SORPRESA

 

El día 28 de agosto de 2015 a las 18.15 horas en la “pecera”(oficina octogonal, en altura,  de control) que domina el pabellón 19 y la sala de visitas de esta Unidad Penitenciaria Federal, tuve oportunidad de estar cara a cara con el Juez ALEJO RAMOS PADILLA, la secretaria Ad Hoc, designada por él,  Dra. Victoria Fraga, cuyo lugar de trabajo desconozco y la defensora oficiales del departamento de Lomas de Zamora, Dra. Julia Coma  y el defensor coadyuvante Leandro Destefano. Tras invitarlos con gaseosas y budín que tenia acopiado, como es mi costumbre cumpliendo con  reglas de urbanidad y cortesía, diré que para mí fue un encuentro sorpresa, ya que desde hace 2 días no me puedo comunicar con mi abogado defensor y por consiguiente ignoraba de esta “visita”. Por primera vez en 9 meses estuve en persona,  frente a un juez, que entiende mi causa.

 

“PEQUEÑO” ERROR Y JUSTICIA SUPERVELOZ 

 

Minutos antes el personal penitenciario me había notificado que me venia a ver un Magistrado de Rosario. Por supuesto pensé en el conocido y recordado Dr. Bailaque, “el que comió mis galletitas y huyó“. Con algo de nerviosismo hubo extrañas marchas y contramarchas en la selección  del lugar para el  encuentro. Este siempre es en un aula que hay en las proximidades, nunca en el lugar que se llevó a cabo. Todavía ignoro los motivos, pero me pareció una verdadera puesta en escena. A pesar de existir alguna reticencia por parte de los visitantes, les estreché la mano a todos, detectando diferentes grados de seguridad y hasta algún rechazo en uno de ellos. Sus miradas fueron coincidentes.  Salvados los tramites legales de un no anunciado recurso de Habeas Corpus presentado por el Dr. Mauricio Gutiérrez menos de 5 horas antes, esto contradice mi opinión sobre la “lentitud de la justicia”.

TRANSPORTE BESTIAL E ILEGAL SI. TRANSPORTE LEGAL NO

 

Rechacé la asistencia de los defensores oficiales, por creer que yo no los necesito. También les hice saber que considero su tarea  frustrante, al igual que la del policía de hoy, que detiene a un narcotraficante, al que “la justicia” termina multando con ONCE PESOS, con la diferencia que este último arriesga su vida.  Así, según consta en el acta labrada,  tuve oportunidad de dialogar casi 1 hora con el Dr. Ramos Padilla. Mi solicitud-oferta de prestar una declaración indagatoria, sin límite de tiempo, y que en la misma me interrogue 1 o 2 fiscales, quedó desistida. Al pedir yo un transporte para un viaje hasta Bahía Blanca, de 680 kms.  en un vehículo que cumpla con las normas legales para el transporte de personas, y no en una de las inhumanas e ilegales  “perreras”, sobre las que escribí y describí el día 20 del corriente, el magistrado manifestó la imposibilidad de superar este escollo. Esto hizo que yo desistiera de declarar, me niego rotundamente de acá en mas a ser tratado o sometido en forma bestial, a la tortura que significa un viaje en un medio de estos.  Realmente increíble como se avala lo ilegal y riesgoso para terceros no? O no lo es el viajar mas de 12 horas,  sentado de costado al sentido de la marcha, en asientos rígidos, encerrado en un cubículo de chapa, con cucarachas, sucio y claustrofóbico, por  precarias rutas de la Provincia de Buenos Aires?

 

 

DESINTERÉS INVESTIGATIVO DE LA VERDAD

 

En este punto, se evidenció el desinterés por mi declaración, y por consiguiente por la investigación de hechos calamitosos. Pese a las condiciones ventajosas que ofrezco a la justicia, como es: 1) prestar declaración, 2) ser interrogado profundamente por uno o mas  fiscales y 3) por tiempo ilimitado. Estas condiciones  todo abogado defensor y todo imputado rechaza y mucho menos propone. SÉ QUE SOY LA EXCEPCIÓN, COMO ASÍ TAMBIÉN LO SABE LA JUSTICIA. En ese desinterés  el Dr. Ramos Padilla es concordante con el accionar de su antecesor el Dr. Ulpiano Martínez, así también lo es en el desconocimiento de la causa que tiene a su cargo. Casi un “modus operandi“ judicial.

 

CONVERSANDO CON EL SILENCIO

 

Tengo que rectificarme, en el encuentro no hubo diálogo, solo fue un monólogo vano, ya que él no arriesgó concepto alguno, mientras que yo expuse aceleradamente, dado el poco tiempo con que contaba, sobre:

1) Mi adolescencia y 14 años de servicio policial en Bahía Blanca, ciudad de 182.000 habitantes en los 70, motivo mas que suficiente para inhibirme de trabajar contraterrorismo, aparte de las convicciones personales de ser policía.

2) Mi presentación espontánea ante la justicia en el año 2011.

3) Mi atención y colaboración con el personal de la PSA, cuando vino a detenerme 3 años después.

4) El “paseo de la fama” al que me sometieron en el Aeroparque Metropolitano.

5) La presunta nota de Catalina Repetto de Manzo (f), con su contenido discordante e irreal, no concordante con los dichos de numerosas personas.

6) La acción ilegal de la Cámara de Apelaciones al relacionar mi apellido por ser “fonéticamente parecido“, en una resolución de otros detenidos.

7)  La burda mención de “precisión y concordancia” de esa misma Cámara.

8) El ambiente infectocontagioso del pabellón 19.

9) Las navidades pasadas bañando y asistiendo a otros prisioneros, alguno sin piernas, etc.

10) Los ancianos que traen al lugar, a los que por razones humanitarias, debemos asistir nosotros los prisioneros en mejores condiciones, lo cual crea un círculo vicioso para que sigan deteniendo y enviando a la cárcel gente con grandes deterioros en su  salud, y que ellos lo hacen de lejos.  Acciones que no quieren ni les interesa ver.

11) Las agotadoras y torturantes videoconferencias.

12) La maniobra mediática y artera del ex fiscal Abel Córdoba y el periodista de Página 12 Diego Martínez, llevada a cabo en agosto de 2011.

13) Los 18 días de detención hasta que me recibieran declaración indagatoria en forma ilegal, por medio de una empleada contratada por la Secretaria de DDHH.

14) Los 4 meses y 10 días que pasaron para ver por primera vez y por video al Dr. Ulpiano Martínez.

15) Los 5 meses y 1 día detenido sin  prisión preventiva, todas ilegalidades avaladas e “invisibles” para la “justicia”.

16) El accionar honesto del militar de apellido Valero, que estuvo un breve periodo a cargo de la Unidad Regional Bahía Blanca.

17) A modo de ejemplo, las imputaciones descabelladas  de la justicia, en el caso de un tal Berardi, residente de Mayor Buratovich.

18) El mentiroso caso de las 2 veterinarias asesinadas en cuyo esclarecimiento participé, pese a lo cual,  figuran como víctimas de la represión de estado de los 70.

19) Las 2 oportunidades en que me trasladaron a DIPBA, ( años 1975 y 1989) destino del que inmediatamente conseguí salir.

20) Alguna de las  “diferencias” en sus dichos en dos comparendos del denunciante Miramonte.

21) Mi ayuda a un allegado, del ex fiscal Abel Córdoba, hoy NN y mudo, a quien  con el Comisario Triventi, le diéramos dinero para irse de Bahía Blanca, cuando el Ejército en los años 70 lo quería detener.

22) Mi favor a René Bustos, portador de un arma de guerra, en el año 1975, también allegado del ex fiscal Abel Córdoba. Ambos denunciantes de militares, en la mega causa.

23)  Los amigos y conocidos míos, de ambos bandos, asesinados en los 70.

24) La cantidad de homicidios que yo esclarecía anualmente en Bahía Blanca.

25) Mis reiteradas ( 7 o mas ) afirmaciones diciendo que prestaba servicio en la Unidad Regional, transformadas mágicamente en negativa por la “justicia” en los fundamentos de mi prisión preventiva.

26) Defensores oficiales, que en la misma causa en la que me encuentro imputado, casi han trabajado para la fiscalía, haciendo declarar a imputados que no estaban en condiciones de hacerlo.

27) .Mis expresiones en mi primera declaración, tomada en forma ilegal cuando dije: “No diré que soy inocente, ya que es lo primero que dice todo reo. Hago votos para que la muerte, el dolor y las mayores desgracias personales y familiares nos alcancen a quienes por odio, ideología, negligencia, acción u omisión, seamos falsarios en esta causa”.

28) Mi solicitada en La Nueva de fecha 22 de febrero de 2015 y el contenido frontal de esta página Web.

Quizás, mencioné algún otro tema, que al momento de escribir estas líneas, no recuerdo. También quedaron por mencionar muchas otras falsedades  documentadas en la causa,  producto de el encuentro sorpresivo y en consecuencia de no disponer en ese momento de un ayuda memoria.

 

PRISIONERO ILEGAL O PRESO POLÍTICO?

 

YO QUIZÁS EQUIVOCADAMENTE SIEMPRE SENTÍ QUE MI CASO ERA “DIFERENTE” Y POR ELLO ME CONSIDERÉ UN   PRISIONERO ILEGAL.  EPISODIOS COMO EL DEL 28 DE AGOSTO PRÓXIMO PASADO,  EN DONDE  EN VANO HABLÉ CON EL SILENCIO,  VAN DANDO LA RAZÓN A QUIENES HOY ME RODEAN, Y VEO QUE SOLO SOY “UN PRESO POLÍTICO”. LA GRAN INCÓGNITA, ES QUIEN DECIDIÓ QUE LO FUERA? UNA SECTA?, UN CLAN?, UNA ORGANIZACIÓN TERRORISTA?, UN GRUPO DE DELINCUENTES?, UNA BANDA DE OPORTUNISTAS?, UN GRUPO POLÍTICO CON UN PASADO VIOLENTO?, UN SERVICIO DE INTELIGENCIA?, O  COMO BIEN DEFINE EL MUY INTELIGENTE GENERAL DE BRIGADA HERIBERTO AUEL, ES EL RESULTADO DE UNA GUERRA INCONCLUSA? (EN LA QUE NO PARTICIPÉ)

 

 

“La corrupción en la justicia, tiene dos causas: La falsa prudencia del sabio o la violencia del poderoso“.

Axioma de Santo Thomas de Aquino.  

"justicia" argentina o ver a un juez, nueve meses después...

                                        Por Claudio Kussman                        Agosto 29, 2015