La Cruz Secuestradora

¿Todavía quedan dudas?

 

Hay un dejo de arrogancia que nos impulsa a sentirnos

elegidos. "El indicado para ...", "El señalado para ..."

o... "El Vicario de Dios en la Tierra". Es mi entender

que estos últimos elegidos se atrincheran tras las barrancas

del nihilismo para contentar a todos y apoyar a ninguno.  

La iglesia registra un importante historial en emitir largos

comunicados que son simples expresiones de deseo sin compromiso. En función a este empeño, el cristianismo se reduce al pensamiento de San Agustín y se dedica a buscar soluciones para problemas inexistentes. ¿Soy una inteligencia superior si revelo que quiero la paz mundial? Sí, siempre y cuando acapare los créditos sin hacer absolutamente nada para impulsar mis proclamas. 

La Iglesia católica -debo admitir- se ha preocupado por el destino de las almas de los niños sin bautizar. Hasta hace poco, los católicos creían que el limbo era el lugar de residencia de los niños sin cristianar. Una forma de martirio que además abarca a quienes no reconocen a Jesucristo como su Señor y Salvador, incluso si nacen en el sector equivocado del mundo. No demasiado cuando se trata de los sacerdotes abusadores de menores de Boston, que Josef Ratzinger bien supo amparar.

Hasta 1992, la Iglesia Católica no había realizado ningún reconocimiento sobre el acierto pregonado por Galileo Galilei respecto a la Tierra y el Sol. Pese a que estaba en lo correcto, Galileo debió retractarse ya que aquellos eran tiempos en los que la Inquisición enviaba a Giordano Bruno a ser rostizado vivo por tener ideas diferentes a los dogmas de la Iglesia. Nunca es tarde, usted dirá. ¿Nunca es tarde?

"Dios está con nosotros" rezaban las hebillas de los cinturones de los soldados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y tal vez también las lapiceras que firmaron el Concordato durante la Alemania nazi, otorgando la exclusividad de la reeducación de aquel país a la Iglesia Católica Apostólica Romana. Sin embargo, la cúspide del catolicismo solo esgrime excusas. Esos tratados fueron acordados para evitar males mayores. Nunca es tarde. ¿Nunca es tarde?

Por Fabian Kussman

Ruanda fue testigo de un salvaje enfrentamiento que dejó casi un millón de muertos en menos de tres meses. Es el país más católico de África, uno de los países más católicos del mundo, donde monjas, sacerdotes y obispos están en juicio por incitar con sus sermones y desde estaciones y periódicos de la Iglesia a la masacre de sus ciudadanos.  La posición del Vaticano fue mantenerse en silencio. Y en Ruanda todos lo saben.

Podría acumular páginas con ejemplos en los cuales la ciencia y la historia tratan esforzadamente de escalar el monte de la verdad mientras la Iglesia ha sentenciado que, en la cima, un mono verde jugando al ajedrez nos espera pacientemente. También debería asentir cuando un defensor de los representantes de Dios en nuestro planeta se dedica a cosechar y exhibir los pocos frutos en buen estado que la Iglesia ha sembrado, pero esto es seleccionar. Los frutos descompuestos son ignorados.

Ahora descubrimos que cuarenta años después de los hechos, Monseñor Malfa comunica que se está trabajando en el ordenamiento de los archivos de denuncias sobre secuestros y desapariciones durante el último gobierno militar en Argentina. Cuarenta años que hubieran develado muchas dudas. ¿Cuántas madres ya fallecidas que buscaron con derecho a sus hijos no sabrán el contenido de estos documentos? ¿Cuántos ex uniformados inocentes habrán muerto o cuantos morirán en la cárcel debido a este secreto? Nunca es tarde. ¿Nunca es tarde?

Comunicado de Editor

 

Esto puede sonar a crítica cruel en la que el autor se aferra a hechos concretos y verificables, respetando a aquellos que profesan la religión católica, reconocen la autoridad papal y son defensores de estos puntos.

 

Entendemos que es saludable un respetuoso intercambio de opiniones por lo que -sin censura- estamos abiertos a críticas y descontentos.

 

Gracias

 

PrisioneroEnArgentina.com

“La justicia está despierta en el pueblo argentino y no se retrocede”, dijo Malfa durante el encuentro con la señora Boitano, presidente de Familiares de desaparecidos y detenidos, tirando la primera piedra sin discernir que esta "justicia" ha arrestado sin pruebas, sentenciado públicamente antes de darles derecho a justa defensa y cometido comprobados delitos contra acusados en los juicios de los mal llamados casos de lesa humanidad. 

Es hora de despertar. "Debemos recordar que antes de que antes llegáramos para convertirlos, ya estaban esperando en silencio la llegada de la Iglesia”-intentaba justificar Ratzinger al hablar de la masacre de los pueblos originarios en América. "Dios no perdona la hipocresía" -sentencia el Papa Francisco, evadiendo a las Damas de Blanco en Cuba y estrechándole las manos a golpeadores de mujeres.  Las palabras son de los "elegidos". El sacrificio, de terceros.

Desconozco que tan poderoso es este Dios Cristiano que necesita que niños o animales tengan destinos tan horrendos como morir de hambre o sufrir penosas enfermedades mientras sus representantes en la tierra viven confortablemente entre costosos amuletos (No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy Yahveh tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen) y contradicen sus propias creencias, permaneciendo adictos al Niposicionismo.

El Niposicionismo (Ni digo mucho, ni hago algo, ni me ajusto a lo que escribo) es un lugar confortable. Allí retozan quienes cambian de opinión y ajustan su relato que roza el lenguaje del populismo. En definitiva, un acto cobarde disfrazado, cobijado y permitido por ser los elegidos.

Prosigue en nuestros días el secuestro mental y la manipulación del desespero. Los sacerdotes que se alinean con la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner no hacen más que escudarse tras una cruz e impresionar a los necesitados con promesas vacías. Los sacerdotes de Opción por los Pobres pertenecen a este grupo de cobardes que ven en los ojos de una madre que no puede alimentar a su hijo, a una integrante potencial de sus listas, en esa vil función de punteros de barrio (¿Pastores?) a la que han encomendado sus almas.

No hay que ir a los tiempos de León 1, el magno, Pontífice que detuvo a Atila (Convengamos que detuvo la entrada a Roma, bastante conveniente para el) para atestiguar que no hubo uno, un solo representante del dios cristiano en la tierra que se haya interpuesto en la línea de fuego para frenar una batalla ya que el esposo de todas las monjas no admite la violencia (A menos que una persona tenga inclinaciones homosexuales -abominación- y pueda ser apedreado hasta morir o permitir asesinar mediante la misma costumbre si se descubre a una esposa que no es virgen en la noche de bodas) Josef Ratzinger no tuvo la menor culpa, ni consideró como pecado amparar a los sacerdotes pederastas alrededor del mundo (Boston estalló gracias a un grupo de periodistas que no cesaron ante presiones) para enfrentarnos con su digno sucesor, Francisco -el astuto- más conocido como Jorge Bergoglio que no duda en recibir dictadores, ladrones y asesinos -no arrepentidos- para dejar de lado a la señora Barrientos. ¿Será que esta no tiene un espíritu impuro y no necesita ayuda? El señor Bergoglio no duda en bendecir jueces argentinos ya que estos tienen una ardua tarea, cuando es conocido el desajuste judicial en su país de origen. Margarita Barrientos tenía audiencia con el Obispo de Roma, pero fue “amablemente” invitada a abandonar el local por miembros de seguridad. No estaba sola la santiagueña. La periodista Karina Vilella y el orfebre Juan Carlos Pallarols estaban allí.

Margarita Barrientos expresaría a través de una carta al Soberano de estado de la ciudad del Vaticano, lo que su grupo venía haciendo en pos de los necesitados. Esta carta no fue contestada (En honor a la verdad, la filántropa no sabe si la misiva llegó a destino) pero me permito destrozar ilusiones de los cientos de feligreses que moran en las cárceles argentinas: Si Barrientos no consiguió contestación…

Karina Vilella adhirió su opinión con cientos de puntos suspensivos. El día señalado, a la hora señalada, Juan Cabandié, el dirigente ultra-kirchnerista que maltrató a una agente de tránsito, y la señora Estela de Carlotto, de Abuelas de Plaza de Mayo -la dirigente ultra-kirchnerista que pareciera no haber aprendido nada de la vida- se encontraban en el lugar y tuvieron mejor suerte con sus audiencias con el Sucesor de Pedro.

No piense usted que esto es una crítica. El Siervo de los Siervos de Dios tiene derecho en recibir a ciudadanos de primera clase y negarse ante los de una categoría inferior, como todo hombre falible guiándose por su infalibilidad papal.

Encuesta

 

En nuestra pequeña y más que modesta encuenta de argentinos Honrados, pero Vivos - Vivos, pero Honrados, la señora Margarita Barrientos marchaba en punta con más de mil votos de diferencia con sus perseguidores.

No somos Time, ni Gente, de manera que estos números pueden ser la resultante de diversos factores, pero siempre marcan una tendencia.