El Caso Juan A. Giovarruscio

CABEZA DE TURCO

 

Se denomina “cabeza de turco” a una persona o grupo de ellas a quienes se quiere hacer culpables de algo de lo que no son, sirviendo así de excusa a los fines del inculpador.

El origen de la expresión viene de las Cruzadas. La animadversión existente en las fuerzas cristianas hacia los turcos -que habían invadido Tierra Santa- hacía que fuese muy valorado el lograr matar a uno de ellos. Luego se le cortaba la cabeza para ser puesta en cualquier palo o lanza, a modo de trofeo. Así, se le invocaban todos los males acaecidos a los cristianos, no sólo en el campo de batalla, sino también aquellos ajenos a su voluntad.

LOS HIPÓCRITAS DE HOY

 

Esto se repitió en el gobierno del “VAMOS POR TODO” y hoy en el de “CAMBIEMOS”. Fiel reflejo de esta circunstancia, está dignamente expresada en la carta del prisionero JUAN A. GIOVARRUSCIO. En ella podemos ver y palpar no solo la iniquidad sin límites,  sino también el hartazgo existente, ante la HIPOCRESIA de quienes nos gobiernan y avalan el exterminio iniciado por sus antecesores. Que mejor descripción de ello, cuando nos dice:

 

 “Llevo más de 1300 días preso en un baño (eso es la celda), dado que allí tengo todo, cama, mesa y baño en menos de 12 m2 junto a dos personas más. Pero no pido ni quiero que la mejoren, dado que ni 1300 días más, ni su hipocresía, ni la de todo su gabinete, ni las 24 horas ininterrumpidas de tortura, materializadas con cortes de luz, agua, agua fría en las duchas, mugre, hongos, comida depositada en el piso, patios de visita inundados con materia fecal, requisas malos tratos en los traslados, esposados y encadenados a los asientos, desplazamientos cinematográficos para llevarnos a un hospital. Nada de ello podrá quebrar mi espíritu. Así podría llenar más hojas con distintos tipos de tormentos y torturas. Sumados a las “prisiones preventivas” indefinidas en el tiempo, violando todos los plazos máximos., previstos en la legislación argentina y tratados internacionales. Señor, de esto se trata, de injusticias. No de dejar libres a culpables. Se trata de terminar con violaciones. No se trata de invadir otro poder del estado”

 

SEÑOR GIOVARRUSCIO

 

Felicitaciones por la valentía y veracidad de este y sus anteriores escritos. Todos estamos seguros que lo que ocurre hoy en este territorio llamado Argentina es un caso aberrante, único e histórico. Si las autoridades urgentemente,  son incapaces de ponerle fin  en forma justa y veraz, que es lo único que se pide, toda la sociedad quedará expuesta a situaciones ilegales similares. Así verdaderos culpables gozan y gozarán  de su libertad inmerecida, mientras que inocentes pagan sus culpas.

 

 

 

“La mentira es el arma con que los cobarde dañan a los inocentes”.                                                   Jose Argenis Villegas. –

Por Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Setiembre 3, 2016