Silvia Ibarzábal habla del secuestro y posterior asesinato de su padre, el Coronel Jorge Roberto Ibarzábal

Jorge Roberto Ibarzábal (1928 - 1974) fue un oficial del Ejército Argentino, que mientras se desempeñaba como jefe del Grupo de Artillería Blindado 1, con asiento en la guarnición militar en la ciudad de Azul, tras un ataque por la organización guerrillera Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) fue secuestrado y, tras 10 meses de cautiverio, asesinado luego que la policía se enfrentara con sus captores.

Durante los meses siguientes, el ERP intentó negociar la libertad del Coronel Ibarzábal, obligado a escribir cartas en la que afirmaba que sus captores lo trataban bien.

Tras diez meses, el 19 de noviembre de 1974 a las 19, en San Francisco Solano, localidad de Quilmes (Buenos Aires), una patrulla de control de ruta de la policía provincial advirtió el paso de tres vehículos (dos automóviles y una camioneta que llevaba en el techo un armario metálico en el cual iba encerrado Ibarzábal) que se desplazaban en convoy con la intención de trasladarlo a una nueva “cárcel del pueblo” para despistar su paradero. Al advertirlo, los efectivos policiales iniciaron la persecución de los vehículos, que ya habían emprendido la fuga.

Se produjo un tiroteo que terminó con la detención de la camioneta, y quien se encontraba a cargo de la misma extrajo un arma corta y efectuó un disparo al interior del armario metálico que impactó en pleno rostro a Ibarzábal ocasionándole una muerte instantánea. El guerrillero arrojó el arma al suelo y se entregó con los brazos en alto, sin resistencia.

Cuando los policías lo detuvieron, comprobaron quién se encontraba en el armario. El estado físico de Ibarzábal era deplorable, como consecuencia del prolongado encierro, en los que se lo hacía rotar en forma periódica para evitar que las fuerzas del orden pudieran localizarlo. Al día siguiente, en un parte de guerra, el ERP “justificó” el asesinato.

 

PrisioneroEnArgentina.com

Junio 22, 2016