El caso Etchecolatz 

Segunda carta de Cebrián

Carta Abierta a la Diputada Carrió

SRA DIPUTADA 

DRA. ELISA CARRIÓ:

 

Hoy se cumplen 24 días desde que Miguel Etchecolatz iniciara la huelga de hambre y medicamentos pidiendo que le sea otorgada la prisión domiciliaria que le corresponde por edad avanzada (87 años) y por motivos de salud. El se encuentra en un pabellón (semi) medicalizado del penal de Ezeiza que no reúne las condiciones  necesarias para personas con esa edad y sus dolencias y riesgo de muerte súbita. Además dicho pabellón esta en malas condiciones edilicias, con humedades, etc.

Familiares y amigos hemos venido denunciando la alevosa animosidad con que ha sido tratado su caso por parte de los jueces, quienes han dilatado, manipulado y presionado a los médicos y facultativos para que falseen sus informes y así denegar el otorgamiento de prisión domiciliaria. Un ejemplo de esto es de hace más de un año, cuando el Dr. Moline elevó al Tribunal un informe sobre la salud de Etchecolatz y el riesgo de permanecer en ese lugar, tras lo cual recibió un llamado del Juez Rozansky increpándolo sobre cómo decía eso, pese a lo cual el profesional mantuvo sus aseveraciones respetando su juramento. Como consecuencia inmediata, el Dr. Moline fue desplazado y su lugar lo ocupó un medico que dijera lo que el Juez quería escuchar. En ese tiempo, un defensor oficial, el Dr. Adrogué elevó también al Juez Rozansky un informe donde denunciaba las irregularidades respecto a la salud de Etchecolatz y acusándole por lo que le pudiera pasar. Y de nuevo ocurrió lo mismo: fue trasladado. Esta prectica continúa en estos precisos momentos delante de nuestros ojos. Poseemos información detallada al respecto y con gusto se la haremos llegar junto con toda la documentación e informes médicos. Esto es una demostración de la animosidad y la clara intención de no escuchar los informes médicos, de torturar a Etchecolatz sometiéndolo a tratos vejatorios, como querer obligarle a someterse a un tacto rectal por una medico que no era proctóloga, etc etc etc. Verdaderas aberraciones y torturas.

La salud de Etchecolatz cae en picada, pese a lo cual siguen pidiendo informes médicos ignorándolos después, puesto que estos no hacen otra cosa que revelar que con Etchecolatz se están ensañando en no otorgar la prisión domiciliaria y mantenerlo en un lugar lleno de hongos y humedades, sin luz natural y con deficientes cuidados médicos (y no por la buena voluntad de los profesionales que allí se desempeñan). Parece ser que su estado se está agravando debido en parte a su inflexible decisión de continuar en huelga de hambre, motivo por el cual el juez ultrakirchnerista Kreplak amenazó la semana pasada públicamente con someterlo a alimentación forzada (cosa que sólo sucede hoy en día con los presos políticos de Cuba…!!!)

Es probable que en las próximas horas sea trasladado a un hospital fuera del penal.

Diputada Elisa Carrió: sé que es usted una defensora de los valores republicanos y por eso nos dirigimos a Ud.: la Constitución dice claramente que no se debe mortificar innecesariamente a presos y ancianos en las cárceles. ¿COMO PUEDEN JUECES DESOBEDECER LA CONSTITUCION DE ESA MANERA?

Soy consciente que Ud. ya tomó una posición al respecto,  que es la misma que toda persona de bien puede tener, porque Justicia es Justicia, y los DDHH SON PARA TODOS, y la práctica, avalada hasta por Zafaroni demuestra que es compulsiva la prisión domiciliaria para todos los presos mayores de 70 años:        No entendemos esta arbitrariedad, salvo por un prevaricato y una clara animosidad impropia de un juez de un país democrático.

POR TODO ELLO LE PIDO TENGA A BIEN AYUDARNOS Y HACER TODO CUANTO ESTE EN SUS MANOS Y A SU ALCANCE, PARA EVITAR QUE SE MANOSEE Y TORTURE A OTRA PERSONA MAS Y QUE EMPEZANDO DESDE ARRIBA SE DE UN BUEN EJEMPLO DE RESPETO A LAS LEYES, TANTO SI SON DE NUESTRO GUSTO COMO SI NO.

RUEGO UNA PRONTA RESPUESTA, EN MI NOMBRE Y EN EL DE LA SRA GRACIELA CARBALLO DE ETCHECOLATZ Y DE TODOS LOS FAMILIARES DE PRESOS EN CONDICIONES SEMEJANTES, QUE SON MAS DE 200.

 

Le saluda atentamente,

 

Cebrián Cortés Cotrina

Agosto 19, 2016