su húmedo calabozo arrastrando su humanidad apoyado en su antiguo bastón. Solo volvió lentamente su cabeza cuando creyó escuchar el sonido de la marcha peronista que venía desde otros pabellones. Pero podría haber sido el viento haciendo danzar las primeras hojas de otoño por los pasillos del penal.  

 

Perón y los Nuevos Mandarines

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Junio 28, 2016