QUE EL PUEBLO ARGENTINO SEPA 

 

“Una fuerte bocanada de aire fresco y puro”

               

Como ya le contamos en  una nota anterior, los Prisioneros de Guerra (PG) y Presos Políticos (PP) del Campo de Prisioneros de Güemes, tienen en el pabellón dos palmeras de interiores, se llaman “ESPERANZA” y su hija “ESPERANCITA”. La primera llegó el 24/05/15 y la segunda fue trasplantada el 10/12/15.

                El desarrollo y crecimiento de ambas es muy lento, no mueren gracias al riego de FE, SERENIDAD Y PACIENCIA con que, semanalmente, brindan las estoicas familias, algunos abnegados camaradas y sus leales amigos.

                El 05/07/15 tuvieron una primera bocanada de aire fresco y puro que les brindó el Padre Jorge Benson, quien vino desde Buenos Aires, fue a acompañarlos, dar misa, confesiones y varias charlas a los PG y PP; se quedó en Salta hasta el 08/07/15 y fue al Campo de Prisioneros cuatro días.

                El 01/09/15 tuvieron otra gran bocanada; ésta vez fue por la visita del Vicario General de las Fuerzas Armadas, Monseñor Pedro Candia , y del Capellán Mayor del Ejército, padre Oscar Naef.

                Los PG y PP aprovecharon para hacer bendecir la gran cruz del pabellón, confeccionada por ellos con papel de diario y forrada en cuerina color “sangre de toro” (Mide 5m x 1,80m) y la cruz de cuero que tienen en el altar del pabellón con las iniciales de ellos 13. El altar tiene las fotografías del Señor y la Virgen del Milagro.

                Esta última visita hizo que, tanto “ESPERANZA” como “ESPERANCITA” brotaran con nuevas hojas, la primera con cinco y su hija con una.

                Actitudes como la de estos tres sacerdotes son las bocanadas de aire fresco y puro que hacen falta para seguir regando esas dos plantas que mantienen los PG y PP del Campo de Prisioneros de Güemes (Salta).

 

“SOLDADO, NUNCA TE ARREPIENTAS NI PIDAS PERDON POR DEFENDER A LA PATRIA”.

 

Bety Sagastume

Redactora y corresponsal del CEHPyDDHH de Salta.

 

 

 

“DONDE NO HAY JUSTICIA, ES PELIGROSO TENER LA RAZON, YA QUE LOS IMBECILES SON MAYORIA”

(Quevedo)