Severa preocupación por Rubén Cervera.

Sobre Rubén Cervera hemos escrito en varias oportunidades en esta página. Con él, compartí espacio en el pabellón 19 y desde hace unas dos semanas en este “hospital” penitenciario de baja complejidad al que llegó para ocupar la celda 202 próxima a la mía, la 206.

 Hoy, 2 de mayo, estamos a diez días de que cumpla 86 años de edad. Lo considero el prisionero más longevo del mundo democrático, lo cual -cada vez que se lo digo- a Rubén le hace mucha gracia.

 Se señor Cervera es soltero, tiene una familia que armó a lo largo de los años y a través del afecto conformada por diez ahijados apadrinados debido las circunstancias de la vida. Por este sentimiento continuo, hoy lo visitan como también los hijos de estos a quien ha adoptado como sus nietos del corazón.

 Rubén Cervera terminó en este establecimiento luego de una operación llevada a cabo en el hospital militar por una hernia inguinal. Motiva mi preocupación ver su acelerado deterioro, el que observo desde hace siete días, ya que es un afectado más de la gripe-bronquitis o lo que sea lo que afecta a varios prisioneros que habitan este lugar, ya que -seriamente- no se ha detectado una diagnosis. Se lo nota demacrado, lleva una pérdida de más de tres kilogramos de peso en menos de quince días (de 75 kilos a aproximadamente 72 kilos) sufre el frío de la celda y advierte sobre la comida poco consistente por lo que solicitó la presencia de una nutricionista. Mientras tanto, pasa más tiempo descansando sobre su cama, está medicado con antibióticos y nebulizaciones (Realizadas con un tubo de oxígeno, con moderada regulación y solo por tres minutos para evitar consecuencias mayores).  Hago votos para que este “hospital” no termine con Rubén, como ya lo ha hecho con muchos otros a los que las autoridades gubernamentales cerraran sus ojos y así hoy, se ratifica la política de Derechos Humanos implantada inmoralmente por el gobierno de la “Década Ganada”  

 

Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com