Sin enconos y sin despotismo

 

-ESO SÍ, DEVUELVAN EL DINERO AL PUEBLO Y, ARRESTADOS DE POR VIDA-

 

Ha concluido un ciclo en nuestro país en el que se dilapidó la mejor oportunidad, en cien años, para dar un salto de progreso que incluya a toda la población. En doce años ingresaron más dólares que en los sesenta años anteriores. Esas divisas equivalieron al 55% de las aportadas por los Estados Unidos para la reconstrucción de la Europa de postguerra.

 

La ineficacia y la corrupción han dilapidado esos fondos y el saldo es el tercio de población que no puede salir de la pobreza y las dificultades de los sectores medios para ahorrar, invertir y producir riqueza. Los problemas de la economía, o del aislamiento internacional en que colocaron al país aldeanos ignorantes, ofrecen, sin embargo, menos dificultades que otros temas que han degradado a la sociedad argentina…

 

“Se trata de la cultura del trabajo, del olvido del sentido del deber, de la decadencia institucional, de la destrucción del Estado”

“Nos debemos un gran acto de sinceridad, admitiendo que la crisis es sobre todo de dirigentes-líderes”

Hemos estado a punto de convertirnos en una Venezuela. Sólo la reacción de vastos sectores del pueblo, que supo llenar las plazas de la República y el sufragio, lo han evitado.

Ha sido un claro contraste con la actitud sumisa e indigna de la mayor parte de los legisladores y gobernadores del anterior oficialismo, incapaces de reaccionar en defensa de las instituciones.

 

No está exento el *empresariado que calló a cambio de prebendas y privilegios*, en este capitalismo de amigos que fue el carnaval de los sobreprecios en las obras públicas y la proliferación del juego, el narcotráfico y el lavado de dinero, diferenciándose de la burguesía rural, competitiva e innovadora, que fue capaz de plantarse frente al poder, como algunos periodistas que defendieron la libertad resistiendo presiones para ser comprados o para amedrentarlos.

 

La corrupción felona, tiene dos partes…

“La de los sobornados y la de los sobornadores”

El gran cómplice ha sido la Justicia Federal. Es más, el sistema montado en la década del noventa y mantenido y acrecentado en los gobiernos de la familia Kirchner, ha consistido en el acuerdo de políticos corruptos con patrones corrompidos, que promovieron la designación de jueces cómplices y, completando el circuito, los nexos con los servicios de inteligencia que, en vez de dar seguridad al país, se utilizaron para los carpetazos y el fortalecimiento del sistema de impunidad.

 

El que esto escribe lo conoce por vivencias personales cuando denunció escandalosos sobornos recibidos por ministros de Menem por las concesiones de los peajes viales o las coimas vinculadas a la ley de patentes medicinales, en aquél entonces, cuando cultivaba funciones en la provincia de San Juan, del malhechor Gobernador menemista Escobar-Fornasari…

“Dinero no recuperado por el gobierno, por jueces que no redactan los exhortos como corresponde, siendo totalmente de oficialistas ejerciendo la injusticia de la justicia”

Fiscales que no investigan, jueces federales cómplices de los gobernantes infectados, y de los empresarios que pagan recompensas. Muchos de esos jueces han salido últimos en los concursos, no obstante, desplazaron a los mejores, porque garantizaban impunidad al poder.

 

Nadie preguntó porque las reformas anunciadas por el ex ministro Gustavo Béliz, que terminaban con el sistema judicial de complicidad con la corrupción política, concluyó con su abrupto desplazamiento y el encumbramiento de Stiuso y sus sicarios de los servicios.

Los legisladores miraron para otro lado, iniciando la conversión del Congreso en una escribanía. Nunca formaron la comisión para controlar al Ministerio Público cuya titular se ha dedicado a proteger a los saqueadores del tesoro público…

“El país requiere un acuerdo político para introducir reformas institucionales. Hay que cambiar las normas para el balotaje de manera que solamente superando el 50% de los votos se pueda acceder al poder en la primera vuelta”

Se debe terminar con las reelecciones y poner restricciones, como las establecidas en la *Constitución de Mendoza, para los parientes en primer grado y sus cónyuges”

Hay que reformar el Consejo de la Magistratura para asegurar a los mejores su nominación.

Hay que auditar el funcionamiento de los juzgados y del Ministerio Público.

No se puede postergar la reconstrucción del Estado. Debe profesionalizarse para terminar con el gobierno como botín de guerra de los partidos triunfantes.

La administración pública tiene que integrarse con funcionarios de carrera hasta los niveles más altos. Hoy hay, además de corrupción, *ineptitud para gestionar*. Es que el Estado no puede ser el refugio de los incapaces para ganarse la vida o la vía para el enriquecimiento de los que en la vida privada no tienen éxito.

 

La fuga de los condenados por el *triple crimen de General Rodríguez* es una muestra clara de la degradación del Estado. La Provincia de Buenos Aires tiene problemas históricos con su policía, agravados por las complicidades de la estructura mafiosa del justicialismo provincial.

Los desmanes de los Kirchner y el *abultado presupuesto publicitario del que dispuso Daniel Scioli*, han disimulado la profunda impericia y la enorme putrefacción del gobierno del candidato presidencial derrotado y, la red de intendentes vinculados con el narcotráfico, la trata de personas, la piratería del asfalto, todo protegido por una policía que recauda para el poder…

“Hay que reconstruir el Estado y hay que cerrar la resquebrajadura, evitando revanchismos”

No debe haber impunidad para los corruptos, evitando que "el hilo se corte por lo más delgado". Los que perdieron tienen que asumir sus errores, sobre todo el no haber sabido defender las instituciones o callarse frente al saqueo por una mala entendida lealtad. Ésta debe ser con las instituciones de la República. Cuando se asume un cargo o un mandato se jura defender la Constitución, no las tropelías de un jefe. Es la diferencia entre ser partícipe de un partido político o integrante de la mafia.

 

La triple fuga, el conflicto en Jujuy y, la investigación de la muerte de Nisman, muestran la descomposición de un Estado fiscalmente adiposo. Para explicarlo, *Prat Gay debería aprender de Alicia Kirchner*.

Varios hechos de las últimas semanas dan cuenta de una de las peores herencias de la era *K*…

“El calamitoso estado del Estado”

Primero fue la fuga de los autores del triple crimen de General Rodríguez, un caso de narco-criminalidad con fuertes conexiones al aparato del *poder K*, desde las relaciones de los criminales con el entorno de Aníbal Fernández –la foca- y con el propio ex jefe de Gabinete, la fabulosa evolución de las importaciones de efedrina en el bienio ‘2,007/’2.008, los aportes financieros de farmacéuticas truchas a la campaña electoral *CFK ‘2.007* y la sospechosísima conducta de sectores de la policía y del servicio penitenciario bonaerense en el escape de la jornada de Nochebuena.

La fermentación estatal fue también visible en las peripecias de la búsqueda de los prófugos y su detención posterior, que incluyó apoyo externo, contactos sospechosos, pistas falsas, desinteligencias entre distintas fuerzas de seguridad e idas y vueltas en el anuncio inicial de la captura de los tres fugados.

Si algo demostró esta saga -que prosigue, y que debería llevar a elucidar y eliminar al menos uno de los nodos del narcotráfico en la Argentina- es el avanzado estado del hedor de un aparato estatal de seguridad inficionado por aquello que debe combatir.

Una segunda muestra, a partir del 14 de diciembre pasado, apenas dos días hábiles después de la asunción de nuevas autoridades provinciales y nacionales, es la puja entre el gobierno de Jujuy, encabezado por el radical Gerardo Morales, y la controvertida "dirigente social Milagro Sala”, al frente de agrupaciones que tomaron la plaza principal de Jujuy y cortaron el tránsito por las calles circundantes.

 

Las plazas de las ciudades y capitales de provincia son lugares alrededor de las cuales se organiza la vida social, cultural, administrativa y comercial del interior del país. Tomarlas por la fuerza ni bien se inicia una nueva gestión, ocuparlas durante tanto tiempo e impedir la circulación es mucho más que un mero acto de protesta. Además, la indígena Sala, tiene muchas otras denuncias en su contra.

En los años *K*, la líder de la Tupac Amaru, que manejaba decenas de miles de planes sociales y la construcción de viviendas, no titulizadas a nombre de sus moradores, escuelas y centros cívicos financiados por el Presupuesto nacional, se erigió como *Estado paralelo*, impuso hasta leyes edilicias y en ‘2.009, Morales le inició una de las 66 demandas penales que acumuló, en ese caso por agresiones contra él y el entonces auditor general de la Nación, Leandro Despouy, cuando ambos denunciaban en el Consejo de Ciencias Económicas de Jujuy irregularidades en el manejo de cientos de millones de pesos.

 

Esa vez describimos aquí el *estado bifronte K*, que de un lado "empoderaba" aborigen Sala y su organización y del otro ignoraba el envenenamiento de niños indígenas en Abra Pampa, un pueblito en el noroeste de Jujuy, librado a la buena de Dios y a la acumulación de desechos metalíferos de alta toxicidad.

La determinación de Morales, *ya gobernador*, de eliminar la intermediación y el patronazgo en la distribución de fondos y la posterior detención de la inoculada Sala por decisión de la Justicia jujeña, la casi totalidad de cuyos magistrados fueron designados por el peronismo, llevó el conflicto a la vidriera nacional.

Paradójicamente, la ex Reina indígena Sala, tiene más apoyo fuera de su provincia, cuyos habitantes parecen hartos de ser obligados e intimidados por alguien que ni siquiera eligieron.

Morales sí lo fue, con el 58% de los votos, y el apoyo a su gestión superaría hoy el 70%. Que puje por recuperar algo tan elemental como la administración y rendición de fondos públicos es otra muestra del lamentable estado del Estado.

Un tercer caso es, la investigación judicial en torno de la muerte de *Alberto Nisman*, que muchos argentinos sospechamos fue un asesinato, más precisamente un magnicidio. A un año del hecho, la Justicia no pudo determinar siquiera la hora en que murió el fiscal de la causa AMIA, que cuatro días antes había denunciado penalmente a la ex presidente *Reina CFK y al ex canciller Héctor Timerman*, por el impúdico pacto con Irán y que al siguiente debía exponer su denuncia ante una comisión del Congreso de la Nación.

En medio de este triángulo de evidencias de descomposición del Estado, Alfonso Prat Gay expuso las primeras líneas de una política gradual de reducción del déficit fiscal y de la inflación y dijo su desafortunada frase sobre la "grasa-tocino militante", que el kirchnerismo aprovechó para victimizarse por enésima vez.

 

Economistas y analistas suelen usar el término "grasa" para designar la parte improductiva, redundante, sin función verdadera, de un presupuesto. Designar militantes a manadas, como el kirchnerismo hizo durante años y aún más en su fase final y como atestiguan casi 600.000 contratos estatales, sobre más de tres millones y medio de empleados públicos, entre Nación y Provincias, un millón de ellos en la era K, sumó ese tipo de "tocino", que no tiene que ver con el color de piel, los gustos o la ideología de los designados, sino con la nula relación entre un nombramiento y una verdadera función y la excluyente relación con la "militancia" partidaria. Porque más infame que un Estado inútil…

“Es un Estado inservible y faccioso”

En vez de hablar de "sebo militante" y provocar la hipócrita indignación de millonarios manipuladores, Prat Gay podría haber hecho como Alicia Kirchner que, ante el dramático desbarajuste de Santa Cruz tras 25 años de gestión provincial kirchnerista y, para evitar un colapso administrativo, inició una recomposición fiscal explicando las cosas de otro modo.

He aquí algunos de sus conceptos al hacer sus anuncios…

"La producción y la industria deben generar empleo genuino ante un modelo agotado que no nos permite crecer y que es el practicado en los últimos años,*el del empleo público*"

"Debemos entender que este camino de ampliación permanente de empleados públicos en áreas no gravitantes, nos llevará nuevamente a la desilusión"

"En las actuales circunstancias, la reducción de la planta estatal no es ajuste sino, organización"

“Diría entonces el insensato Máximo K…”

"Ahí tienes, Alfonso, aprende de la mi tía Alicia"

 

Dr. Hugo José Naranjo

H.N./e.d.l.s.

*Elogios de la seriedad*

“He sido un hombre que busca y aún lo sigo siendo, ahora no indago en

las estrellas ni en los libros, sino en las enseñanzas de mi sangre"

“Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos

que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral”

“Doctorado honoris causa y Máster - MBA Nacional e International.

“Executive en Dirección de Proyectos y Empresas”

-El Pulso del Columnista, escritor de cartas y narraciones de sueños –