19 de febrero, 2016

Tío Tola S.A.

 

En las noticias radiales que comienzo a escuchar a las 5 AM de hoy, tomo conocimiento que dos argentinos impresentables como César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani y Guillermo Moreno (El dicho dice: Dios los cría y ellos se juntan) inscribieron una sociedad anónima con el nombre de "TIO TOLA" empresa que se dedicará al rubro alimenticio.

 

 

 

 

 

Salto de la cama y comienzo a escribir estas líneas maldiciendo a más y mejor. Sobre la trayectoria de cada uno de los nombrados no haré referencia alguna. Son públicas y conocidas por todos y todas. Y calificarlos, para qué? Estamos en la Argentina del tango y más precisamente en pleno Cambalache donde Enrique Santos Discépolo filosofa: "da lo mismo que sea cura, colchonero, Rey de Bastos, caradura o polizón..."

 

Fúgate

Ahora bien, cuando en el año 2011 tomé conocimiento a través de un escrito del periodista Diego Martínez de Página 12, que el ex fiscal subrogante Abel Córdoba me estaba armando una causa por los mal llamados delitos de lesa humanidad, viaje desde Pinamar a Bahía Blanca, Mar del Plata y Buenos Aires, visité abogados -incluyendo al Dr. Rodríguez -mi actual defensor oficial- Ex jueces conocidos e inclusive a un juez en funciones, además de visitar a policías que ya estaban en prisión por este mismo tipo de causas. De esta manera, palabras más, palabras menos, algunos me dijeron "La previsible y repetida secuencia de estos procesos es: INDAGATORIA, AUTO DE PRISION PREVENTIVA (SIN POSIBILIDAD DE LIBERTAD) Y CONDENAS SEVERISIMAS con prescindencia del mejor de los trabajos de defensa que puedan lograrse" Hay que tener en claro que las detenciones en causas de lesa humanidad son para siempre dada la edad de los imputados. Fúgate: Mis convicciones y también la soberbia que sentía por considerarme dueño de la verdad, hizo que repetidamente expresara: "Yo no tengo porque hacerlo"

 

La vida se detuvo

Me presenté en Bahía Blanca, me puse a disposición de la justicia, apunté mi dirección y mis teléfonos. preparé las valijas con todo lo necesario para sobrevivir en prisión acorde a lo reglamentado por el Servicio Penitenciario y esperé. A partir de ese momento, mi vida y la de mi familia se detuvo. Nunca nuestra casa quedó sola ante la posibilidad de que se ejecutara una orden de allanamiento en ausencia y rompieran el inmueble además de "Perderse algún objeto de valor" No viajamos, no planificamos, y cada automóvil que se estacionaba en las cercanías nos hacía suponer que el momento de la verdad había llegado.

 

Prevaricadores ladrones

Sabiendo que se buscaba secuestrar fondos, correspondencias y premios, fotocopiando todo para entregar, sacando los originales del país. Los prevaricadores no me robarían los recuerdos, ni sentimientos. Así transcurrieron tres años, hasta que finalmente en noviembre del 2014, fui detenido. Con mi esposa siempre mantuvimos preparado gaseosas y dulces para invitar a los representantes de la justicia que llegaran por mí. Estos luego -por sus abusos- resultaron ser unos despreciables esbirros de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (P.S.A.)

 

Quién garantiza el futuro de Milani y Moreno?

Observando que estos dos "señores" continúan adelante con sus proyectos y los mismos son nada más y nada menos que comerciales, infiero que alguien les está garantizando su impunidad. Me hacen sentir que se burlan de todo y todos, además de tener la sensación que aún estamos en el gobierno de "vamos por todo"

En contrapartida yo me estoy "pudriendo en la cárcel"

La "justicia" no cambió. Nadie contesta nuestras cartas, ni llamados.

Diariamente, veo deambulando por los pasillos de la prisión, entre otros, a Delgado -un peluquero- y a Fusco -un músico percusionista-. Mientras, arrastro a mi familia a la desesperanza y al sufrimiento. Esto no puede seguir así. Creo que para bien o para mal, mi hora de decir Basta, está llegando.

 

Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Tío Tola S.A.